Martes 28 de Enero de 2020

Política

Un equipo progresista y centrado en el eje Fernández-Fernández

Sábado 7 de Diciembre de 2019
La fórmula presidencial
© BAE Negocios

Opinión

Los gabinetes importan, y ello se vio reflejado en la gran cantidad de preguntas y especulaciones que generó su composición en las últimas semanas. Pero no importan tanto por las personas que lo integran: importan porque ellos hablan acerca del estilo de gobernar del presidente, y por las políticas que el gobierno ha decidido implementar. Este gabinete de Alberto Fernández y Cristina Kirchner dice fundamentalmente dos cosas: que el gobierno será progresista, y que estará centrado en la jefatura de la fórmula presidencial.

Entre las especulaciones de las semanas había dos hipótesis que terminaron por descartarse. Una era que hubiera una presencia de economistas liberales al frente de las carteras sensibles de la macro, la otra era que el gabinete tuviera más figuras políticas ajenas al eje Fernández - Fernández (extrapartidarios o representantes del colectivo "los gobernadores"). No sucedió. Todos los presentados en Puerto Madero fueron convocados por el presidente electo en lo que ostensiblemente fue una mesa de decisión integrada por dos personas. Ese es el liderazgo de la coalición.

Al presentarlos, Alberto dijo una breve biografía de cada uno. Y en cada caso, destacó fundamentalmente dos cosas. La relación personal con cada uno de ellos, o la capacidad profesional que ostentaban dentro de sus cátedras. Eso quiere decir que se trata de un gabinete de colaboradores con un jefe de gabinete de máxima confianza. Solo en pocos casos (Agustín Rossi, María Eugenia Bielsa, Gabriel Katopodis y Felipe Solá) ponderó su volúmen político previo (jefaturas parlamentarias o cargos ejecutivos obtenidos a través del voto popular). Estamos, por si quedaban dudas, ante un gobierno presidencialista. Con la novedad de una vicepresidencia influyente. Las permanentes alusiones a la experiencia kirchnerista (y nestorista) buscan explicitar que la fórmula presidencial está sintonizada.


Sobre el perfil progresista, podemos destacar algunas cosas. En materia económica el gabinete habla de desarrollo productivo, políticas de ingreso y renegociación de deuda. Un espíritu heterodoxo muy distinto al del gobierno saliente. En Vivienda, Obras Públicas, AYSA, Transporte y otras áreas relacionadas con fondos de obras que tanto quieren los gobernadores e intendentes, habrá políticos y no tecnócratas. Y en Defensa y Seguridad habrá dos ministros (Rossi y Sabina Frederic, respectivamente) que representan políticas de control civil y gobierno político de las fuerzas. Algo similar vale para Solá en Cancillería: "un enfoque político más que diplomático", dijo el presidente. En un momento regional sensible, estas áreas tan complejas en materia internacional estarán a cargo de personas que creen en la política por sobre todas las cosas.

*Politólogo


Fuente: BAE Negocios