Lunes 21 de Octubre de 2019

Política

Avance contra derechos democráticos: fuerzas de seguridad podrán pedir DNI en los trenes

Jueves 3 de Octubre de 2019
© La Izquierda Diario

Una resolución del Minesterio de Seguridad comandado por Patricia Bullrich permite a la Policía y otras fuerzas de seguridad detener personas para pedirles identificación.

A partir de la resolución 854/2019, publicada en el Boletín Oficial este jueves, del Ministerio de Seguridad se oficializó una medida, tomada en conjunto entre Patricia Bullrich y Guillermo Dietrich (ministro de Transporte) junto al jefe de la Policía Federal Néstor Roncaglia, para que la fuerza comandada por este último, la Gendarmería y la Prefectura puedan detener a cualquier pasajero para pedirle documentación personal.

Resolución ministerial: fuerzas de seguridad podrán pedir DNI en estaciones de tren by La Izquierda Diario on Scribd

Según se explica en la resolución, el programa del Gobierno tiene por objetivo identificar a aquellos sobre los que podría pesar una “medida restrictiva de carácter judicial”. A partir de este nuevo marco las fuerzas de seguridad podrán tomar “los recaudos y facultades de control que le son propias en zonas de ingreso, egreso, tránsito y/o permanencia de personas que usan el transporte público en trenes de pasajeros”.

Por el momento el programa se implementará en las estaciones de Retiro y Federico Lacroze y es extensiva tanto a los efectivos de la Policía Federal como a la Gendarmería Nacional y Prefectura.


Si bien la medida se oficializó este jueves, las fuerzas de seguridad ya venían aplicando estos métodos desde hace un tiempo: en los últimos años los efectivos policiales comenzaron a hacer operativos para detener colectivos interurbanos para pedirles el DNI a los pasajeros, mismos métodos que se aplican en distintos lugares de la provincia donde la policía detiene arbitrariamente a cualquier transeúnte para pedir documentación. Métodos calcados de los años de la última dictadura.

Estos mecanismos refuerzan las facultades represivas de los efectivos, ya que queda a discreción de cada agente a quien detener solo por “sospecha” de que podría haber cometido un ilícito.

Esto, como ya se sabe, recae siempre sobre los trabajadores y sectores populares, sobre todo de la juventud, que sufre la persecución policial sistemática por la sola razón de ser pobre. Con esta nueva resolución se le da una herramienta más a las fuerzas de seguridad para ampliar sus facultades represivas y reforzar el control social, en momentos donde la crisis que trajo el FMI (y que seguirá bajo el próximo gobierno) ya llevó la pobreza a más del 35 % de la población.


Fuente: La Izquierda Diario