Sábado 4 de Julio de 2020

Revisan normativa

Deuda: Impulsan a bancos a “ayudar” a Guzmán con las colocaciones en pesos

Lunes 29 de Junio de 2020
Martín Guzmán, ministro de Economía
© Clarín

Podrán aumentar su tenencia de títulos públicos sin que se compute en el máximo permitido. Tienen $ 1,6 billones en Leliq.

La idea hace rato que merodea pero parece haberle llegado el momento. Aunque las ácidas negociaciones con los acreedores se dilatan, la misión está trazada: la famosa "reconstrucción de la curva en pesos" de la Argentina. Y para eso, Miguel Pesce (BCRA) y Martín Guzmán (Economía) tienen un blanco en la mira: los bancos.

Es un giro sutil de la normativa, que no logró de todos modos evitar que se alzaran voces en contra. Es que el sistema tiene una larga tradición con la sobre-exposición a títulos públicos.

Carteras inundadas de riesgo soberano estuvieron detrás del precipicio del 2001. Y siempre que vaya más allá de lo prudente, tiende a dejar más vulnerables a las entidades al afectar su solvencia.

Sin alterar el tope al financiamiento al sector público, la nueva regla propone que toda deuda que se tome no será contemplada en relación a ese umbral siempre y cuando los fondos provengan de vencimientos de otros títulos que hayan ocurrido como máximo tres días hábiles antes.

De todos modos en la City dicen que los bancos hoy estaban lejos de ese tope y tendrían margen para incrementar tenencias sin transgresiones.

“Además de los altos niveles de dolarización de los préstamos y depósitos de los bancos, una debilidad clave que afectó al sistema bancario argentino durante la última gran crisis bancaria en 2001-02 fue su alta exposición al sector público, tanto en lo que respecta a la tenencia de bonos soberanos como a los préstamos concedidos al gobierno”, recordó hace poco Moody's.

La nueva apuesta no anula, igual, la necesidad de seguir emitiendo. Agotados los $ 312.000 millones que autoriza como máximo la Carta Orgánica del Banco Central en préstamos conocidos como "adelantos transitorios", ya se transfirieron utilidades por casi $ 1 billón desde marzo, el inicio de la pandemia.

Y se estima que queda otro tanto para ayudar a cerrar las cuentas públicas. Pero aún así, la ayuda de los bancos, hoy hiper líquidos, es bienvenida.


Los analistas más desconfiados ven en esta movida el reconocimiento tácito de un déficit aún mayor de lo esperado y la necesidad apremiante de más financiación. Y para eso, hace falta demanda.

Hoy los bancos tienen $ 1,6 billones sólo en Leliq. Además de fijar la tasa de referencia ( 38 %), son un instrumento de esterilización que permite neutralizar la emisión de pesos retirándolos de circulación.

Por eso los analistas, una vez más, advierten que no es una buena idea, ya no sólo por la forma en que se puede comprometer el patrimonio del sistema financiero y la liquidez detrás de los depósitos.

Hay un argumento estrictamente monetario: es una estrategia que "desesteriza". Esto significa que es expansiva. Sacás liquidez que está en los bancos y se la prestás al Tesoro para que la gaste. Los pesos terminan en la calle.

Economía hará hoy una nueva licitación de bonos, esta vez a tasa fija, por un monto de hasta $ 45.000 millones. Según el precio mínimo estipulado para cada serie de letras, las tasas máximas que está dispuesto a convalidar van, según el plazo, del 33,4% al 35,5%

La operación incluye dos reaperturas con vencimientos el 11 de septiembre y el 29 de octubre y dos nuevas emisiones que vencerán el 30 de diciembre y el 21 de enero de 2021.


Fuente: Clarín