Domingo, 16 de Diciembre de 2018

política

Massa a punto de cerrar con el socialismo en Rosario, la llave para sumarlos a nivel nacional

© La Política Online

Alejandro Grandinetti está cerca de definir su candidatura a intendente de Rosario dentro del Frente Progresista.

Uno de los objetivos que se fijaron en el socialismo de cara al 2019 es la ampliación del Frente Progresista a sectores que hasta ahora habían quedado excluidos de la alianza con el radicalismo y partidos de centro izquierda de menor peso.

Aunque por carriles distintos, tanto Antonio Bonfatti como el gobernador Miguel Lifschitz hicieron varios gestos en ese sentido. El primero viene explicitando hace tiempo la posibilidad de converger con sectores del peronismo y mantiene buen diálogo con senadores y gremios.

Por su parte, Lifschitz sostiene una activa agenda con varios de sus pares del PJ entre los que se destaca el salteño Juan Manuel Urtubey con quien suele tener encuentros periódicos.

Lifschitz y Bonfatti junto a la intendenta Mónica Fein, fueron los anfitriones del cónclave que los reunió con Sergio Massa, Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín en la sede porteña del Centro de Estudios Municipales y Provinciales (Cemupro), el think tank socialista.

A partir de allí comenzó a madurar la posibilidad de que el diputado Alejandro Grandinetti sea precandidato a intendente por dentro del Frente Progresista, que en su reinvención cambiaría de denominación luego de ser la herramienta que le permitió al socialismo gobernar Rosario durante casi 30 años y a la provincia de Santa Fe en la última década.

Según pudo conocer LPO, esta semana se podría terminar de concretar esta estrategia. En el Frente Renovador reconocieron que están más cerca de sellar un acuerdo con el socialismo que competir por dentro del peronismo.

Es que en el massismo hacen el siguiente cálculo: si Grandinetti compite en las internas contra el rossista Roberto Sukerman y gana, nada le garantiza que en las generales cuente con los votos del kirchnerismo. El mismo riesgo corre Sukerman si sale victorioso de las PASO.

Pero por sobre todo, en el Frente Renovador consideran que un acuerdo en Rosario con el socialismo es la llave para que se termine de cerrar un espacio con el progresismo a nivel nacional y que pasen a integrar Alternativa Federal, el grupo de gobernadores no kirchneristas más Massa que se oponen a Cambiemos.

En el socialismo saben que es necesario que el partido vuelva a tener representación legislativa en el Congreso Nacional que luego de contar con varios diputados y una senaduría durante muchos años, en la actualidad contaba con una sola bancada en la Cámara Baja que terminaron de perder cuando Luis Contigiani votó en contra de la legalización del aborto.

Es por ello que Miguel Lifschitz ensaya un discurso de carácter nacional y no descartan que compita en ese sentido. Los más optimistas arriesgan que podría integrar una fórmula presidencial.

Como sea, las conversaciones entre los dirigentes socialistas y Margarita Stolbizer -el nexo con Sergio Massa- se intensificaron y esta semana podría haber novedades. Grandinetti tiene aceitados contactos con la líder del GEN.

Además, un posible acuerdo entre Alejandro Grandinetti y Omar Perotti se terminó de empantanar cuando el senador rafaelino se comenzó a mostrar con la diputada Alejandra Rodenas y alentó una posible fórmula con la ex jueza rosarina.

Es que desde Alternativa Federal esperaban algún gesto de Perotti y la posibilidad de consensuar un nombre que lo acompañe en la fórmula pero hasta ahora, los gobernadores no tuvieron noticias y sospechan que el senador no quiera mostrarse desafiante de Cristina.



Fuente: La Política Online
Más artículos