Miércoles 26 de Febrero de 2020

El ex gremialista del SOMU

El fiscal Pollicita apeló la prisión domiciliaria de Omar "Caballo" Suárez

Martes 2 de Enero de 2018
El ex titular del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos Omar "Caballo" Suárez detenido por orden del juez federal Rodolfo Canicoba. Foto Néstor García.
© Clarín

"Nada confirma que tenga problemas de alcohol", dice el funcionario judicial.

El fiscal federal Gerardo Pollicita apeló hoy la decisión del juez Luis Rodríguez que otorgó la prisión domiciliaria al sindicalista Omar "Caballo" Suárez. Uno de los primeros puntos que refuta el fiscal de la causa donde se detuvo al ex secretario general del SOMU en septiembre de 2016, son los argumentos que refieren a su "delicado estado de lado": "nada confirma que efectivamente tenga problemas de alcohol" indica la apelación, según pudo saber Clarín. Señaló que Suárez siempre recibió "asistencia médica desde su detención" y que debe seguir en el Penal de Marcos Paz "donde se cuenta con los recursos para su control" periódico.

Además, ante el planteo de que varios informes médicos no se le realizaron, la fiscalía expresa que "tiene turno para enero". También, critica las medidas de restricción como los 100 kilómetros a la redonda que le permiten con el uso de tobillera electrónica.

La determinación del juez Rodríguez -en carácter de subrogante de Rodolfo Canicoba Corral que se encuentra de licencia-, generó el rechazo inmediato de la fiscalía. El viernes a última hora, el magistrado hizo lugar al planteo de la defensa de Suárez y concedió el arresto domiciliario, estableciendo, a "efectos de asegurar su sujeción al proceso, la aplicación de un dispositivo de seguimiento electrónico sobre su persona el cual quedará a cargo del Programa de Asistencia de Personas bajo Vigilancia Electrónica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación".

"La prisión domiciliaria de Suárez en las condiciones dispuestas por el Juez no resulta, por un lado, acorde a la normativa vigente en la materia, e implica, de otra parte, un riesgo de entorpecimiento para la investigación, es que vengo a interponer el presente recurso de apelación", indicó Pollicita en su resolución de 16 páginas.

Al oponerse a la medida adoptada, Pollicita remarcó -como en las otras cuatro oportunidades cuando se rechazó el pedido de excarcelación- que no hay ningún examen médico que determine que su estado de detención "imposibilita que reciba el tratamiento adecuado". Reitera que encontrándose alojado en el penal de Marcos Paz "puede recibir los tratamientos y controles médicos adecuados a sus patologías". Las mismas "no son terminales ni revisten gravedad", tal como señaló el informe interdisciplinario de noviembre.

Señaló en su escrito presentado ante el juez Sebastián Ramos que subroga el juzgado de Canicoba Corral, que la prisión domiciliaria basándose en el estado de salud de Suárez "debe ser analizado en base a la información médica agregada a la causa".

Allí recordó que uno de los informes expresó que -respecto de las evaluaciones de la esfera de la salud mental, informes psicológicos y psiquiátricos- que "el paciente desde su ingreso al establecimiento, no ha presentado riesgo cierto e inminente para sí o para terceros”. Y que se encontraba se encontraba "compensado clínicamente y deambulando sin dificultad por sus propios medios".

Suárez es un paciente "portador de hipertensión arterial de larga data al momento, sin repercusión hemodinámica y sin alteración grave de la estructura cardiovascular", recordó Pollicita y que no existía, al momento del examen médico "evolución desfavorable de su estado de salud".

En este sentido, el fiscal descree del argumento de la defensa que tal como contó Clarín, señala que Suárez presentaba "antecedentes de adicción a bebidas alcohólicas, catalogado como un alcohólico crónico grave", con deterioro "progresivo y alarmante de su salud" por ingerir "aproximadamente cinco litros de bebida alcohólica diaria durante treinta años".

"Esto no surge de ninguno de los informes médicos practicados sobre el imputado; sino que fue mencionado por su médico particular en base a la información presuntamente brindada por las hijas del detenido"​, señaló Pollicita.

Se apoya así, en uno de los informes previos que no coincidió con el que usó Rodríguez. El que cita Pollicita fue entregado en noviembre y señaló que no se no lo puede calificar como "paciente terminal" ni portador de "enfermedad incurable". "Tampoco corresponde que sea alojado en un establecimiento hospitalario", había concluido.


Esa evaluación, además señalaba que permanecer en la cárcel "no le impediría tratar adecuadamente sus dolencias" y se sugirieron algunas medidas para garantizarlo, como "controles periódicos por especialistas de cabecera, estudios complementarios solicitados, prestaciones farmacológicas oportunas y ajustadas a prescripción, adopción de medidas de prevención".

Al momento de rechazar la prisión domiciliaria, Pollicita planteó que ya los informes médicos habían constatado que Suárez "es asistido regularmente por un médico cardiólogo, por un especialista en ortopedia y Traumatología, por una licenciada en psicología, por médicos psiquiatras, por neurólogos y por otorrinolaringólogos; además de los médicos de planta del penal".

Respecto al argumento del juez que señala que no se le realizaron los exámenes médicos ya sugeridos en una de las anteriores evaluaciones médicas, Pollicita indica que "para todos ellos tiene turno en enero solicitados en el mes de diciembre". Se gestionaron turno con especialistas en oftalmología, neurología y urología para los días 02 de enero, 09 de enero y 29 de enero respectivamente, indica el texto judicial.

Al otorgar la prisión domiciliaria, Rodríguez ordenó​ que el dispositivo electrónico de vigilancia deberá tener "un radio de alcance de 100 kilómetros alrededor del domicilio", de su hija donde está desde el sábado a la madrugada..

En caso de que en la Cámara Federal -que se encuentra de feria y con la conformación de los jueces Leopoldo Bruglia y Eduardo Farah- decida confirmar la prisión domiciliaria, el fiscal pedirá medidas más restrictivas: que se reduzca el radio de movilidad, que se limiten las visitas diarias en el domicilio y que se coloque una custodia policial acorde a la de un detenido.

La causa

Omar "Caballo" Suárez estaba detenido en la cárcel por orden del juez Canicoba Corral, que lo consideró jefe y organizador de una asociación ilícita que habría extorsionado a empresas navieras.

Se lo acusa de encabezar maniobras, con buques, y escudado desde el gremio, para dificultar y obstruir el normal desenvolvimiento del tráfico marítimo y fluvial, provocando alteraciones, demoras, gastos y otros perjuicios a empresas navieras.

La apelación completa


Fuente: Clarín