Sábado 21 de Septiembre de 2019

Gimnasia La Plata

Khalil Caraballo: del peor debut en Primera a tener a Maradona como DT

Miércoles 11 de Septiembre de 2019
Diego Maradona, en su presentación como DT de Gimnasia. A la derecha, con el brazo izquierdo levantado, el delantero Khalil Caraballo. (Foto Juan Manuel Foglia).
© Clarín

Su estreno duró seis minutos: lo echaron por una patada voladora. Pero ahora se esperanza con la llegada de “D10S”, como le dice al entrenador.

"Este está grandote, no está como para pelearlo". El que hace la broma en el revolucionado vestuario de Gimnasia y Esgrima de La Plata es Diego Maradona (58). Y el destinatario es Khalil Caraballo (20), el corpulento delantero que hace 11 días tuvo el peor debut para un jugador de Primera División: entró en el segundo tiempo y duró apenas seis minutos porque se ganó la expulsión menos protestada en la historia del "Lobo". Los hinchas de Argentinos se colgaban del alambrado y lo más suave que le gritaban era "asesino". Pero él no escuchaba nada, se quería morir en ese instante, como advirtió alguna vez Blas Giunta.

Si uno escribe en el motor de búsqueda de Google "Gimnasia Argentinos...", la primera palabra que les sigue es "patada". Es por la patada voladora que el mismo joven que hasta hace pocos años vestía la casaca rojinegra de Deportivo La Dulce hizo un pleno en el cuello del arquero Lucas Chávez, lo cual le valió la segunda tarjeta roja desde que juega en Gimnasia (la anterior fue en la Reserva, en enero pasado).

"No soy un jugador violento. Me comieron la ansiedad y las ganas de mostrarme, entré en un momento difícil, aunque obviamente quería estar. No medí la fuerza y ni lo miré al arquero. Calculé muy mal", le dice a Clarín "El Tanque", como lo apodaron sus compañeros por su metro 87 de estatura y los 89 kilos de peso.

Su amargo estreno fue en el estadio que lleva el nombre de "Diego Armando Maradona", el mismo que hoy, vueltas de la vida mediante, le da las órdenes como entrenador, el que siempre tiene un "jugador del pueblo" en su equipo.

"Nunca me imaginé que me dirija el más grande de todos los tiempos", cuenta el delantero, que en 2015 se probó en Estudiantes y Gimnasia, los dos clásicos rivales de la ciudad, pero eligió al "Lobo" porque, dice, "me trataron mejor". Esa misma temporada, con 15 años, había debutado en la Primera de Deportivo La Dulce, en la liga de Necochea. Metió ocho goles en 12 partidos y concitó la atención de los dirigentes de los dos archienemigos de La Plata.

Su mamá, Celeste Ríos (37), es empleada doméstica y sabe lo que es la humildad, salir a trabajar para ganarse el pan. Su papá Gustavo (51), también: es camionero y transpiró fútbol en La Dulce, un pueblo de casi 2.200 habitantes, en el sur bonaerense.

Allí, este deporte está peleando palo y palo con el automovilismo, sobre todo por aquellos años dorados, ochentosos, con el Ford Falcon azul y amarillo de Eduardo Antonio Marcos, "Marquitos", en el TC .

Los que lo conocen a Khalil cuentan que tiene las mismas características de delantero que su padre: guapo, encarador, picante, amante del roce, al estilo "Oso" Pratto, aunque él tiene como espejo a Darío Benedetto.

Khalil no fue el único que padeció su debut. También el DT, Hernán Darío Ortiz, quien tuvo que dejar el cargo, por los malos resultados en la Superliga y el fantasma del descenso cada vez más cerca.


Aquella tarde en La Paternal le tocó, de yapa, el control antidóping. Tardó una hora y cuando entró al vestuario lo estaban esperando todos, ya duchados y cambiados para dejar el estadio. Algunos lloraban, por la salida del entrenador. Entonces les pidió disculpas, uno por uno, incluido "El Indio".

"La noche previa al partido no dormí nada. Me despertaba a cada rato. Recién cuando entramos al vestuario vi mi camiseta y me enteré que iba al banco de suplentes. Pensé en mi familia, en La Dulce y en todos los que me apoyaron. Por suerte hubo compañeros que me hablaron y me aconsejaron, como (Marco) Torsiglieri, (Matías) 'Caco' García, Víctor Ayala, (Claudio) Spinelli, (Alexis) Martín Arias...", enumera.

Este martes, en el primer entrenamiento de Maradona como DT de Gimnasia, recibió el saludo de la leyenda viviente: "Vi que te echaron, te dieron dos fechas (de suspensión), no tenés que bajar la cabeza, tenés que seguir", le dijo. Él, nervioso, apenas pudo murmurar una respuesta.

"Le gusta que lo tratemos como alguien normal, que tomemos mate con él. Ahora nos pidió que cada uno esté en su peso, que nos cuidemos. También nos habló de la responsabilidad de llegar a tiempo a los entrenamientos, al menos una hora antes", comenta sobre el vínculo con el técnico.

Tras la roja contra Argentinos, Caraballo recibió el respaldo generalizado del plantel. "A Messi también lo echaron cuando debutó en la Selección", exageraron, como para que no se deprimiera tanto.

Khalil todavía se ríe por la comparación, pero ahora sólo piensa en tener una nueva oportunidad, como dice él, "con D10S en el banco" y con un pueblo convulsionado que vuelve a tener un jugador en Primera, debutante en el mismo club, por el arquero José Luis Ducca (luego Independiente y Temperley, entre otros), en 1977.

EMJ


Fuente: Clarín