Lunes 18 de Febrero de 2019

Me Too

El 11D de las actrices argentinas: un volcán que promete más erupción

El llanto de Thelma Fardin en cámara recorrió el mundo. El Me Too argentino fue tema de diarios españoles, italianos y estadounidenses.
© Clarín

Cada vez que este año entrevistamos a una actriz, preguntamos si fue acosada o abusada. El 90% respondió que sí. La mayoría no quiere hacerlo público. La denuncia de Thelma Fardin es sólo el comienzo del fin de una era.

Domingo 16 de Diciembre de 2018

Dicen los manuales de geografía que hay volcanes durmientes y volcanes activos. Que un volcán en erupción puede generar "derrumbes, aluviones, desastres". A veces, las erupciones "vienen precedidas por sacudidas sísmicas". Es una cuestión de resistencia. Lo que tiene que salir, escapa muchas veces violentamente. El período de actividad eruptiva puede durar desde una hora hasta años.

El 11D fue un volcán que recién comienza su proceso. Thelma Fardin es la punta de un iceberg. Tenía que pasar. Que volara por los aires lo que era un secreto a voces. Un elefante creciendo en una cajita de fósforos.

Cada semana, desde hace un año, la situación cotidiana para los periodistas de espectáculos es la misma. Con el grabador encendido o apagado, la frase recurrente de las actrices es esta. "También me pasó. No al extremo de la violación, pero yo también fui acosada y/o abusada". La mayoría tiene miedo de hablar. El delito prescribió, el dolor no prescribe.

Actrices expertas, actrices novatas, actrices de televisión, de teatro, de cine, bajo perfil, alto nivel de exposición. No hay distinción. El 90% lo admite. El cuerpo y la voluntad son suyos, pero parece que muchos productores, jefes de casting y colegas nunca aprendieron esa obviedad. Y dejaron la huella silenciosa. "Por favor, no lo publiques. No estoy preparada. No lo sabe ni mi madre", explican. O redoblan el colmo: "Te lo cuento off the record. Algún idiota va a creer que quiero prensa con esto".

Este 2018 la sorpresa durante las entrevistas era que alguna dijera que nunca había atravesado una situación de acoso y/o abuso. La afortunada, la bendecida representa una rara avis. No haber tenido que atravesar esa pena que apenas puede ser puesta en palabras.

¿Sufriste algo así? Pregunta compleja, respuesta unánime. La lista es un puñal interminable: nos lo contaba Laura Azcurra el domingo pasado sutilmente, como preliminar al shock que generaría la conferencia histórica del colectivo Actrices Argentinas.

"Me pasó como a Calu Rivero que a alguien en una escena se le estaba yendo la mano, pero no sabía cómo manejarlo. Esa sensación de que hay algo que me hace ruido, pero no lo digo. Es interesante ese ejercicio de no tener más miedo de plantearlo. Yo también estuve en un lugar de 'me van a tratar de loca o me van a echar'".

Todavía retumban las palabras de Gloria Carrá: "Tuve una situación de acoso por parte de un productor. Fue a mis 17 años, y no voy a dar su nombre. Si me lo cruzo, ni lo miro. Hice lo que pude". Las firmas siguen: "Hace unos años, en algún casting me dijeron: 'Desnudate'. Me negué. Salí abrumada, con una angustia absoluta. Siento alivio porque ahora nos podemos sentir legalmente indignadas".

Pero hay un ejemplo de una entrevista que este año nos paralizó: una charla con Maria da Graça Meneghel, Xuxa. Nos citó en un hotel para lo que parecía apenas la promoción de una firma de depilación láser... Terminamos con un nudo cuando al citarle la palabra abuso, Xuxa se largó a llorar y con ella todos los que estábamos en la sala.

"Empecé a trabajar con 16 como modelo. Ya sostenía a mi familia, llevaba comida a casa. Trabajaba con mi imagen, no con mi cuerpo. Las personas confunden mucho", nos decía con una angustia que no le conocíamos. "Yo escondía un secreto para entonces. El abuso infantil que sufrí es difícil hasta hoy. Siempre decía que el programa fue mi terapia. No lo hablé ni en mi familia. La cosa empezó muy temprano en mi vida. Una época en que yo no sé ni la edad, pero sé que era muy pequeña. Era una beba, bien joven, durmiendo, y desperté y le dije a mi mamá: “Alguien ha hecho pis en mi boca”. Yo me cerré de una manera que no sé quién fue, ni la edad, borré, pero sé que a los 13 años fue la última vez. ¿Cómo esa persona que tenía que protegerte te hizo mal? Veo que no estoy sola ahora".

"Mirá cómo nos ponemos" podría mutar también a "mirá cómo nos tenemos". Habló una y van a hablar cien actrices más. Todas sostenidas. Abrazadas. Porque hay muchos Harvey Weinstein argentos, temerosos después del 11D. Y muchos volcanes silenciosos que todavía necesitan hacer su trabajo interno antes de vomitar.



Fuente: Clarín
Más artículos