Jueves 22 de Agosto de 2019

El Mundo

Trump alivia la presión sobre Pekín al posponer nuevas tarifas

Miércoles 14 de Agosto de 2019

WASHINGTON.- El gobierno de Donald Trump sorprendió ayer con una señal a China que alivió las tensiones en la guerra comercial, les dio un poco más de oxígeno a las negociaciones entre Pekín y Washington y les aportó empuje a las acciones en Wall Street, donde los inversores se dieron margen para el optimismo luego de varias semanas de incertidumbre sobre un conflicto que puso en jaque a la economía global.

Estados Unidos postergará la implementación del arancel adicional del 10% que había sido anunciado hace poco por Trump para algunos productos electrónicos, juguetes, zapatos y ropa, una decisión que, además de morigerar tensiones con China, beneficia de paso a los consumidores estadounidenses, principales damnificados por la guerra de tarifas desatada entre las dos potencias el año pasado.

La decisión fue anunciada por la Representación Comercial de Estados Unidos, a cargo de Robert Lighthizer, principal negociador de Washington, en momentos en los que las negociaciones brindan ciertas señales de vida luego de varias semanas de tensiones crecientes.

Al mismo tiempo, el Ministerio de Comercio de China indicó que funcionarios chinos hablaron por teléfono con Lighthizer y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y que planean volver a hablar en las próximas dos semanas. El nuevo arancel comenzaría a aplicarse a partir del 15 de diciembre, y no el 1º de septiembre como había anunciado Trump originalmente.

Además, ciertos productos quedaron fuera de la lista del arancel "en función de la salud, la seguridad, la seguridad nacional y otros factores", indicó el gobierno estadounidense. Fue un paso atrás luego de una seguidilla de escaladas entre ambas potencias.


Trump había arremetido con el nuevo esquema tarifario del 10% sobre productos importados chinos por un valor de unos 300.000 millones de dólares luego de que las negociaciones se estancaron, una escalada en la guerra comercial que sembró preocupación entre los inversores y tiñó de pérdidas a los mercados.

Ayer, Wall Street celebró la señal: el índice Dow Jones subió 1,44%; el S&P 500 avanzó 1,48%, mientras que el tecnológico Nasdaq mejoró 1,95%.

Ayer, el jefe de la Casa Blanca dijo que las últimas conversaciones con China habían sido "productivas" y que a Pekín "realmente le gustaría lograr un acuerdo". Trump ya había dicho antes que el gobierno de Xi Jinping quiere dejar atrás la disputa comercial, aunque él todavía "no estaba listo". Aún no hay planes concretos de una reunión cara a cara entre los negociadores, aunque sí está prevista otra conversación telefónica en dos semanas.


Fuente: La Nación
Más artículos