Lunes 16 de Septiembre de 2019

Política

La tripulación del rompehielos Irizar rindió homenaje a los tripulantes del submarino ARA San Juan

Sábado 29 de Diciembre de 2018
La tripulación del rompehielos Irizar realizó un homenaje, en pleno océano Atlántico, al submarino ARA San Juan
© La Nación

La tripulación del rompehielos Irizar realizó un homenaje, en pleno océano Atlántico, al submarino ARA San Juan

El rompehielos ARA Almirante Irizar se encuentra rumbo a la Antártida con parte de un equipo de científicos que formarán parte de la Campaña Antártica de Verano con fines de investigación. En una pausa en su largo viaje, que ya lleva nueve días, la tripulación realizó un homenaje, en pleno océano Atlántico, a los tripulantes del submarino ARA San Juan, desaparecido en aguas profundas el 15 de noviembre de 2017.

La ceremonia a bordo del buque estuvo presidida por el Comandante Conjunto Antártico, General de División Justo Francisco Treviranus; acompañado por el Comandante del Componente Naval, Capitán de Navío Carlos María Allievi, y el Comandante del rompehielos Irízar, Capitán de Fragata Maximiliano Mangiaterra.

Las autoridades, y toda la tripulación del Irizar, rindieron un sentido homenaje a los 44 tripulantes del submarino cuyos restos fueron hallados el 17 de noviembre pasado a más de 900 metros de profundidad y a 600 kilómetros de distancia de la costa de Comodoro Rivadavia, en Chubut.


El personal embarcado se formó en cubiertas exteriores y se leyó un mensaje como parte del homenaje. También se ejecutó el toque de silencio con trompa y tres pitadas largas con silbato marinero en memoria de los 44 tripulantes del ARA San Juan.

Tras haber zarpado el jueves 20 de diciembre desde el puerto de Buenos Aíres, el rompehielos Irízar transita luego de nueve días de navegación el sur del océano Atlántico, próximo a su ingreso hacia la Antártida para iniciar la actividad operativa en la Campaña Antártica de Verano 2018/19.

Esta es la segunda campaña que el rompehielos llevará adelante luego de ser íntegramente refaccionado y modernizado tras el incendio que sufrió en 2007, que lo dejó inactivo durante diez años.


Fuente: La Nación