Domingo, 16 de Diciembre de 2018

Copa Libertadores

Superfinal: un juez pidió las filmaciones televisivas del operativo en River

Los violentos incidentes en las inmediaciones del estadio de River, el sábado 24 de noviembre. También hubo corridas en la esquina de Libertador y Udaondo. Foto: Federico Imas
© Clarín

Martínez de Giorgi analiza una denuncia para investigar a los responsables de la seguridad en el partido frustrado.

En una de las últimas medidas que firmó como subrogante del juzgado que ocupara el polémico Norberto Oyarbide, el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi pidió la semana pasada a todos los canales de televisión deportivos las imágenes de la llegada del micro del equipo de Boca Juniors al estadio Monumental para la frustrada revancha de la final de la Copa Libertadores de América del sábado 24 de noviembre contra River Plate, según dijeron a Clarín fuentes judiciales.

La medida había sido pedida por el fiscal Federico Delgado al formular el correspondiente "requerimiento de instrucción" de una denuncia realizada por el abogado Fabián Bergenfeld contra las autoridades a cargo del operativo de seguridad en el que el micro que llevaba al plantel de Boca fue atacado con piedras y botellas por supuestos "barrabravas" del equipo local. El denunciante pidió que se investigue la posible comisión de los delitos de incumplimiento y abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público.

Martínez de Giorgi, a quien ya se le venció la subrogancia en el juzgado 5 -desde el sábado está a cargo de su colega Ariel Lijo- también solicitó a los canales imágenes del anterior clásico que habían jugado los dos equipos el año pasado en el Monumental para comparar las medidas de seguridad previas tomadas aquella vez y las adoptadas hace nueve días para el partido que finalmente se jugará el próximo domingo en Madrid.

La denuncia de Bergenfeld apuntó principalmente contra la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el entonces ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, quien dos días después renunció a su puesto luego que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, le encomendara la apertura de un sumario interno para deslindar responsabilidades dentro de la Policía de la Ciudad, que estaba a cargo del operativo.

Martínez de Giorgi también le pidió a las fuerzas de seguridad que intervinieron ese día en las adyacencias del Monumental una copia del listado de agentes que participaron del operativo. Desde el Gobierno de la Ciudad dijeron aquel día que la esquina del ataque, Avenida del Libertador y Lidoro Quinteros, la diagonal que conduce hacia el estadio, estaba a cargo de la Prefectura Naval Argentina (PNA) y que hubo problemas en la comunicación con sus colegas de la Policía local.

Bergenfeld, quien acudió ese día al estadio como hincha riverplatense, también le solicitó a la Justicia que sean citados a declarar como testigos el presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, y la diputada y líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió, dos adherentes del gobierno de Mauricio Macri pero enfrentados a partir de las denuncias formuladas por la legisladora sobre la presunta influencia del dirigente deportivo en la Justicia.

Si el Senado aprueba su pliego en las sesiones extraordinarias convocadas por el Gobierno para las próximas tres semanas, el juzgado en el que está radicada la causa ya tendrá un juez definitivo -y no subrogante- antes de fin de año y ese será María Eugenia Capuchetti, hija del histórico jefe de Seguridad de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), el comisario general retirado Alberto Capuchetti.

La actual funcionaria del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, la institución que volverá a conducir Ocampo porque se encontraba de licencia para asumir como ministro de Rodríguez Larreta tres años atrás, fue seleccionada por concurso por el Consejo de la Magistratura y elegida entre tres postulantes por el presidente Macri para proponerla al Senado para ocupar la única vacante en los doce estratégicos juzgados federales de la Avenida Comodoro Py.



Fuente: Clarín
Más artículos