Miércoles 29 de Enero de 2020

RIVER

Por qué es el mejor River de Gallardo

Sábado 14 de Diciembre de 2019
Imagen repetida: Gallardo campeón (Prensa River).
© Olé

El equipo del Muñeco peleó hasta el final en los tres frentes, cerró su año más regular desde que está en Núñez y va por más.

Entrecomillemos por un momento la suma antimatemática sobre qué título vale más y cual vale menos, para intentar medir el 2019 del River de Marcelo Gallardo en su justa medida: el mejor desde su llegada al club a mediados del 2014. Dirán que perdió la final de la Libertadores, o que ninguna de las vueltas que dio este año se comparan con la eterna final ganada a Boca en Madrid, pero lo cierto es que el team del Muñeco cierra el calendario como nunca antes en su gestión.

Campeón de la Copa Argentina, título que además lo mete en la fase de grupos de la Libertadores y en la Supercopa contra Racing, y de la Recopa Sudamericana, con la posibilidad de ser puntero de la Superliga si le gana el postergado a Independiente y finalista de la Copa, en la que estuvo a tres minutos de ganarle a Flamengo y ser campeón. Una lista de objetivos que es el sueño de cualquiera en el arranque del año.

Pero además el juego. Si bien el primer River de Gallardo (el equipo cambió con el ingreso de Ponzio al medio para la semi de Sudamericana contra Boca) tenía puntos de comparación cercanos a éste, después de un arranque resacoso post fiesta madrileña, a lo largo del 2019 erigió un fútbol constante, valiente con independencia del terreno, voraz, por momentos lujoso, sin perder esa tremenda presencia y capacidad para reponerse que siempre lo caracterizó.

En el segundo semestre, River perdió solo seis partidos (dos en Libertadores y cuatro en Superliga, todos de local) de los 27 que disputó. Y más allá de los atenuantes (la insólita derrota con dos penales errados vs. CASLA o alguna vez que Gallardo guardó a los titulares) si ampliamos la cuenta a todo el 2019, son 14 derrotas sobre 65 encuentros.


Si bien no tendrá la estridencia del 2018, lejos de tener un mal año, este 2019 nos entregó su mejor versión si vemos la imagen panorámica: nunca antes había peleado en los tres frentes hasta el final. Esta realidad también se explica por un plantel con más recambio de calidad, pero Gallardo también tuvo que muñequear escollos como las lesiones de Pratto (sin goles en el segundo semestre) y Quintero o la sequía de Suárez.

Será por todo eso, y también por su sed de revancha, que Gallardo adelantó las navidades al anunciar su continuidad al frente de River para el 2020: ahora va por la Superliga, título en que algunos quieren buscarle un último pagaré. En definitiva, otro tremendo año dentro en una gran era: dirigió 285 partidos en el club y ganó 11 títulos, lo que da un promedio de un título cada 26 partidos.


Fuente: Olé