Sábado 4 de Julio de 2020

El Mundo

El Polo Sur es uno de los lugares que más rápido se calienta en el mundo

Martes 30 de Junio de 2020
El Polo Sur es uno de los lugares que más rápido se calienta en el mundo Fuente: Reuters
© La Nación

El Polo Sur es uno de los lugares que más rápido se calienta en el mundo

El Polo Sur, la parte más aislada del planeta, también es uno de los lugares que más rápido se calienta. El aumento de la temperatura del aire en la superficie de esa región se calienta a un ritmo tres veces mayor que el promedio mundial desde la década de 1990, dijeron científicos este lunes.

Si bien el calentamiento podría ser el resultado solo del cambio climático natural, dijeron los investigadores, es probable que los efectos del calentamiento causado por el hombre hayan contribuido a ello.

El polo, hogar de una base de investigación de Estados Unidos en la profundo y helado interior de la Antártida, se calentó aproximadamente 0,6 grados Celsius por década en los últimos 30 años, informaron los investigadores en un artículo publicado en Nature Climate Change. El promedio global durante ese tiempo fue de aproximadamente 0,2 grados Celsius por década.

Aunque partes de la Antártida costera están perdiendo hielo, lo que contribuye al aumento del nivel del mar, el polo no está en peligro de derretirse, ya que la temperatura promedio durante todo el año sigue siendo de -50 grados Celsius. Pero el hallazgo muestra que todos los rincones del planeta se ven afectados por el calentamiento global.

Analizando los datos meteorológicos y utilizando modelos climáticos, los investigadores descubrieron que el aumento de la temperatura es el resultado de cambios en la circulación atmosférica que tienen su origen a miles de kilómetros de distancia en el Océano Pacífico tropical occidental.

"El Polo Sur se está calentando a un ritmo increíble, y es impulsado principalmente por los trópicos", dijo Kyle R. Clem, investigador posdoctoral en la Universidad Victoria de Wellington en Nueva Zelanda y autor principal del estudio.

Si bien es muy probable que el cambio climático resultante de las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero haya desempeñado un papel, el análisis mostró que la variabilidad climática natural podría explicar el cambio extremo en la temperatura, enmascarando efectivamente cualquier contribución causada por el ser humano.

"El interior de la Antártida puede ser uno de los pocos lugares que quedan en la Tierra donde la señal antropogénica no se puede detectar fácilmente debido a una variabilidad tan extrema", dijo el Dr. Clem.

"Pero es muy, muy poco probable obtener una tendencia al calentamiento tan fuerte sin el aumento de los gases de efecto invernadero", agregó.

Los registros de temperatura en el polo se han mantenido desde 1957, cuando se construyó allí la primera base norteamericano. Durante décadas, las temperaturas medias fueron constantes o disminuyeron. Los fuertes vientos del oeste que rodeaban el continente sirvieron como barrera, evitando que el aire más cálido entrara en el interior.

Pero eso cambió cerca de fines del siglo XX, dijo el Dr. Clem, cuando las temperaturas de la superficie del mar en el Pacífico tropical occidental comenzaron a aumentar, parte de una oscilación natural que ocurre en una escala de tiempo de décadas.

El calentamiento del océano calentó el aire, lo que causó ondas de alta y baja presión en la atmósfera, que llegaron hasta la Península Antártica, a más de 8000 kilómetros de distancia. Los científicos llaman a este tipo de enlaces de larga distancia teleconexiones.

Junto con los fuertes vientos del oeste, que son parte de otro patrón a largo plazo, las ondas provocaron tormentas más fuertes en el mar de Weddell, al este de la península. Estas tormentas giratorias, o ciclónicas, arrastraron aire más cálido desde el Océano Atlántico Sur hacia el interior del continente.

Las tormentas más fuertes en el mar de Weddell también han llevado a una disminución reciente en el hielo marino en la región.


El Dr. Clem dijo que el calentamiento no fue uniforme en toda la meseta antártica, la enorme extensión que cubre la mayor parte del interior, incluido el polo, con una elevación promedio de un poco más de tres kilómetros. Pero la única otra base permanente en la meseta, la estación Vostok de Rusia a unos 1300 kilómetros del polo, también ha registrado un rápido aumento de la temperatura.

Las ondas del Pacífico tropical también tuvieron un efecto en la Península Antártica, que durante la mayor parte de finales del siglo XX había sido una de las zonas de calentamiento más rápido. Pero en las últimas décadas, la tasa de calentamiento ha disminuido significativamente.

En un correo electrónico, dos investigadores de la Universidad de Colorado, Sharon E. Stammerjohn y Ted A. Scambos, dijeron que si bien el resto del mundo se ha estado calentando constantemente en las últimas cinco décadas, la Antártida ha experimentado grandes cambios, y probablemente siempre ha sido así. Ninguno de los científicos participó en la investigación, pero escribieron un comentario sobre el estudio publicado en el mismo número de la revista.

A medida que las temperaturas oceánicas en el Pacífico tropical cambien hacia el enfriamiento, dijeron, la tasa de calentamiento en el Polo Sur probablemente disminuirá también, pero no tanto como lo hubiera hecho sin el cambio climático causado por el hombre.

En una entrevista, el Dr. Stammerjohn dijo que "el calentamiento en el Polo Sur es significativo porque es el lugar más remoto del planeta".

"Pero todavía no va a superar la congelación", dijo. "Todavía no tenemos que preocuparnos demasiado por perder hielo en el polo. Pero definitivamente las costas son otro asunto".

Especialmente a lo largo de la costa de la Antártida Occidental, el agua tibia que se eleva desde la profundidad por la acción del viento está derritiendo las plataformas de hielo desde abajo, lo que finalmente conduce al aumento del nivel del mar.

El Dr. Stammerjohn dijo que había cada vez más evidencia de que la forma en que el planeta está respondiendo al calentamiento estaba cambiando la atmósfera y la circulación oceánica a gran escala.

"Y eso es lo que está contribuyendo a las aguas profundas más cálidas", dijo. "Habrá mucha variabilidad superpuesta a eso, pero la dirección y la proyección serían hacia más agua tibia y más pérdida de la capa de hielo".

"Es tan fácil pensar que la Antártida está aislada y remota y que no va a responder al cambio climático", dijo el Dr. Stammerjohn. Si bien el impacto en el Polo Sur puede no ser tan significativo, la pérdida de hielo a lo largo de la costa tiene enormes implicaciones.

"Es el que va a cambiar nuestro nivel del mar dramáticamente", dijo.

The New York Times


Fuente: La Nación