Viernes 20 de Septiembre de 2019

FRANCOTIRADOR

El equipo y las estrellas

Jueves 12 de Septiembre de 2019
En un equipo con cinco volantes y que juega de contra, ¿dónde entra Leo? (Foto Tato Pagano / prensa AFA)
© Olé

El planteo de Scaloni contra México tuvo ejecución eficiente y un resultado que da confianza. Pero no sirve cuando juegue Messi.

Scaloni armó un planteo defensivo que le dio resultado contra México, al aprovechar eficientemente espacios y errores regalados por el equipo del Tata Martino, pero que difícilmente pueda ser usado con frecuencia. Fue un 4-5-1 similar al que diseñó Alfaro para intentar que Boca no perdiera con River. La diferencia es que la calidad de los jugadores de la Selección y especialmente la noche soñada de Lautaro Martínez hicieron que Argentina lastimara profundamente con sus contras, mientras Boca pasó pocas veces la mitad de la cancha.

Ahora bien, está claro que Scaloni pensó este partido y que una victoria así, una goleada así, le da confianza a él mismo en este cargo ya definitivo aunque no legitimado por la sociedad futbolística. Podrá sentir con toda lógica que el alumno superó al maestro, dada su victoria estratégica sobre el Tata, un entrenador con muchos más pergaminos que el actual DT de la Selección. Ese convencimiento mostrado por los jugadores que se esforzaron para darle lucimiento al cauteloso sistema táctico dio lugar a la sensación de equipo, de equipo consistente, que sabe lo que quiere y a lo que juega, funcionamiento tantas veces reclamado en la Selección.


El pequeño detalle es que esta forma de jugar, con una línea de cinco volantes que juegan pero se sacrifican, con volantes externos que vuelven persiguiendo laterales y un solo punta adelante a lo llanero solitario, no se puede replicar con Messi y Agüero. Entonces, es ahí cuando baja un poco el precio de la goleada. ¿Jugamos para ganarle a México o para tratar de encontrar un funcionamiento sustentable en el tiempo? ¿Cómo se inserta Messi en un sistema tan defensivo? ¿Va a volver por la banda marcando al lateral rival? Está claro que el ingreso al equipo de Messi obligará a un cambio de sistema táctico y si a eso se le suma el Kun, hay que pensar en un equipo completamente distinto y otro funcionamiento.


Fuente: Olé