Viernes 10 de Abril de 2020

economía

Qué significa el número de inflación que publicó el INDEC (y cuáles son las probabilidades de una hiper)

Jueves 26 de Marzo de 2020
© Cenital

Los precios aumentaron un 3,7% en diciembre; el alza anual fue de 53,8% ¿Qué hay que mirar?

¿Qué pasó ayer?

Ayer el INDEC dio a conocer el dato de la inflación a nivel nacional de diciembre, que fue del 3,7% respecto de noviembre. El año cerró con un 53,8% de aumento en los precios comparado con el 2018.

Los rubros Salud (72,1%) y Comunicación (63,9%) fueron los que evidenciaron una mayor suba durante el año, mientras que Vivienda, agua, electricidad y otros fue el que tuvo el incremento más bajo (39,4%).

Por otro lado, también se observó cierta disparidad geográfica, donde el Gran Buenos Aires fue la región con la inflación más baja (52,9%), mientras que el Noreste del país tuvo la más alta (57,6%).

El dato publicado también tiene una carga simbólica importante, ya que marca el cierre de la gestión de Cambiemos. Si bien no hay datos oficiales del INDEC, como mostramos en esta nota, se pueden utilizar los datos del IPC de la Ciudad de Buenos Aires para analizar lo sucedido durante el período en cuestión. A partir de eso, lo que se desprende es un desempeño sumamente flojo, ya que la inflación prácticamente se duplicó en estos cuatro años, pasando de 26,5% en 2015 a 51,1% en 2019.

Los rótulos de la mayoría de los medios destacaron su gravedad afirmando que se trata de la inflación más elevada desde 1991. Asimismo, el otro aspecto referenciado fue su dinámica creciente durante estos últimos quince años, que marca que no fue solo un problema de la última gestión; más preocupante aún, se señalaron los riesgos evidentes que existen si esta tendencia alcista se mantiene en el futuro.

Inflación anual para el período 2004-2019

Hay una cuestión soslayada que complementa -y también contrasta- con este tipo de afirmaciones: la frecuencia mensual de la inflación. Es decir, cambiar el foco y, en lugar de prestarle tanta atención a la inflación en términos anuales, analizar lo que está sucediendo con las variaciones mensuales.

El dato a tener en cuenta es que en 23 de los últimos 24 meses la inflación mensual se ubicó por encima del 2%.

¿Por qué es importante la inflación mensual?


Como se ve en el gráfico a continuación, el dato muestra que en la actualidad el "piso" de la inflación es bastante más elevado a lo que era unos años atrás (basta mirar la cantidad de barritas consecutivas que superan el 2%).

Inflación mensual para el período 2011-2019

Como mostramos en la nota anteriormente citada, este piso más elevado y persistente en la inflación hace que las personas incorporen estos valores como "los normales" de la economía (tanto para remarcar los precios, pedir aumentos salariales, fijar contratos de alquiler, etc.). Esto implica no solo que sea más difícil el proceso de desinflación, sino que además conlleva un riesgo más elevado de que ante la posibilidad de una nueva devaluación, este piso se siga incrementando.

¿Cuán probable es que haya una hiperinflación?

La probabilidad de que la economía vuelva a sufrir una hiperinflación como la que vivió en el 89 es un miedo recurrente. Este miedo no es infundado, ya que si uno supone que esta tendencia alcista se mantiene en el tiempo, se deduce que tarde o temprano llegará la hiper.

Lo que muchas veces no se tiene en cuenta es que la inflación es un proceso persistente pero también paulatino en el tiempo, y que así como es difícil de reducirla de manera rápida, la misma lógica aplica para el alza. Sin ir más lejos, casi quince años tuvieron que transcurrir para que la inflación pasara del 10% a más del 50% en la actualidad.

El análisis de los datos mensuales resulta todavía más elocuente. Como dijimos, la gravedad de la situación actual es que van prácticamente dos años consecutivos con aumentos mensuales por encima del 2%. Ahora bien, al estudiar la hiperinflación, lo que se observa es que antes de eso hubo 14 años consecutivos con una inflación superior al 2% mensual. No es casualidad que ese proceso se haya iniciado precisamente en 1975, año del famoso "Rodrigazo" que implicó una ronda de devaluaciones sucesivas que hicieron que el tipo de cambio aumentará más de 760% en el año.

Si bien esto trae un poco de tranquilidad al asunto, es evidente que la dinámica actual de los precios es un gran problema y uno de los principales desafíos para la gestión actual. Además, su solución es un proceso que lleva tiempo y que requiere de la coordinación con los distintos actores de la economía, algo que muchas veces atenta contra los ritmos que tiene la política.

El principal objetivo es lograr que la inflación vuelva a ubicarse por debajo del 2% y, a partir de allí, buscar su reducción paulatina en el tiempo.


Fuente: Cenital