Sábado 24 de Agosto de 2019

Tendencia

Con una inflación a la baja, el Gobierno esquiva el debate económico de la campaña

Lunes 15 de Julio de 2019
María Eugenia Vidal y Mauricio Macri junto a Miguel Angel Pichetto y Daniel Salvador.
© Clarín

Le permite mostrar otros elementos de su gestión. Por ejemplo, la inserción en el mundo, la obra pública y la lucha contra las mafias. Macri recuperó imagen, aunque aún está por debajo de Alberto Fernández.

La foto no resulta positiva, pero la película permite mostrar una tendencia favorable. En la previa a la difusión del dato de junio, esa figura usada por el Gobierno sobre la inflación coincide con el escenario electoral de Mauricio Macri: por debajo de Alberto Fernández, aunque en recuperación luego del deterioro de su imagen desde el año pasado y hasta hace tres meses justamente por la crisis económica. Ligadas ambas cuestiones, la Casa Rosada busca generar la expectativa de una mejora gradual con la bisagra el 11 de agosto: el resultado de las primarias podría tener efecto en el dólar y condicionar las posibilidades del Presidente en las generales de octubre.

“Esperamos un número más bajo que el anterior, vemos una desaceleración y es lo que también esperamos hacia adelante, siempre que se mantenga el tipo de cambio”, adelantaron en Hacienda sobre el anuncio de la inflación de junio, este martes. Si ronda 2,6%, como trascendió, será la menor del año. El INDEC había registrado una suba de 3,1% en mayo, lo que ya mostraba una caída respecto del pico de marzo (4,7%).

En Balcarce 50 hay quienes se entusiasman con que la tendencia a la baja perfore el 2% entre las primarias y las generales, aunque después de los pasos en falso en materia de pronósticos evitan enunciar alguna meta concreta en ese sentido. Y otra vez, el resultado electoral en cuatro semanas podría tener incidencia en el comportamiento de los mercados, el dólar y los precios. Sobre todo ante una diferencia amplia -de más de siete puntos- a favor de la fórmula Fernández-Fernández, advirtieron funcionarios del Gobierno. “Cuanto mejor nos vaya en las PASO, más sencillo será sostener la confianza y bajar la inflación”, aseguró Nicolás Dujovne este viernes.

Más allá de las elucubraciones, el macrismo ya celebra que aun con un número alto la desaceleración y el dólar estable desde hace 11 semanas contribuye al objetivo de llevar la campaña lo más alejado posible de la economía. “Ayuda bastante, porque se acerca la definición y ya se discuten otras cosas”, dijo un ministro a Clarín. “La gente está menos ofuscada, más optimista, y empieza a analizar más lo que se vota”, agregó en línea con la estrategia trazada por Marcos Peña y Jaime Durán Barba, enfocada en los indecisos.


Macri, María Eugenia Vidal, otros candidatos y funcionarios salieron en los últimos días a darle un carácter épico a la elección, con el discurso de que definirá los próximos 20 años del país y posibilitará entrar en una etapa de crecimiento, pese a que la recesión no cede y al aumento de la pobreza, ya estimada de manera extraoficial por el Observatorio de la Deuda Social de la UCA en un 35%. “Nunca estuvimos tan cerca como ahora”, procura recomponer la expectativa el Presidente en los spots de campaña.

“Muchos buscaban un cambio, pero les duele la economía”, planteó Peña este fin de semana, en La Plata, y pidió identificar esa porción del electorado para generar “cercanía” y “conversaciones” por las redes sociales. El Gobierno busca exhibir inauguraciones de obras, un contraste de modelo y de “integración al mundo” con el kirchnerismo, la disputa con referentes del sindicalismo y otros cambios culturales como contrapartida a las dificultades económicas, aunque para sostener esas discusiones la calma del dólar tiene que mantenerse.

“Con un resultado electoral positivo, la estabilidad cambiaria se afirma y no hay movimientos de regulados que empujen la inflación”, de acuerdo con la hoja de ruta en Hacienda. En paralelo el Gobierno apuesta a los planes Ahora 12 y los créditos ANSeS para empujar el consumo. Después de las elecciones habrá que ver qué pasa con los precios regulados (tarifas de servicios públicos, transporte, combustibles y prepagas) y algunos economistas ya advierten sobre “inflación reprimida”. En la Casa Rosada niegan una nueva devaluación a fin de año.


Fuente: Clarín
Más artículos