Miércoles 11 de Diciembre de 2019

Mundo

El reconocimiento de Áñez como presidenta de Bolivia divide al mundo

Jueves 14 de Noviembre de 2019
Con biblia en mano, Áñez juró como nueva presidenta.
© Crónica

La decisión de la senadora de autoproclamarse como jefa de Estado interina en el país sudamericano causó una grieta entre las naciones que están a favor de su legitimidad y las que no.

La autoproclamación de Jeanine Áñez como presidenta interina de Bolivia, abrió una brecha entre los países de todo el mundo que la consideran gobernante legítima y quienes desconocen su investidura surgida una sesión irregular del Parlamento después de la renuncia de Evo Morales tras la presión policial y militar.

A favor o en contra. Así han respondido las cancillerías luego de que Jeanine Áñez asumió el martes la presidencia interina de Bolivia en una sesión parlamentaria sin quorum producto de la ausencia de los representantes del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), partido de Morales.

LEÉ MÁS: Áñez conformó un gabinete de línea dura para dar salida a la crisis

En el plano americano, los reconocimientos a la presidenta interina llegaron desde Brasil, Estados Unidos, Colombia, y Guatemala, países que a través de mensajes diplomáticos manifestaron su apoyo para que Bolivia supere la crisis en la que se encuentra actualmente.

Por otra parte, Rusia sorprendió con su decisión de reconocer que considerará a la senadora como mandataria provisional de Bolivia, aunque mantiene su postura de que las acciones que llevaron a la dimisión de Morales "equivalieron a un golpe de Estado". "Nos dimos cuenta de que, cuando fue nombrada para este cargo, no había quórum pleno en el Parlamento, por lo que vemos aquí algunos puntos que, por supuesto, tenemos en cuenta", dijo el vicecanciller ruso, Serguei Riabkov, de visita en Brasil.


En tanto, el Reino Unido también felicitó a Añez por sus nuevas responsabilidades como presidenta interina.



México, que le concedió asilo político, y que no prevé apoyar a Áñez amparándose en uno de sus axiomas en política exterior: la Doctrina Estrada, que no otorga "reconocimientos" de gobiernos que puedan "herir la soberanía". Tanto es así que la embajadora mexicana en Bolivia, María Teresa Mercado, dijo en una entrevista a Radio Fórmula que acoge en la delegación a 30 ex funcionarios de Morales y legisladores.

En ese sentido, Uruguay también recurre a su habitual política exterior, después de que el canciller Rodolfo Nin Novoa, asegurara que su país solo reconoce "a presidentes surgidos de elecciones" y consideró un "golpe de Estado" la salida de Morales, informó la agencia de noticias EFE.


El gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela también negó la figura de la presidenta interina, a través de un comunicado de la Cancillería.

Argentina se unió a las voces de rechazo, entre ellas la del presidente electo, Alberto Fernández, al señalar que sí hubo un "golpe de Estado", no obstante, el gobierno de Mauricio Macri, con mandato hasta el 10 de diciembre, se abstuvo de considerar la situación de Bolivia como un golpe pero expresó su preocupación, pero fuentes de la Casa Rosada advirtieron que por el momento no reconocerán a la mandataria interina.


Fuente: Crónica