Sábado 20 de Abril de 2019
Esto está pasando ahora: Tarifazos Dólar FMI Ley de Alquileres Inflación

Economía

El Gobierno renovó totalmente una deuda en dólares que vencía

El dólar repuntó ayer algunos centavos, en una jornada de relativa calma Fuente: Archivo
© La Nación

El dólar repuntó ayer algunos centavos, en una jornada de relativa calma

Miércoles 9 de Enero de 2019

El Gobierno arrancó con buen pie su programa financiero 2019 al renovar ayer totalmente un vencimiento de deuda local por US$950 millones, en una subasta en la que comenzó a regir la norma que impide utilizar las emisiones de bonos como plataforma para dolarizar ahorros a plazo. La administración Macri favoreció este mecanismo por dos años, en línea con su creencia de que "lloverían dólares" a la economía; incluso lo sostuvo durante el último semestre, aun cuando ya había quedado claro que lo que el discurso oficial definió como una "tormenta" era, en realidad, producto de una "sequía" en la materia.

El dato de ayer confirma que el Tesoro mantiene un buen acceso al mercado doméstico, algo que había quedado en claro en los últimos meses cuando, en sus colocaciones de deuda locales, pudo bajar del 60 al 46% su necesidad de refinanciar vencimientos en el corto plazo, contando con que el resto de los fondos que se necesitan ya están cubiertos por el crédito stand-by del FMI.

Estas colocaciones son un canal de financiamiento vital, de cara a un cargado cronograma que contempla un mínimo de 32 colocaciones más de deuda (21 de letras en dólares y 12 de letras capitalizables en pesos) calzadas con sus respectivos vencimientos, además de la pactada ayer.

La licitación de ayer fue convocada para cubrir el vencimiento de una letra del Tesoro (LETE) por US$950 millones emitida hace un año a una tasa del 3,1% anual y ampliada hace seis meses a un interés del 4,20%. Un cuarto del volumen estaba en manos de extranjeros.

En busca de los billetes para afrontar el pago, el Gobierno ofertó otra LETE a vencer en 217 días (el 16 de agosto) a una tasa del 4,75% anual, y recibió 7185 órdenes de compra por un total de US$974 millones.

De este total, "se adjudicaron US$950 millones", informó el Ministerio de Hacienda en un comunicado, y LA NACION pudo establecer que el 70% de los que refinanciaron fueron inversores privados, de lo que se deduce que el resto fueron suscripciones de organismos públicos.

Los analistas valoraron el resultado, que evaluaron representativo de las mejores condiciones de mercado. "Sin dudas fue un buen comienzo, creo que en parte favorecido por la menor tensión con el riesgo país. Básicamente por el nivel de renovación, más aún tomando en cuenta la limitación a suscribir solo con dólares, lo que ya no tendrá como contrapartida una caída de las reserva internacionales", destacó el economista Amílcar Collante, del Centro de Estudios del Sur, aludiendo a uno de los impactos que solía tener la compra con pesos.

El analista financiero Nicolás Rivas, del Estudio Kotsias, compartió la evaluación de Collante "tomando en cuenta que el programa publicado por Hacienda anteayer precisamente mostró que con un refinanciamiento del 46% se estaría cumpliendo con lo planificado en esta parte del año", y que el nivel de demanda no cayó pese a que fue la primera vez que los inversores "no tenían más opción que entregar sus dólares para comprar las letras".

Su duda radica en lo que pueda suceder cuando el título venza, ya que lo hará "días después de las PASO presidenciales, lo que puede hacer que el grado de demanda quede atado al resultado de esa votación".

Según la última actualización del Plan Financiero 2019 (conocida anteayer), el Gobierno arrancó el año con un saldo de caja superior al previsto, al menos en dólares, ya que quedó a la vista que le faltaron algunos pesos por la venta de US$1100 millones que el Tesoro le hizo al BCRA el 28 de diciembre para hacerse de unos $43.000 millones.

Eso le permitirá evitar la necesidad de recurrir a financiamiento en el mercado internacional (una vía hoy cerrada), pero lo obligará a vender parte de los dólares prestados por el FMI para hacer frente a vencimientos de deuda en pesos, en especial si se demora la baja de tasas en la plaza local.



Fuente: La Nación
Más artículos