Lunes 21 de Octubre de 2019

Deportes

Argentina-Alemania: la autocrítica de Lautaro Martínez y Tagliafico y la alegría de Alario y Ocampos

Miércoles 9 de Octubre de 2019
Ocampos celebra su primer gol en su bautismo en la selección; lo acompañan Acuña y Alario Fuente: Reuters
© La Nación

Ocampos celebra su primer gol en su bautismo en la selección; lo acompañan Acuña y Alario

El empate que Argentina rescató ante Alemania, después de la rápida desventaja de dos goles, cuando apenas se jugaban 21 minutos, modificó el clima, cambió el semblante de los futbolistas. El reconocimiento de los errores y la felicidad por la actitud y el entusiasmo para atacar sin desprotegerse, fueron las aristas que los protagonistas resaltaron en la noche de Dortmund.

Por un lado, Lautaro Martínez se mostró autocrítico con su rendimiento. "En lo individual no me voy conforme porque creo que no hice un gran partido, más allá de que uno trata siempre de correr y de ayudar al equipo desde otra faceta si no está fino con la pelota. No me voy conforme. Cuando tenés un delantero al lado es importante, porque con centrales como los que tenía Alemania lo necesitábamos, más todavía con el resultado. Con Lucas (Alario) nos sentimos muy bien, aunque (en el segundo tiempo) perdimos los pases filtrados de Paulo (Dybala)", consideró el Toro.

"En el primer tiempo nos enfrentamos a una selección que juega muy bien al fútbol, nos puso las cosas complicadas con el resultado. Si bien sabíamos que si perdíamos pelotas ellos estaban atentos y con tres delanteros bien abiertos, lo sufrimos. En el segundo tiempo creo que cambiamos la mentalidad, cambiamos la idea, nos pusimos más en campo rival y eso hizo que empatemos el partido y obviamente estuvimos ahí de ganarlo. El segundo tiempo es con la imagen que nos quedamos", expresó el atacante del Inter.

En el primer tiempo, los errores defensivos en el intento de progresar con pases filtrados, le allanaron el camino a Alemania. Dos jugadores de experiencia como Nicolás Otamendi y Nicolás Tagliafico admitieron esa falencia. "Cometimos errores en el primer tiempo, más que nada cuando teníamos el balón, con malas decisiones, y eso generaba que nos salieran de contraataque. Quedábamos con mucho campo atrás y corriendo de espalda, lo que pudimos corregir en el segundo tiempo: acomodamos una línea de cinco jugadores y equiparamos las bandas, donde nos estaban haciendo daño", señaló Tagliafico, que no se excusó en que en la Argentina actúa en una posición diferente a la que desarrolla en Ajax. "Mi posición natural es lateral por izquierda, con línea de 3 o 5 me adapto; sé que en la selección juego de una manera diferente a la del equipo, pero uno se tiene que acomodar a lo que precisa el momento y a lo que pide el entrenador", relató el exIndependiente.

Para Otamendi, de los jugadores con más experiencia en la selección, el resultado y remediar errores sirven para el futuro. "Nos convirtieron por errores nuestros, porque debíamos circular rápido con la pelota para que no nos complicaran al transportar o dar pases lentos. Sí tuvimos la tranquilidad y no desesperarnos para aprovechar las situaciones. Entendimos que si convertíamos lo podríamos atacar con orden", dio el zaguero del Manchester City, que sobre lo que vendrá, especificó: "Vienen chicos nuevos, que se incorporan al sistema de juego y lo están haciendo de la mejor manera. Debemos tratar de tener un sistema y que el que le toque estar cumpla con lo que pide el entrenador".


Las sonrisas y las alegrías de Lucas Alario y Lucas Ocampo, los goleadores frente a Alemania, y un análisis acerca de las razones que les simplificaron la tarea a los germanos para derrotar a Agustín Marchesín, fueron los ejes de las charlas entre los jugadores y los medios.

"Hay que rendir y prepararse para los pocos minutos que toquen jugar. Hay que demostrar que uno quiere estar y que puede aportarle al equipo. Los jugadores queremos ponérsela difícil al entrenador, con ganas y actitud", explicó Alario, que se marchó satisfecho por marcar el descuento y en lo colectivo porque la selección revirtió la desventaja de dos goles ante un rival poderoso, aunque haya presentado una alineación sin varios consagrados. "Sabíamos que tienen jugadores rápidos, de ataque directo, sin demasiada posesión, y nos tomaron por sorpresa en algunos fallos que tuvimos en el primer tiempo. Después, fuimos más precisos en los pases y a partir de ahí los atacamos, los obligamos a bajar la guardia, porque debían atacar menos y defenderse más", agregó el atacante de Bayer Leverkusen.

El santafecino fue un apellido sobre el que conversaron César Luis Menotti, secretario general de selecciones nacionales, y el DT Scaloni en varias oportunidades, como lo admitió el seleccionador: "Cuando estábamos con [Jorge] Sampaoli lo habíamos traído y nos dejó contento. Después perdió espacio, pero un día hablando con Menotti tocamos el tema y concordamos que era una pieza importante para convocar: hoy demostró que quiere estar, más allá del gol y las jugadas que hizo. Porque perdió y recuperó pelotas y si eso contagia al resto".

Ocampos, otro jugador con pasado en River como Alario, marcó el 2-2. "No tengo palabras todavía, es todo soñado. Trabajé mucho para estar acá se me dio, así que me voy más que contento", dijo desde el campo de juego el jugador de Sevilla. "No fue fácil, pero demostramos una cuota de carácter y pudimos empatar, algo que por el esfuerzo que hicimos era importante para el grupo", comentó el quilmeño, de 25 años.


Fuente: La Nación