Miércoles 26 de Junio de 2019

Política

VIDEO: Laura Alonso, la amiga más bochornosa del Gobierno

© Noticias

La titular de la Oficina Anticorrupción reconoció que no interviene en causas contra funcionarios macristas. Denuncias y antecedentes de su polémica gestión.

Lunes 15 de Abril de 2019

Sin ayuda de nadie, Laura Alonso se ubicó nuevamente en el centro de las críticas respecto a su parcialidad como titular de la Oficina Anticorrupción (OA). Esta vez, utilizó un llamativo argumento para explica porqué el organismo no interviene en las causas que complican a funcionarios del espacio al que pertenece: el Gobierno macrista.

“Dado que he sufrido acusaciones personales durante mucho tiempo respecto de parcialidad o falta de imparcialidad, y por la falta de recursos humanos que también tenemos, en este momento no estamos querellando en ninguna de esas causas“, le explicó al periodista Luis Majul, mientras este asentía ante las cámaras de TV de su programa.

Mirá el video:

“Para que me acusen de encubridora en las causas y de ir a embarrar causas de corrupción, que la lleven adelante los fiscales que son los fiscales y los jueces naturales de las causas de este gobierno. Y esa me parece es la decisión que preserva cualquier tipo de sospecha o duda que pueda haber de la actuación que nosotros podamos tener en causas contra los funcionarios del actual gobierno”, amplió Alonso.

(Leer también: Miedo a perder en Cambiemos: el duro camino a octubre)

Con esa respuesta, la ex diputada y dirigente PRO dejó expuesta la decisión deliberada de no intervenir del organismo que debe bregar por la investigación y prevención de conductas asociadas a la corrupción, más allá del color político de los involucrados. Y reforzó una idea que la oposición (y algunos oficialistas por lo bajo) mantienen desde hace tiempo: que su conducta no es parcial y debe ser removida del cargo.

Es que Alonso hace avanzar con ritmo a la OA en las causas que tienen como protagonista a Cristina Kirchner y otros funcionarios de la anterior gestión, pero se mantiene alejada de las que complican a Mauricio Macri y su entorno.

En la misma entrevista, la funcionaria anticorrupción dejó otra frase resonante, en la que especuló con que el fiscal Carlos Stornelli podría estar muerto en un eventual gobierno K. “Si fueran Gobierno, Stornelli no podría haber investigado la causa de los cuadernos. Pero si se hubiera animado, yo creo que Stornelli no estaría vivo si Cristina fuera presidenta de la Nación, y lo sostengo”, lanzó.

El kirchnerismo salió a pedir públicamente la renuncia de la cuestionada funcionaria. Incluso el abogado de Cristina Kirchner, Gregorio Dalbón, adelantó que prepara una denuncia en su contra por los delitos de “incumplimiento de los deberes de funcionario público y encubrimiento”.

“La va a pagar. Va a caminar Comodoro Py más que María Julia. Además gozó a Amado Boudou. Cosas que una titular de una Institución del Estado no debe hacer. Si deseaba ser militante se hubiera quedado en el campo del pueblo Macrista. El campo, por ejemplo. No ser funcionaria”, escribió Dalbón en su cuenta de Twitter. Y pronosticó que si ningún fiscal avanza contra Alonso, “habrá muchas denuncias” para “sacarla de su cargo”.


Legajo. No es la primera vez que Alonso es cuestionada por la parcialidad de su función. En 2018, por ejemplo, fue imputada por la fiscal Paola Ochoa por supuesta protección a Mauricio Macri en la causa del Correo Argentino.

“De todas las imputaciones que me han hecho desde 2016, más tarde o más temprano, he sido sobreseída. Estoy a disposición de la justicia como siempre para explicar lo que sea necesario”, se defendió Alonso en ese momento.

La denuncia había sido realizada por diputados del Frente Renovador. “Ha quedado claro que la Licenciada Alonso ha transformado un área del Estado, encargada de combatir la corrupción, en una trinchera dedicada explícitamente a perseguir, por un lado, a funcionarios de la gestión anterior, y por otro, para encubrir a funcionarios de la actual gestión”, explicaron los denunciantes.

El dirigente social Juan Grabois también la llevó a tribunales. En 2017, la denunció por un supuesto direccionamiento de las denuncias que radicó en la Justicia federal, contra dirigentes kirchneristas y opositores a Macri. En ese caso, Alonso avanzó contra Emilio Pérsico y otros políticos de la oposición por no presentar sus declaraciones juradas. Pero no contra funcionarios M en iguales condiciones.

También en 2016, la Cámara Nacional de Apelaciones ordenó al juez federal Sebastián Casanello que investigue si la OA de Alonso ejercía una “persecución selectiva” contra funcionarios de la oposición.

Enojada, Alonso respondió a un tuit del abogado Roberto Carlés, quien le remarcó su polémica explicación televisada. “Reconoció lo que ya sabíamos, que además de carecer de idoneidad para el cargo (cambiaron la reglamentación para poder nombrarla a pesar de no ser abogada), tampoco tiene la imparcialidad necesaria. Y, como demuestra cada día, tampoco la aptitud moral”, le escribió el doctor en Derecho.

“Falso de toda falsedad. La OA ha abierto investigaciones, denunció e hizo aportes significativos en causas judiciales contra actuales funcionarios”, le respondió Alonso. En el camino, bloqueó a varios tuiteros que la incomodaban.



Fuente: Noticias
Más artículos