Miércoles 1 de Abril de 2020

Tensión con La Paz

El Gobierno ve "con buenos ojos" que se debata en el Congreso el cobro a extranjeros en hospitales públicos

Martes 27 de Febrero de 2018
Marcos Peña. Foto Juárez, archivo Clarín
© Clarín

Así lo indicó Marcos Peña, tras la decisión del gobierno de Evo Morales.

La novela con clima de tensión entre Argentina y Bolivia por la negativa del presidente Evo Morales de atender a argentinos de forma gratuita en sus hospitales públicos sumó un nuevo capítulo y promete tener repercusiones en el vínculo con otros países limítrofes. Es que el Gobierno de Mauricio Macri anunció este martes que “vería con buenos ojos que se debata en el Congreso” la posibilidad de cobrar un arancel para extranjeros que se quieran atender en la Argentina.

Así lo indicó el jefe de Gabinete Marcos Peña, al respaldar la iniciativa que impulsa el gobernador jujeño de Cambiemos Gerardo Morales. La polémica comenzó con la decisión de la administración del presidente boliviano Evo Morales de cobrar a los argentinos que se quieran atender en dependencias públicas de ese país.

Las declaraciones de Peña se dieron en el marco del primer Encuentro Regional del Norte, que se desarrolla en Salta y pretende ser un espacio de diálogo donde Nación y Provincia analicen planes de obras públicas y emprendimientos de infraestructura social y productiva.

La consulta al jefe de Gabinete fue en torno a la decisión que tomó Morales en las últimas horas de enviar un proyecto a la Legislatura provincial para “cobrarle a los extranjeros” para ser atendidos en los hospitales de su provincia.

El mandatario provincial, sentado a la derecha de Peña, expuso que se trata de una iniciativa que surgió ante la difícil situación económica y el rojo en las cuentas públicas, pero también por la imposibilidad de firmar acuerdos de reciprocidad con países limítrofes “que le cobran a los argentinos cuando se atienden en el exterior”. Y mencionó concretamente a Bolivia, Chile y Brasil.

A su turno, Peña suscribió las palabras del jujeño y se mostró “a favor” de que se trate una iniciativa a nivel nacional, que incluso sirva para que haya homogeneidad de criterio. “La posibilidad de que esto se debata en el Congreso y que se pueda dar un marco general para todas las provincias es algo que nosotros veríamos con buenos ojos”, afirmó, al tiempo que pidió "debatir maduramente" el tema.

La posición de Peña se da luego de que trascendiera que Evo Morales rechazó formalmente un reclamo de Mauricio Macri para que los argentinos que viajen o residan en Bolivia puedan atenderse en hospitales locales.

El jefe de Gabinete recordó que "la Argentina viene reclamando hace rato reciprocidad" y que "en la Ciudad de Buenos Aires desde hace rato se da esta discusión". "Lo planteamos porque era justo que se pudiera dar igualdad de condiciones", remarcó.

En efecto, la discusión no es nueva. Tanto en la Capital, desde la llegada del PRO al poder, como en otros distritos del país, gobernados por otras fuerzas políticas, se empezó a evaluar la posibilidad de un arancelamiento a la salud pública para extranjeros.


En octubre de 2016, tras un informe del programa de Jorge Lanata Periodismo para Todos, se reavivó el debate. Allí se expuso que hay tours médicos de ciudadanos de países limítrofes que llegan al país para atenderse en hospitales bonaerenses porque no se les cobra. Y se señaló que entre enero de 2015 y enero de 2016, 340 mil extranjeros se atendieron en Buenos Aires y 40 mil se internaron sin ningún costo.

Finalmente, el Gobierno nacional evitó abordar el tema para ahorrarse críticas de los sectores más progresistas.

Pero la postura de Evo Morales parece que ahora allanó el camino para el Gobierno. "No hay muchos otros ejemplos en el mundo de gratuidad de la medicina para no residentes. No existe y por algo no existe: tiene su razonabilidad porque uno tiene que responder también ante sus ciudadanos y los impuestos que pagan. Y en un país que tiene las desigualdades y los déficits en materia social, esto se vuelve más acuciante", justificó Peña, al respaldar la "postura valiente" de Morales.

Para el jefe de Gabinete, "es un error muy bajo querer asociar esta discusión con cualquier vinculación de xenofobia o discriminación, porque esto se aplica para cualquier ciudadano de otro país que viaja a la Argentina, al igual que pasa con cualquier argentino que va al exterior y se tenga que atender en el sistema de salud de ese país".

Por último, el funcionario insistió en que "sería muy interesante que este debate llegue al Congreso, que se pueda analizar y que todos puedan plantear sus posiciones", más allá de que dijo ser consciente de que "en gran parte la decisión tiene que ver con competencias provinciales".

Precisamente en la misma mesa también estaban congregados varios gobernadores de provincias del Norte: el ex radical K Gerardo Zamora (Santiago del Estero); y los peronistas Juan Manuel Urtubey (Salta), Juan Manzur (Tucumán), Lucía Corpacci (Catamarca) y Sergio Casas (La Rioja). Acaso para no generar un contrapunto, al menos en la conferencia de prensa, ninguno se mostró en contra de la propuesta de Peña y Morales.

Es que el clima fue muy cordial, dado que los mandatarios llegaron con la misión de presentarles distintas propuestas a los funcionarios nacionales. Uno de los más trascendentes fue el pedido que le llegó al titular del Plan Belgrano Carlos Vignolo para que se reactive el proyecto del Corredor Bioceánico Ferroviario, que impulsan La Rioja y Catamarca para que se abra un nuevo paso hacia el Pacífico a través del puerto chileno.


Fuente: Clarín