Miércoles 20 de Marzo de 2019

Espectáculos

Netflix: una comedia explícita y sincera sobre la sexualidad adolescente

Asa Butterfield y Gillian Anderson en Sex Education
© La Nación

Asa Butterfield y Gillian Anderson en Sex Education

Viernes 11 de Enero de 2019

Sex Education (Reino Unido, 2018). Creador: Laurie Nunn. Elenco: Gillian Anderson, Asa Butterfield, Emma Mackey, Ncuti Gatwa. Disponible en: Netflix . Nuestra opinión: Muy buena.

La primera escena de Sex Education muestra a un par de adolescentes teniendo relaciones sexuales; ella parece entusiasmada; él, cansado. Finalmente el muchacho finge un orgasmo y la chica lo descubre. La escena es muy poco sutil pero graciosa, un prólogo ideal para una serie que no se ocupa de sugerir sino de mostrar. Y de hablar con honestidad sobre sexo, con una trama centrada en Otis (Asa Butterfield), un adolescente cuya madre ( Gillian Anderson ) es sexóloga, que comienza a ofrecer una especie de terapia informal a sus compañeros de colegio para ayudarlos con sus problemas sexuales, aunque él no pueda ayudarse a sí mismo.

Sin embargo, lo que parece sólo divertido y burdo en un principio se descubre como apenas una puerta de entrada a un universo en el que los personajes no se quedan en el cliché y hay espacio para explorar sus sentimientos, más allá de los chistes.

La premisa, la forma abierta en la que se representa el sexo adolescente e, incluso, algo de la estética de Sex Education tiene una relación con cierto cine de los 80. Pero la acción sucede en la actualidad y la serie no se asienta sobre una nostalgia ochentosa prefabricada sino que permite adivinar la inspiración en referentes como Picardías estudiantiles (Fast Times at Ridgemont High), de Cameron Crowe, que vienen a la mente en distintos momentos.

Como sucedía en aquella película, en Sex Education los conflictos de los adolescentes van mucho más allá de la pérdida de la virginidad, que tanto peso tiene en los films norteamericanos sobre la adolescencia. En la serie creada por Laurie Nunn -con mayoría de guionistas mujeres- los chicos tienen problemas y dilemas que son tratados con comicidad pero sin quitarle el peso que tienen en sus vidas. Todo sirve para hacer chistes picantes pero no se descuida ni se le resta importancia a lo que viven los adolescentes en pleno desarrollo de su identidad.

Sex Education arriesga mucho en el juego con el tono y sale airosa del desafío. Cuando se trata de la sexualidad adolescente, un tema tratado infinidad de veces en cine y TV, se suele adoptar una perspectiva pedagógica o sólo humorística; esta serie, en cambio, explota cómicamente esos conflictos sin esquivar el drama y la dulzura que se desprenden de estas situaciones.

Este extraño equilibrio se mantiene en gran parte gracias a a las interpretaciones de Butterfield, Anderson y los demás chicos, que parten de una base de lugar común pero luego ahondan en las particularidades de sus personajes y los hacen mucho más ricos y humanos. Todo es exagerado y explícito, pero también sensible y honesto.



Fuente: La Nación
Más artículos