Viernes 5 de Junio de 2020

Columnistas

Qué dicen los impuestos ideados para la emergencia

Sábado 23 de Mayo de 2020
Qué dicen los impuestos ideados para la emergencia
© El Cronista

A cambio del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), el Estado está poniendo algunas exigencias que tienen que cumplir los contribuyentes.

Impuesto en la Ciudad de Buenos Aires: en una reunión realizada durante la semana, el presidente Alberto Fernández dio su apoyo al proyecto de ley que será tratado en el Congreso destinado a gravar a las definidas como grandes fortunas.

Las fuentes de financiamiento del Estado están extremadamente limitadas. La recaudación tributaria, fruto del freno de la actividad económica por la cuarentena, está cayéndose en picada; el endeudamiento está cerrado, hay que arreglar con los acreedores primero; el único recurso que queda es el de la emisión monetaria, que provocará más inflación en el futuro.

A cambio del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), el Estado está poniendo algunas exigencias que tienen que cumplir los contribuyentes. Previamente a recibir el aporte estatal, que sirve para poder afrontar los sueldos de mayo, ahora todas las empresas, independientemente la cantidad de empleados que tengan, deben cumplir con algunos requisitos adicionales que antes estaban limitados para las más grandes compañías.

Uno de ellos es la prohibición de distribuir utilidades por los ejercicios cerrados después del 30 de noviembre del año pasado. De esta manera, como contrapartida a la ayuda del Estado se exige que no se distribuyan dividendos. Durante la semana se escucharon a varias voces oficiales decir que no veían mal que el Estado ingrese a las empresas como socio, por los aportes efectuados en las empresas. Con todo esto, un empresario Pyme además de estar sin saber de qué manera podrá continuar con el desarrollo de sus actividades, sin ventas y facturando cero pesos, ahora a cambio de recibir una ayuda del Estado para poder pagar los sueldos, conoce que no podrá retirar la plata proveniente del esfuerzo realizado durante el año 2019 y además recibir “amenazas” de los prestamistas que luego pretenden transformarse en socios.

La idea que surge, entonces, es la de crear un impuesto a la riqueza, que con carácter de emergencia y por única vez, se aplicará en todo el país a las personas humanas y las sucesiones indivisas. Según el borrador que está circulando antes de entrar en el Congreso, dice que para determinarlo se tomará de base los bienes resultantes al 31 de marzo de 2020, de las personas humanas que son sujetos del Impuesto sobre los Bienes Personales. La condición es que los activos sean iguales o mayores a doscientos millones de pesos, valuados de acuerdo a lo que establece la ley, al 31 de diciembre de 2019.

Alícuotas:

El impuesto a ingresar se determinará aplicando sobre el valor de los bienes la alícuota que surge de la siguiente tabla:


El dinero será recaudado por el Estado Nacional y lo destinará a las diferentes jurisdicciones del país, en función del grado de afectación territorial de la emergencia sanitaria producida por el Covid-19.

La Agencia Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) emitió la Resolución 189, reglamentaria de la ley 6301, por la que se declaró la emergencia de la situación económica y financiera de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hasta el 31 de diciembre de este año.
Se implementa un anticipo tributario extraordinario, de carácter voluntario, que servirá para descontar como pago a cuenta de Ingresos Brutos en el futuro.

El importe a abonar será equivalente a la suma de los impuestos determinados en los tres primeros anticipos de este año, previos a las deducciones y los pagos a cuenta que fueron descontados. El reconocimiento del crédito fiscal será del 30% del monto que se abona. El pago vence el 29 de mayo próximo.

Los contribuyentes que voluntariamente ingresen el Anticipo Tributario Extraordinario podrán utilizarlo, conjuntamente con el crédito fiscal del 30% reconocido, para la cancelación del Impuesto sobre los Ingresos cuyos vencimientos operen a partir del 1° de enero de 2021 y de sus obligaciones como Agente de Recaudación. Para eso, se podrá emplear hasta una sexta parte del Anticipo Tributario Extraordinario más el crédito fiscal reconocido por mes calendario, para imputarlo al impuesto que se tenga que ingresar como contribuyente y el de agente de recaudación. En junio de 2021, no habrá restricción para el cómputo del saldo del Anticipo Tributario Extraordinario y el crédito fiscal reconocido.

Es de esperar que estos impuestos transitorios no se vuelvan definitivos, como ya ocurrió con otros que nacieron de la misma manera. El de la riqueza, para que no se sume a la múltiple imposición a la que están gravados los patrimonios en Argentina. El segundo para que no se tome se ejemplo de un nuevo adelanto de fondos que ya realizan de sobra los contribuyentes de Ingresos Brutos, cuando pagan retenciones y anticipos antes de las liquidaciones impositivas futuras.


Fuente: El Cronista