Martes, 11 de Diciembre de 2018
Esto está pasando ahora: Netflix Moria Casán Bailando Cabito Sol Perez

CONTENT LAB PARA Club La Nacion

Lo primero es la familia: obras y películas sobre los vínculos

Fin de año es motivo de reencuentros familiares. Para algunos significa brindar, entregarse regalos y festejar. Para otros, es abrirle la puerta a viejos conflictos. La familia es uno de los vínculos más bellos y difíciles de explicar a la vez, y por eso abundan las ficciones sobre el tema.
© La Nación

Fin de año es motivo de reencuentros familiares. Para algunos significa brindar, entregarse regalos y festejar. Para otros, es abrirle la puerta a viejos conflictos. La familia es uno de los vínculos más bellos y difíciles de explicar a la vez, y por eso abundan las ficciones sobre el tema.

Ya lo anunciaba la famosa canción de la telecomedia argentina La familia Benvenuto: "La familia, un pequeño país. Si está bien unida, puede ser feliz. La familia te invita a pasar. En las buenas y en las malas, siempre va a hacerte un lugar." Este programa, protagonizado por Guillermo Francella, se emitía todos los domingos allá por el '91, y trataba sobre un clan de ascendencia italiana que se reunía dicho día a almorzar pastas.

Así como sus personajes, muchas familias tienen aún la costumbre de reunirse los domingos para compartir un rato, charlar y saborear algún delicioso plato hecho en casa. Y en ese ritual, a veces salen ciertas rispideces a la luz, porque tampoco hay familia sin algún conflicto latente. Es que si bien cada una es un mundo, todas comparten un esquema de grupo que va aprendiendo, a su manera y tiempo, a convivir y lidiar con las personalidades y situaciones de cada integrante. En ese mosaico de pulsiones se tejen infinitas historias, y por eso la ficción suele elegir este tema como uno de sus preferidos. A continuación, tramas familiares para disfrutar con Club LA NACION.

Esta pieza teatral constituye un referente del teatro independiente argentino. Desde 2009 hasta hoy, realizó temporadas ininterrumpidas en Buenos Aires, el interior del país, giras internacionales y hasta presentaciones en festivales, obteniendo premios y excelentes críticas. La trama se desenvuelve con diálogos y reacciones con un timing muy efectivo para el humor, que colabora a sobrellevar los momentos más crudos.

¿De qué se trata? Un hombre lee los avisos clasificados con concentración, mientras su esposa le cuenta un problema familiar. Aunque ella exige respuestas, él solamente comenta los avisos en voz alta, sin responder. Esta escena de incomunicación, sutil y profunda, abre la obra escrita por Nelson Valente. Su dramaturgia aborda varios ejes temáticos que van entrelazándose: la convivencia, la violencia doméstica, la locura familiar, la vinculación entre clases sociales disímiles, las máscaras y la revelación de la verdad.

El "loco" es el hijo de esta pareja, interpretada por Álvaro Correa y Martha Vidal, que tiene una discapacidad mental. Y Beto, como lo llaman en la familia, acepta esconderse mientras su hermana trae a su novio rico a conocer a sus padres.

Esta comedia dramática que ya tiene tres años en cartel aborda la vulnerable y delicada relación entre una madre y un hijo. Lorena Romanin, directora y creadora de la pieza, cuenta que un hecho de su biografía fue disparador para la creación: "Cuando tenía 16 años, mi madre le pidió a mi psicóloga que me medicara. Afortunadamente, ella contraofertó hacerme un electroencefalograma, descartando así la idea de la medicación. Siempre pensé qué hubiera pasado si empezaban a darme algo; sin duda mi vida hubiera cambiado. Hoy entiendo que de todas formas cambió solo por el hecho de que mi mamá pensara eso de mí".

La trama abarca a Susana, sobreprotectora con Juan Ignacio, quien tiene un aparente retraso madurativo. El miedo de que algo pueda sucederle a su "frágil" hijo es más fuerte que cualquier tipo de deseo que este pueda tener. Toda su libertad es aplastada, con actitudes excesivas y autoritarias bajo el afán de protegerlo del mundo exterior. Pero entonces llega Valeria, sobrina de Susana, para cambiar este mundo de encierro. Ella es obligada por sus padres a radicarse allí temporalmente, ya que buscan distanciarla de su entorno por supuestos problemas de drogas. Valeria actuará como espejo del vínculo madre-hijo: con su rebeldía y su frescura, irá cuestionando y ayudando a Juan a conectarse con lo que quiere y le abrirá las puertas para enfrentar a su madre.

Esta pieza croata escrita por Ivor Martinec cuando tenía solo 27 años, y dirigida en su versión local por Guillermo Cacace, llegó en el marco del Festival Internacional de Dramaturgia, pero fue tan halagada que se quedó en suelo argentino, y desde hace más de tres años se mantiene en cartel. En una primera versión, esta obra se realizaba en la Sala Apacheta, una simple sala de ensayo despojada de todo tipo de escenografía, pero con un ventanal en el centro por el que ingresaba luz natural que confería un toque de magia. Además, el horario seleccionado para llevar esta obra a cabo terminó de sellar el encanto: los domingos a las 11 de la mañana. Y como si fuera poco, la experiencia comienza con los actores recibiendo al público al ingresar a la sala, convidándole mate y facturas.

En el centro de atención está la relación entre una madre y un hijo que padece una enfermedad física con la que a diario va perdiendo movilidad. ¿Cómo se inscribe esta situación en lo familiar? ¿Qué pueden hacer los que lo rodean? En medio de esta realida, aparecen grietas por donde respirar otro aire, mientras el drama hace la pregunta fundamental sobre cómo aceptar al otro, al diferente.

Una pareja cumple el sueño de ser padres adoptando tres hijos, que a la vez, son hermanos entre sí. Una historia familiar que sucede en vísperas de Navidad, con todos los encuentros y desencuentros orquestados para reír y emocionarse al mismo tiempo. Familia al instante es una comedia de Hollywood en todo su esplendor, con un gran actor como Mark Wahlberg llevando la batuta. Perfecta para ver en familia.

Está basada en hechos reales: Lizzie Andrew Borden, conocida como "la asesina del hacha", fue acusada y absuelta por el asesinatos de su padre en 1892. En este film norteamericano protagonizado por Chloe Sevigny y por Kirsten Stewart se narran los hechos de uno de los casos más icónicos (y todavía sin resolver), de la criminología de Estados Unidos.

Adam regresa a Polonia luego de varios años de vivir en Holanda, para visitar a su familia de sorpresa y pasar las Fiestas con ellos. Pero cuando llega a su antigua casa, lo reciben con tanta sorpresa como tensión.

Esta película despliega el estilo cinematográfico de Europa del Este a pleno: intensidad, tragicomedia y moralidad en jaque. Una familia en la cena de Nochebuena y secretos del pasado que pujan por salir a la luz, otros nuevos que aparecen, y un protagonista con una verdad no tan agradable para el resto.

Beneficio: 2x1 en cines todos los días

Para disfrutar experiencias como estas y ser parte de Club LA NACION, asociate haciendo acá.



Fuente: La Nación
Más artículos