Viernes 20 de Septiembre de 2019

Economía

Por qué el déficit con Brasil se redujo a la mitad en 2018 y qué puede pasar con Bolsonaro presidente

Miércoles 2 de Enero de 2019
Un PBI brasileño que crecerá, un real más estable y una economía argentina que continuará "anémica" serán la combinación para que en 2019 el déficit sea cercano al equilibrio Fuente: AFP
© La Nación

Un PBI brasileño que crecerá, un real más estable y una economía argentina que continuará "anémica" serán la combinación para que en 2019 el déficit sea cercano al equilibrio

Por la devaluación y la recesión, el déficit comercial con Brasil se redujo a la mitad. De US$8200 millones en 2017, el rojo con el país vecino pasó a US$3900 en 2018. Con Jair Bolsonaro en la presidencia y la mejora de proyecciones sobre la economía brasileña, la cifra podría achicarse aún más.

El resultado de un rojo menor en 2018 se explica en un aumento de las exportaciones de un 17% y un retroceso de las importaciones del 15%.

Un informe de la consultora Ecolatina repasó lo que sucedió en la relación comercial con Brasil en los cuatro trimestres. En el primer trimestre, con un dólar más barato, las importaciones habían aumentado un 14%, por encima del 9% que habían crecido las exportaciones, y marcaron un déficit de US$2000 millones.

En el segundo trimestre, por la devaluación, las importaciones no variaron y el déficit se contrajo a US$1700 millones, US$300 millones menos que en el mismo período del año anterior.

El tercer trimestre mostró un desplome de las importaciones, que cayeron un 25% interanual, y un avance de las exportaciones del 28%. En septiembre, entonces, el rojo decreció un 83% con respecto al mismo período del año anterior y fue menor a los US$400 millones.


En el último cuatrimestre de 2018 se profundizó el retroceso de las importaciones, que cayeron un 44%, y se recuperaron las ventas, que avanzaron un 16%. Fue la primera balanza trimestral superavitaria: acumuló casi US$200 millones.

"De cara a este año, la dinámica será más similar a la de la segunda mitad de 2018 que al primer semestre", señala el informe.

¿Las razones? Un Brasil que probablemente crezca un 3%; un real estable y una economía argentina que permanecerá con un tipo de cambio alto, pronostica la consultora, y proyecta que el déficit cerrará 2019 "cercano al equilibrio", con un número que alcanzará los niveles de 2014.


Fuente: La Nación