Jueves 21 de Marzo de 2019
Esto está pasando ahora:

Jardín y mascotas

Siembra directa en otoño

© Mia

Lo que se denomina siembra directa es cuando sembramos las semillas directamente en el recipiente o maceta en que va a crecer la planta. Una vez colocada la tierra repartimos las semillas en cada maceta. No te olvides de preparar con anterioridad el sustrato, … Sigue leyendo →

Miércoles 13 de Marzo de 2019

Lo que se denomina siembra directa es cuando sembramos las semillas directamente en el recipiente o maceta en que va a crecer la planta. Una vez colocada la tierra repartimos las semillas en cada maceta. No te olvides de preparar con anterioridad el sustrato, rompiendo los masacotes de tierra o añadiendo compost rico en nutrientes y bien blandito, en donde las raíces puedan desarrollarse bien. Además, tenés que tener en cuenta el tamaño de las semillas. Cuanto más pequeñas sean, a menor profundidad tenés que enterrarlas; si son muy chiquitas (por ejemplo las de amapolas) las tenés que sembrar al voleo, removiendo apenas la tierra con los dedos. La regla general es que siembres a una profundidad del doble del tamaño de
la semilla en cuestión. Una vez hecho esto, tratá de mantener el sustrato siempre húmedo, teniendo cuidado de no echar un chorro de agua directamente sobre el cantero o la maceta, porque puede hacer que las semillas que acomodaste con tanto cuidado, se salgan afuera. Lo mejor es usar una regadera que tenga una flor con
agujeros bien pequeños, para que el agua caiga en forma de lluvia. Lo mismo ocurre con los plantines que recién empiezan a salir y hay que tratarlos con delicadeza.

Prestale atención a la calidad de las semillas. Fijáte de comprarlas en un buen vivero o semillería porque en algunos supermercados y bazares venden plantas y semillas, pero no sabemos el origen de las mismas.

Si querés tener color en tu patio, terraza o balcón en invierno, en esta época ya podés sembrar pensamientos, conejitos, amapolas, caléndulas, alelíes, arvejillas de olor, adormideras, alyssum, anémonas, claveles y clavelinas, dedaleras, crisantemos,
gerberas, lobelias, lupinos, entre otras plantas.

• Pensamientos o violas: hay muchas variedades y colores que podemos sembrar en macetas, jardineras, en recipientes reciclados, directamente.

• Conejitos: lucen bien en los canteros de los jardines pero también pueden cultivarse en maceta. Durante la floración es conveniente usar un abono rico en azufre o potasio mezclado con el agua del riego cada dos semanas.

• Amapolas: un poco de sol y un riego moderado bastarán para que sobreviva durante todo el año. Tienen un tallo largo con finos pelillos, algunos ejemplares llegan a alcanzar 1,5 m de altura.

• Clavelinas: necesitan mucho sol y agua, las flores que miden unos 2-3 cm de diámetro, pueden ser blancas, rosas, rojas, púrpura, o bicolores.

• Arvejillas de olor: son legumiosas y se clasifican como plantas anuales trepadoras, si están cerca de árboles, arbustos o paredes donde agarrarse. También en rejas y ventanas.



Fuente: Mia
Más artículos