Martes 20 de Agosto de 2019

La pelea por el 2019

El peronismo bonaerense se opone al “derroche” que sería desdoblar las elecciones

Jueves 3 de Enero de 2019
Fernando Gray cuando asumió la presidencia del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos. Foto German Garcia Adrasti
© Clarín

Con un argumento económico, desafía a Cambiemos diciendo que se gastarían, sin necesidad, 3200 millones.

La posición sorprende por el eje argumental: corre a Cambiemos con la figura del “derroche” de 3.200 millones de pesos.

Así, el peronismo bonaerense se opone a un eventual modificación de la fecha de las elecciones para gobernador e intendentes que analiza el laboratorio político de María Eugenia Vidal, que cuenta con el OK de Sergio Massa y que rechazan -por ahora- Marcos Peña y el asesor cambiemista Jaime Durán Barba.

“Mientras ajusta el bolsillo de los argentinos, Cambiemos derrocha 3200 millones de pesos en manipular el calendario electoral”, asegura con la firma de su flamante presidente Fernando Gray. El Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires rechaza así “el intento por desdoblar las elecciones a gobernador, legisladores provinciales, intendentes y concejales” y califica esa posibilidad como una “maniobra del presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal (para) manipular las elecciones tras un nuevo año de inflación, recesión, pérdida de puestos de trabajo y recortes en salarios, educación, salud, ciencia y tecnología”.

El comunicado del partido peronista surge pues este jueves se reúne en Mar del Plata la comisión parlamentaria provincial que analizará un eventual desdoblamiento, comisión cuyo veredicto "no será vinculante".

Así, el PJ que conduce el intendente de Esteban Echeverría habla de “derroche de 3200 millones de pesos” en impresión de boletas, padrones y certificados, urnas descartables, viáticos de las autoridades de mesa, seguridad en los ámbitos de votación y escrutinio, equipamiento y software informático y servicios de correo, entre muchos otros gastos que genera un comicio en nuestro territorio.

Y en modo Excel, asegura que “con el costo de desdoblar las elecciones, la provincia de Buenos Aires podría construir 200 jardines de infantes, aumentar un 50% el presupuesto de los comedores escolares, adquirir 500 patrullas policiales, triplicar el presupuesto de las guardias de los hospitales, duplicar la inversión en agua y cloacas, triplicar la inversión en desarrollo infantil y duplicar las obras de reparación y mantenimiento de escuelas”.


Según las autoridades peronistas bonaerenses -hoy nuevamente alineados con Cristina Kirchner- sostienen que “el pueblo argentino viene haciendo un enorme sacrificio como consecuencia de las políticas de este gobierno. Dilapidar recursos en este contexto es una burla al esfuerzo de los que luchan todos los días para salir adelante”.

La idea de desdoblar las elecciones en la provincia de Buenos Aires (esto es, adelantar la elección de la provincia mayor y no hacerlas pegadas a las fechas nacionales) serviría para que Cambiemos obtenga un triunfo resonante antes de las PASO del 11 de agosto y Generales del 27 de octubre y darle así, un empujón al presidente Mauricio Macri en su intento de ser reelegido.

De todos modos, en el campamento de la gobernadora Vidal se analiza la conveniencia de separar las fechas de la Nación y la Ciudad (que se atará al calendario nacional) y no competir así con Cristina Kirchner, hoy casi segura candidata del espacio K. De todos modos, Vidal dijo que “no quiero ser gobernadora de CFK, quiero serlo de Mauricio”, en relación a que pudiera ella ganar la Provincia pero luego, Macri perder la elección presidencial a manos de Fernández de Kirchner.

Para algunos funcionarios de María Eugenia Vidal ese podría ser el peor de los infiernos, políticamente hablando.


Fuente: Clarín
Más artículos