Sábado 20 de Julio de 2019

¿A DÓNDE VA A PARAR?

El problema mundial de la basura está creciendo de formas alarmantes

© Perfil.com

Alrededor de 5,8 millones de toneladas de basura se exportaron entre enero y noviembre del año pasado, encabezadas por envíos desde Estados Unidos, Japón y Alemania, según Greenpeace.

Viernes 12 de Julio de 2019

El hedor de la leche cortada emanaba de un contenedor de desechos en el puerto malayo de Port Klang, mientras la ministra de Medio Ambiente, Yeo Bee Yin, le decía a un grupo de periodistas en mayo que enviaría la basura infestada de gusanos a su lugar de origen.

Yeo expresaba una preocupación que se ha extendido por el sudeste de Asia y alimentó una tormenta mediática por el vertido de desechos no deseados de los países ricos. Alrededor de 5,8 millones de toneladas de basura se exportaron entre enero y noviembre del año pasado, encabezadas por envíos desde Estados Unidos, Japón y Alemania, según Greenpeace.

Ahora los gobiernos de todo Asia están rechazando las importaciones, que durante décadas alimentaron los molinos para el reciclaje de desechos plásticos. A medida que llegaban más y más desechos, los países importadores se enfrentaban a un creciente problema de cómo lidiar con la basura contaminada que no podía reciclarse fácilmente.

"Normalmente, el 70% de un envío se puede procesar y el otro 30% está contaminado con alimentos", explica Thomas Wong, gerente de Impetus Conceptus Pte, una empresa de Singapur que tritura residuos plásticos producidos localmente antes de enviarlos a plantas de reciclaje en Malasia y Vietnam.

La basura contaminada se envía a incineradores y vertederos por una tarifa, pero algunos recicladores "terminan encontrando una esquina y quemándola", asegura Wong. "El humo huele exactamente igual que el aceite de palma, por lo que se esconden en una plantación y la prenden por la noche".

Investigaciones de Greenpeace en Indonesia, Malasia y Tailandia revelaron reciclaje ilegal, quema a cielo abierto, contaminación del agua y aumento de enfermedades vinculadas a la contaminación, dijo la organización en un informe del 23 de abril.

Cuando China prohibió las importaciones en enero de 2018, comenzó un efecto dominó. Los envíos se desviaron al sudeste de Asia, que pronto se vio abrumado, lo que obligó a los gobiernos a tomar medidas.

Malasia anunció una prohibición en octubre. Tailandia dejó de emitir licencias de importación el año pasado y es probable que imponga una prohibición en 2020, según Yash Lohia, director ejecutivo de Indorama Ventures Pcl, una productora y recicladora de plásticos con sede en Bangkok. Filipinas dijo que enviará 69 contenedores de basura de vuelta a Canadá. Indonesia dijo que endurecerá las normas de importación de residuos después de descubrir envíos con desechos tóxicos. India y Vietnam también han anunciado restricciones.

Yeo, de Malasia, afirma que la basura todavía está entrando al país en cargas declaradas falsamente, pero el gobierno espera detener el comercio por completo para finales de este año. A medida que el sudeste asiático deje de aceptar el material, las compañías buscarán otro lugar, afirma Wong de Impetus Conceptus. "Creo que África será el próximo".

Pero las redes sociales han asegurado la conciencia pública del problema tanto en los países en desarrollo como en los países ricos que exportan la basura. Esto hará cada vez más difícil exportar desechos no deseados. "Todos pueden expresar su opinión sobre los desperdicios", afirma Lohia de Indorama. "Es entonces cuando los países comienzan a tomar esto más en serio".

El mensaje a largo plazo para los países es claro: manejen su propia basura. Pero, ¿cómo? Los seres humanos generaron 2.010 millones de toneladas de desechos sólidos en 2016, y para 2050 podría subir a 3.400 millones de toneladas, según el Banco Mundial. Alrededor de 12% de todos los residuos municipales en 2016 fue plástico: 242 millones de toneladas.

La solución podría estar en las nuevas tecnologías y un cambio en el comportamiento social que reduzca e incluso elimine la necesidad de vertederos e incineradores. Estas son algunas de las maneras en que las empresas, las autoridades locales y los emprendimientos de todo el mundo abordan el problema.

La mayoría de la basura termina en un vertedero o simplemente se tira a la calle para ser arrastrada hacia ríos y océanos. En vertederos municipales gigantes en países como India e Indonesia, "recolectores de basura" informales, que viven cerca o incluso en las montañas de basura podrida, se ganan la vida con las cosas que pueden vender.

Las empresas aprovechan el gas metano producido por la descomposición de residuos orgánicos atrapados en los vertederos.

"Estamos absorbiendo el gas y usándolo para producir electricidad", cuenta Sarun Tunwattanapong, quien está construyendo una planta de energía de 5 megavatios en Tailandia, cerca de un vertedero en la provincia de Nonthaburi.

La basura se puede incinerar para producir electricidad. En Singapur, las cenizas residuales se vierten en barcazas para crear una nueva isla. Pero es caro. Las dioxinas y otras emisiones producidas durante la combustión deben ser tratadas con precipitadores electrostáticos y polvo de cal. Y aun así produce gases de efecto invernadero.

Los residuos sólidos también se pueden gasificar a altas temperaturas usando sopletes de plasma para producir gas de síntesis, metales y residuos de roca de vidrio para pavimentar carreteras. La planta de Maharashtra Enviro Power Ltd. en Pune, India, convierte desechos industriales peligrosos en materia prima para calderas.

Esculpirla

El artista Joseph-Francis Sumegne recorrió basureros en la década de 1990 en busca de basura para construir el monumento de la Nueva Estatua de la Libertad, de 12 metros de altura, en Douala, Camerún. El filipino Oscar Villamiel rescató miles de cabezas de muñecas y escombros de un vertedero en Manila para crear la obra Payatas, en 2012.

"Infinita riqueza, infinito desperdicio", dice Bridget Tan, directora del Instituto de Artes y Galerías del Sudeste Asiático de la Academia de Bellas Artes de Nanyang en Singapur. "Hay algo que decir sobre la ironía en el exceso obsceno del consumo".

Clasificar basura puede ser un trabajo desagradable, una de las razones por las cuales una gran cantidad de basura termina en países en desarrollo con salarios más bajos.

Pero la tecnología automatiza cada vez más la tarea y la hace más eficiente. ZenRobotics Ltd., de Helsinki, ha desarrollado robots que agarran madera y metal de las cintas transportadoras de basura. Y en Ängelholm, Suecia ⁠—calificado como el mejor municipio del país para la gestión de residuos—, la empresa de recolección de basura NSR AB usa rayos infrarrojos para identificar diferentes tipos de plástico a medida que la basura se dispara a por una banda. Chorros de aire eliminan los artículos de plástico, y los envases no reciclables y los desechos orgánicos se dirigen a un incinerador para producir energía.

Se está desarrollando sistemas de inteligencia artificial para hacer que el proceso sea más eficiente. "Los robots podrían ser una alternativa interesante si aprenden a identificar los tipos de materiales plásticos y pueden clasificarlos lo suficientemente rápido", afirma Pernilla Ringstrom, un gerente de NSR, que recolectó 538 toneladas de plástico en 2018 para convertirlo en lazos compuestos para ferrocarriles o venderlo a empresas en Suecia y Alemania.

En Japón y Europa, las tasas de reciclaje superan las del sudeste asiático porque los ciudadanos enjuagan rápidamente la basura después de verter los líquidos sobrantes, según Wong, de Impetus. Los alimentos, el champú y el café impiden que los desechos de plástico se reciclen. "En Singapur, solo 4% de los plásticos se recicla y el 96% restante se desecha", afirma Wong. "En Japón y Europa, las personas cuidan más y lavan las cosas, por lo que su basura no es tan desordenada".

Taraph Technologies de Singapur es una de las empresas que usa bacterias o procesos orgánicos para abordar el problema. Aprovecha enzimas naturales que digieren plásticos y los convierten en productos químicos normalmente producidos en refinerías de petróleo. El monoetilenglicol de las botellas de plástico consumidas por enzimas se puede vender a precios 10 veces superiores al valor de la basura, afirma el cofundador de Taraph, Liew Mei Shan, quien espera que la tecnología esté disponible comercialmente en 5 a 10 años.

Emprendimientos y empresas de todo el mundo están estudiando alternativas al plástico, el cual ha superado la producción de casi cualquier otro material desde la década de 1950. Las pajitas de papel están volviendo a aparecer después de campañas generalizadas en redes sociales. Las cajas de comida y los cubiertos desechables se hacen a partir de granos o desechos de caña de azúcar. A medida que más países prohíben las bolsas de plástico, los supermercados buscan otras formas de envolver los alimentos. En Vietnam, algunos incluso envuelven verduras y carne en hojas de plátano.

Empresas como Plantics BV, con sede en Países Bajos, están utilizando una ruta de tecnología más avanzada, que usa resinas a base de plantas fabricadas mediante la polimerización de glicerol y ácido cítrico, las cuales pueden usarse en lugar de plásticos derivados de petroquímicos.

RWDC Industries, con sede en Singapur y que acaba de recaudar US$35 millones en dos rondas de financiación, ha lanzado Solon, un polímero biodegradable producido por fermentación microbiana de aceites vegetales.

"El plástico tarda segundos en producirse, minutos en usarse, pero se demora siglos en degradarse", asegura Zhaotan Xiao, presidente de la compañía para Asia-Pacífico. "¿Por qué estamos fabricando productos desechables de un solo uso con algo indestructible?".

En última instancia, la mejor solución es no producir basura que no pueda reciclarse. Ese es el objetivo de los residentes de Kamikatsu, un pueblo montañoso de Japón. Los residentes ya lavan el aceite del embalaje de plástico gyoza y clasifican su basura en 45 categorías. La espuma de poliestireno y el plástico sucio se convierten en trozos de combustible sólido, que se pueden quemar en lugar del carbón. La ropa de poliéster se vende en una tienda de segunda mano local. Empresas como Kao Corp. se llevan los plásticos limpios para reciclarlos.

Akira Sakano, quien dirige la academia Cero desperdicios de la ciudad, quiere ir más allá. Está trabajando en la eliminación de la producción de residuos del pueblo para 2020. Un proyecto de prueba pide a los proveedores de detergentes que establezcan un puesto donde las personas puedan rellenar botellas de líquido de lavado. En un centro de artesanía comunitaria, las costureras cosen una chaqueta a partir de banderas rojas para niños.

"Ya tenemos soluciones en nuestras manos", afirma Sakano. "Las innovaciones como los bioplásticos y la tecnología son necesarias, pero también, ¿cómo podemos convertir nuestro conocimiento de materiales sostenibles en nuestra cultura o comunidad en una vida moderna?".



Fuente: Perfil.com
Más artículos