Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

economia

De novios a socios: cuando una pareja da lugar a una empresa exitosa

Diego Siekiera (Simones), Laura Lichtmaier (Simones), José del Rio, Pamela Scheurer (Nubimetrics) y Andrés Jara Werchau (Nubimetrics) Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Malavolta
© La Nación

Cualquier pareja puede ser pensada en términos de una empresa, pero las integradas por Laura Lichtmaier y Diego Siekiera, por un lado, y Andrés Jara Werchau y Pamela Scheurer, por el otro, efectivamente dieron inicio a compañías exitosas como son Simones, la famosa marca de bolsos con perritos, y Nubimetrics, que provee analytics y big data para vendedores de Mercado Libre.

Invitados al evento Family Business , organizado por LA NACION, ambos matrimonios hablaron de los inicios de sus emprendimientos y de cómo manejan el hecho de compartir una relación y una empresa.

En el caso de Lichtmaier y Siekiera, el germen de Simones provino de un perro que tenían que falleció hace tres años. "Simón no está más, pero fue nuestra inspiración", contó Laura y Diego agregó que ella era quien amaba a los animales y él se contagió de ese amor.

Al comienzo, empezaron haciendo fundas para computadoras y se presentaron en la feria Puro Diseño de 2011. Por entonces también surgía con fuerza Facebook y utilizaron a la red social para dar a conocer sus diseños. Entonces, Laura decidió dejar su trabajo como actuaria y ambos se sumergieron en el proyecto.

Del otro lado, la historia de los ingenieros Jara Werchau y Scheurer fue más de desencuentros. Oriundos de Jujuy se conocían desde el secundario y, si bien se gustaban, cada uno estuvo por casarse con otra persona hasta que se volvieron a ver en Tucumán y se dieron cuenta de que ambos buscaban trascender más allá de los trabajos que tenían en ese momento.

"Nos dolía mucho Jujuy porque el 60% de la población trabajaba en el Estado y no se recaudaban impuestos. Nosotros entendíamos que con la tecnología se había reseteado el mundo y dependía de nosotros usar esa oportunidad para marcar que es lo que se podía hacer. Los dos hacíamos un buen equipo y había una oportunidad en el mundo", aseguró Andrés.

Consultados acerca del rol de la pareja en la empresa, Lichtmaier fue categórica: "Sin esta unión, Simones no existiría y en el devenir de la familia, con el nacimiento de Félix, de 4 años, y hace poco de Eloy, de 6 meses, Simones fue a acompañando eso".

Por último, consultada por el futuro, Scheurer dijo que con Andrés son "catalizadores de sueños" y la empresa debería trascenderlos. "Queremos trasmitir nuestra cultura y espíritu sin perder el norte. Nuestro sueño es ser, lo más pronto posible, una empresa de mil empleados", concluyó.



Fuente: La Nación