Miércoles 17 de Julio de 2019

En medio de la tensión peronista

Mauricio Macri recibió a tres de los referentes de Alternativa Federal

El presidente Mauricio Macri recibio este jueves al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, en Casa Rosada. Prensa Presidencia
© Clarín

Comenzó con Schiaretti, siguió con Pichetto y cerró con Urtubey. El salteño dijo que es imposible un eventual acuerdo para una amplia primaria junto a la fórmula Fernández-Fernández.

Viernes 24 de Mayo de 2019

El abrazo con Juan Schiaretti, una charla con Miguel Pichetto, un encuentro con Juan Manuel Urtubey. Mauricio Macri recibió esta semana a tres de los referentes de Alternativa Federal, el espacio que se sacudió con el anuncio de Cristina Kirchner y las reacciones positivas de un grupo de gobernadores a la candidatura de Alberto Fernández. Las reuniones se enmarcaron en el diálogo convocado por el Presidente, pero funcionaron como una señal a ese espacio. Aun con el objetivo de sostener la polarización, en la Casa Rosada se habían encendido las alarmas por el riesgo de una posible unidad del peronismo o la disolución de la llamada tercera vía.

“Es imposible”, descartó Urtubey al caer la noche un eventual acuerdo para una amplia primaria abarcativa de la oposición y que incluyera la fórmula Fernández-Fernández. La definición en el Patio de las Palmeras, luego de la foto y la conversación de casi una hora con Macri, fue música para los oídos de los funcionarios que a esa hora abandonaban la Casa Rosada. El salteño argumentó el rechazo con conceptos similares a los de Schiaretti: Alternativa Federal surgió separado tanto de Cambiemos como del kirchnerismo y así se mantendrá, aseguró. El sacudón del anuncio de Cristina aceleró las definiciones en ese espacio, entre los contrapuntos con Roberto Lavagna y las especulaciones sobre los próximos movimientos de Sergio Massa.

En lo formal, Urtubey se apoyó sobre los puntos que había llevado Schiaretti a la Casa Rosada este martes y decidió focalizar en propuestas sobre el área social y políticas enfocadas en la primera infancia. “Cuando analizamos la realidad, estamos pagando la crisis de 2001. Y ahora hay que prepararse, porque esta crisis la vamos a pagar en 17, 18 años”, dijo el mandatario de Salta al término de la reunión. También pidió llevar la educación "al centro de la escena", una reforma tributaria, la mejora de la competitividad y la rebaja impuestos a las economías regionales, entre otras cuestiones. “Hay que generar las condiciones del desarrollo genuino”, apuntó. En el Gobierno elogiaron que acudiera al diálogo -antes había estado con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio- y con Schiaretti lo consideraron un soporte clave de la tercera vía para evitar la unidad del peronismo.

“Voy a competir en las primarias”, ratificó Urtubey sus aspiraciones presidenciales, y no descartó recomponer con Lavagna: “Hay que preguntarle a él. Tenemos vocación de que participe”. También sostuvo la convocatoria a Daniel Scioli, el único de los precandidatos por fuera de Alternativa Federal que pasó por la Casa Rosada en el marco del llamado al diálogo.

En los últimos días, el Gobierno siguió con atención los movimientos en el peronismo no kirchnerista, ante el riesgo de que la fórmula Fernández-Fernández tomara mayor volumen luego de señales positivas de mandatarios ante el anuncio de Cristina. En Balcarce 50 llamó la atención la respuesta positiva del chaqueño Domingo Peppo y relativizaron que el entrerriano Gustavo Bordet se alejara de Alternativa Federal. Frigerio encaró una ronda de llamados para tantear de primera mano las reacciones iniciales. La confirmación de Schiaretti de que AF estará en la cancha y tendrá candidatos contrastaron con las idas y venidas de Lavagna. “El Gringo está jugando bien”, hubo reconocimiento y alivio en la Casa Rosada.

Más allá de los análisis diversos sobre la permanencia de la tercera vía en términos de votos (Lavagna le quitaría a Cambiemos más que Massa), el macrismo se apuró a enviar señales a los referentes de AF para intentar bloquear nuevos apoyos a la designación de Alberto F. “Schiaretti puede ser un dique de contención de un sector del peronismo en ese espacio”, indicó un funcionario en el inicio de la semana, cuando estaban en marcha las tres reuniones de Macri.

¿Massa y Lavagna podrían pasar también por la Casa Rosada? “No lo descartamos, pero todavía no está definido”, dejaron la puerta abierta en el Gobierno. Con el ex ministro de Economía ya hubo gestiones, pero luego lo rechazó públicamente. Con Massa predomina la desconfianza, en la relación con Macri y sobre la definición final que tomará en las próximas semanas.

PDL



Fuente: Clarín
Más artículos