Viernes 24 de Enero de 2020

Deportes

Los Juegos del futuro: lo que esconde el difícil partido entre Greta Thunberg y Roger Federer

Martes 14 de Enero de 2020
Roger Federer salió a defenderse ante la crítica que le lanzó la juvenil activista Greta Thunberg Fuente: Archivo
© La Nación

Roger Federer salió a defenderse ante la crítica que le lanzó la juvenil activista Greta Thunberg

Olympic Channel comenzó a transmitir desde el viernes 9 de enero un total de 300 horas en vivo de las competiciones de los Juegos Olímpicos de la Juventud de Invierno Lausana 2020. Son contenidos multiplataforma que las audiencias reciben sin cargo a través de Twitter, Facebook y YouTube, como modo de promocionar las acciones de atletas menores de 18 años. Como sucedió en Buenos Aires 2018, tal vez sean las próximas figuras de los deportes invernales. Siempre y cuando en el futuro existan las condiciones naturales para disciplinas en hielo y nieve.

El drama del cambio climático también amenaza al deporte olímpico con cuestiones que van más allá de modificar la sede y el horario de las pruebas de maratón, como se hará en Tokio 2020. Desde 2014, cuando se celebraron los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, el COI toma muy en cuenta una investigación encabezada por el geógrafo canadiense Daniel Scott con un equipo de la Universidad de Waterloo, Ontario. El informe analiza si las ciudades que fueron sede de los Juegos Olímpicos de Invierno en el pasado estarían en el futuro en condiciones de poder organizarlos. El reporte asegura que muchas de ellas no serían lo suficientemente frías para la práctica de los deportes invernales: Vancouver, Grenoble, Innsbruck, Oslo, Sarajevo y la propia Sochi correrían el riesgo de no ser aptas, o directamente inviables, durante el período 2041-2070.

Las noticias deportivas relacionadas al cambio climático, que suelen ser tomadas como curiosidades que se desprenden de la cuenta regresiva hacia los grandes acontecimientos, se emparentan únicamente con los efectos del calor para el que siempre hay una solución: allí estarán los estadios refrigerados de Qatar 2022 y un Mundial corrido al mes de diciembre. Todavía resuenan ciertas burlas de relatores cuando en algunos partidos el árbitro detiene el juego para que los futbolistas se hidraten.

Tokio 2020 ofrecerá uno de los protocolos más severos para resguardar a atletas, espectadores y voluntarios durante la realización de los Juegos. Tokio 1964 se celebró en octubre y la mayoría de las competiciones se desarrollaron a la caída del sol, para hacer más agradable la cita olímpica. No había transmisiones vía satélite a las cuales satisfacer y sólo hubo 19 deportes en el programa. Desde entonces, la temperatura promedio de la ciudad es 2,5 grados más alta y las redes sociales deben ser alimentadas a cada minuto con 33 deportes y 50 modalidades. El Comité Organizador publicó en junio pasado un documento de 38 páginas donde se describen los peligros de las altas temperaturas y qué medidas se tomarán. Los asistentes serán invitados a descargarse una aplicación para conocer toda la información y todas las alertas relacionadas con ese tema.

La agenda deportiva de Tokio 2020 está atravesada por derivaciones del cambio climático. Mover las pruebas de maratón y marcha a la ciudad de Sapporo (800 kilómetros al norte de la capital japonesa) fue apenas la "punta del iceberg", si cabe la expresión, de ese efecto indeseado. Las dos maratones comenzarán a las 6 am, mientras que los 50 kilómetros de marcha largarán a las 5.30. El COI rechazó recomendaciones de asociaciones médicas japonesas de iniciar las pruebas a las 3 am. Los maratonistas y marchistas olímpicos prácticamente no dormirán el día de sus competiciones. Las series de ciclismo de montaña empezarán a las 3 de la tarde, mientras que el calendario de partidos de rugby seven se suspenderá en horas del mediodía.


Cuando Greta Thunberg le pide a Roger Federer que siente posición con respecto a ser patrocinado por un banco que financia la búsqueda de combustibles fósiles, lo lleva a la cancha más rápida del reclamo ambientalista. Federer dio respuesta, se hizo eco de esas preocupaciones y mostró "un gran respeto y admiración por el movimiento climático juvenil" y dijo estar "agradecido con los jóvenes activistas climáticos por presionarnos a todos a examinar nuestros comportamientos y actuar sobre soluciones innovadoras".

Roger Federer se cruzó, muy a su pesar, con una potente voz que representa a una generación con un volumen de reclamos que no existían cuando el mismo Roger tenía 18 años. Que nadie dude que el equipo de PR y de marketing del tenista habrá revisado contratos y posiciones públicas frente a la embestida de la joven activista.

El cambio climático altera el calendario de Tokio 2020 y llega como forma de dardo hasta la imagen nunca cuestionada de Federer. Mientras tanto, en Lausana 2020, las "rocas" del curling son deslizadas por atletas olímpicos que tienen la misma edad que Greta Thunberg y que practican deportes en escenarios que están en peligro de extinción.


Fuente: La Nación