Jueves, 13 de Diciembre de 2018

Causa Vialidad

Otro revés de Cristina Kirchner para evitar su primer juicio oral

Ex presidenta Cristina Kirchner.
© Clarín

La Cámara de Casación le rechazó un recurso para discutir en la Corte medidas de prueba ya desestimadas.

La Cámara Federal de Casación Penal rechazó este miércoles un penúltimo recurso de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner para intentar evitar el inicio del primer juicio oral en su contra por presunta corrupción durante sus mandatos de gobierno, previsto para marzo del año próximo, un 2019 en el que un par de meses después se sabrá si se presenta o no como precandidata presidencial para suceder a Mauricio Macri en la Casa Rosada si es que hay elecciones primarias, según el cronograma electoral.

Con la firma de los jueces Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Guillermo Yacobucci, la sala IV del máximo tribunal penal del país le cerró el camino a la defensa de la ex presidenta de acudir a través de un recurso extraordinario a la Corte Suprema para que ésta revea la decisión del tribunal oral que la juzgará de no realizar una megapericia en torno a la causa conocida como la del "direccionamiento de la obra pública" o "causa Vialidad".

Se trata del expediente 5048/2016 que tramitó en el juzgado federal a cargo de Julián Ercolini y que ahora está en manos del Tribunal Oral en lo Criminal Federal 2 (TOCF2). Es la megacausa en la que también deberán sentarse en el banquillo de los acusados los detenidos Julio de Vido, ex ministro de Planificación Federal, y Lázaro Báez, fundador de Austral Construcciones y otras empresas que se supone fueron favorecidas por el kirchnerismo con el otorgamiento de la obra pública vial en la provincia de Santa Cruz.

El reclamo de Alberto Beraldi, el defensor de la ex presidenta, es que se haga una suerte de auditoría general que abarque a otros períodos de gobierno y confronte cuánta obra pública se le concedió a otras empresas con las que se le dio a las firmas vinculadas a Báez, sospechado de haber sido testaferro de la familia Kirchner. La defensa de la ex presidenta ahora tiene una última chance de recurrir directamente ante la Corte a través de un recurso de queja, con escasas chances de éxito, según evaluaron fuentes judiciales.

Al rechazar el recurso extraordinario planteado por Beraldi para llevar el tema a la Corte, los camaristas de Casación dijeron de manera unánime que, en primer lugar, el fallo apelado no se trata de una "sentencia definitiva" o una "equiparable a ella" por cuanto "no pone fin a la acción, ni a la pena, ni hace imposible la continuación de las actuaciones, ni tampoco deniega la extinción, conmutación o suspensión de la pena, ni proporciona un perjuicio de imposible reparación ulterior".

"Además, no se encuentra en el escrito presentado (por Beraldi), una cuestión federal suficiente debidamente fundada, tal como lo exige el artículo 14 de la ley 48 (de apelación a la Corte). El recurrente no ha logrado acreditar la efectiva violación de dichas garantías respecto de sus asistidos, toda vez que se aprecia que su impugnación se basa en meros juicios discrepantes con el criterio adoptado en esta instancia", señalaron Borinsky, Hornos y Yacobucci en una resolución a la que Clarín tuvo acceso de fuentes judiciales.

Los camaristas de Casación añadieron que el abogado de la actual senadora por Santa Cruz "no ha logrado acreditar" en el expediente "defectos graves en la decisión recurrida que la descalifiquen como acto jurisdiccional válido", es decir que no sólo ratificaron lo que ya le habían dicho al rechazar el recurso original de casación sino también le cerraron la puerta para discutir el caso en la Corte.

La ex presidenta se encuentra procesada en esta causa como jefa de una asociación ilícita también integrada por De Vido, Báez y otros ex funcionarios kirchneristas nacionales y provinciales acusada de haber defraudado a la administración pública por montos millonarios a través de licitaciones opacas e incluso con obras no concluidas.

Austral Construcciones se presentó en concurso de acreedores apenas cerrado el gobierno kirchnerista y asumido el de Mauricio Macri, mientras que Báez, que se transformó de empleado bancario en empresario a la par que el fallecido Néstor Kirchner pasaba de gobernar la provincia de Santa Cruz a administrar la Nación, fue detenido en abril de 2016 acusado de un lavado de dinero por el que actualmente es juzgado por el TOCF4.



Fuente: Clarín
Más artículos