Domingo 18 de Agosto de 2019

CONGELADAS DESDE MAYO

Atadas al dólar, las tarifas deberían subir al menos 20% después de las elecciones

Domingo 14 de Julio de 2019
default
© Perfil.com

.

En busca de atenuantes a la inflación, el Gobierno congeló las tarifas de gas, luz y transporte metropolitano hasta fin de año como parte del paquete de medidas para alentar el consumo y mejorar el humor social en un año electoral. La medida se anunció el 17 de abril, al día siguiente de conocerse que la inflación de marzo tuvo un pico del 4,7% y amenazaba con una espiralización. En el caso de la luz, las facturas se habían ajustado dos veces en el primer trimestre, y el Gobierno congeló dos aumentos pendientes en 2019, mientras que en el gas dispuso que la suba del 29% aplicada desde abril y escalonada en tres cuotas (10% ese mes, 9% en mayo y 8% en junio) era la última del año, aunque aclaró que el diferimiento del 22% de los meses de invierno se pagará en las boletas de verano. La incógnita es cuánto impactará en el bolsillo todo lo congelado este año cuando, tras los comicios presidenciales, en diciembre llegue el deshielo.

Clave verde. La cifra, alegan los analistas, no es fácil de calcular porque uno de los componentes que gravitan en la factura es el dólar. Y el rumbo del billete en un año electoral siempre es incierto. Martín Vauthier, de Eco Go, señaló que “en gran medida, lo que es generación eléctrica y gas está dolarizado, con lo cual estará muy vinculado a lo que ocurra con el tipo de cambio y también a lo que pase con los contratos en 2020, porque hay muchos que hablan de avanzar en desdolarización, desindexar gasto público y tarifas si se quiere avanzar en un sendero de desinflación”,

No obstante, según una estimación preliminar y suponiendo que el billete verde termine a fin de año en $ 51 (el techo de la banda de referencia), el reajuste de mínima oscilaría entre el 16% y el 20%. “El esquema de tarifas tiene un componente dolarizado, cuya actualización depende del manejo de la política cambiaria y de precios de acá a fin de año, que nos daría aumentos promedio para el total de los servicios del 16%, si se llega a fin de año con un dólar de $ 51”, proyectó Rodrigo Alvarez, de Analytica. Sin embargo, el economista consideró que “es probable que ese escenario no ocurra” porque “muy posiblemente vayas a tener un salto en el tipo de cambio después de las elecciones”, con lo cual “hay chances de que el tipo de cambio termine más arriba de $ 51”, entonces “eso te retrasa mucho las tarifas”.


Guido Lorenzo, de LCG, calculó que en electricidad “el 20% por los menos está atrasado por la postergación de las tarifas, y así y todo no se estaría cubriendo la totalidad de los subsidios”. La cuenta se basa “en el precio de la energía de acuerdo a lo que se movió el tipo de cambio y el sendero que tenía propuesto el Gobierno para reducir los subsidios este año, y es con una proyección de que el tipo de cambio termina en $ 51”.

En este marco, los economistas plantean que “es clave” que el próximo gobierno revise el esquema indexado al dólar. Alvarez evaluó que, “en función del impacto fiscal y de precios que representa, creemos que la próxima administración va a renegociar el esquema”, y propuso que “dependa de la inflación”. Lorenzo abogó por “un componente salarial más alto” en lugar del dólar.


Fuente: Perfil.com
Más artículos