Miércoles 8 de Julio de 2020

Economía

Deuda: el 2 de junio será la nueva fecha límite para la negociación con bonistas

Viernes 22 de Mayo de 2020
© La Izquierda Diario

El Gobierno extendió el plazo de negociación con los bonistas por 10 días más. Así se publicó este viernes en el Boletín Oficial. Hoy el país entrará en un "default técnico" cuando no pague el vencimiento del bono Global.

El Gobierno extendió el plazo de negociación con los bonistas por 10 días más, hasta el 2 de junio. Mediante la resolución 243/2020 publicada este viernes en el Boletín Oficial, dispuso el nuevo plazo para alcanzar un acuerdo y dar a conocer los resultados del Canje.

En los considerandos de la norma, el Gobierno justifica esta decisión debido a que "la República Argentina continúa recibiendo opiniones y sugerencias de los inversores".

También se considera que este nuevo plazo será "para continuar las discusiones y propiciar un marco adecuado para que los inversores continúen contribuyendo a una reestructuración exitosa de la deuda".

El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo esta mañana que "las negociaciones continúan por un sendero que consideramos positivo" y que "están experimentando un mejor entendimiento entre las partes".

A las 17 hs. de Nueva York (18 hs. en Buenos Aires) de este viernes, la Argentina ingresará otra vez en default. Esto se debe a que vencerá el período de gracia de un mes de los bonos Globales 2021, 2026 y 2046, luego de que el gobierno deje impago su vencimiento el 22 de abril, a la espera de los resultados de la negociación del Canje de deuda por U$S 66.000 millones con bonistas de deuda externa.


Pero a pesar del "default técnico" o "anecdótico", seguirá la negociación a ritmo frenético como si nada con los acreedores. Se llega a esta situación luego de que el Gobierno decida utilizar hasta el último dólar en contentar a los acreedores. El propio Sergio Chodos, representante argentino ante el FMI, admitió que se destinaron más de U$S 4.000 millones desde diciembre para pagar deuda y "evitar un default", para contentar a los especuladores.

Un default en estas condiciones es muy peligroso para la debilitada economía argentina, agravada por la pandemia. Se llega a este punto sin que el Gobierno haya tomado ninguna medida de contención como la nacionalización de los bancos para proteger los depósitos y el monopolio del comercio exterior.

Un eventual acuerdo con los "lobos de Wall Street" sólo significará posponer el problema un tiempo, sin resolver el problema de fondo. A esto hay que sumarle que debe aún acordarse también con el FMI. Esto ubica al país en la necesidad de conseguir elevados excedentes de dólares y resultado fiscal positivo para seguir pagando la deuda, para no volver a esta misma situación (agravada) otra vez en poco tiempo.

Es necesario un repudio soberano al pago de la deuda mediante la movilización popular, empezando a sentar las bases para poner fin al saqueo y la fuga de capitales y romper con el círculo vicioso de la deuda.


Fuente: La Izquierda Diario