Sábado 19 de Octubre de 2019

Deportes

Habló Roddy Zambrano, el árbitro de Argentina-Brasil: de la "falta de Agüero" y el "no vi a Otamendi" al lamento de la selección

Martes 9 de Julio de 2019
Fuente: Archivo
© La Nación

El ecuatoriano Roddy Zambrano defendió hoy su actuación en el partido que Argentina perdió 2-0 ante Brasil, por las semifinales de la Copa América, se mostró sorprendido por las declaraciones posteriores de Lionel Messi y aseguró que "sabía" que el perdedor del choque "iba a buscar un culpable". "Todo acabó bien. Brasil fue superior en toda la fase de la Copa. Sabíamos que el perdedor iba a buscar a algún culpable en este partido, en este caso el árbitro", dijo Zambrano en declaraciones a la radio Súper K 800 de su país.

El ecuatoriano quedó en el ojo de la tormenta por dos jugadas polémicas en que Argentina reclamó penal y el árbitro no pidió asistencia del VAR. "En la jugada de Dani Alves y Agüero tienen que ver la imagen de atrás del arco. Agüero hace una falta temeraria, de esa jugada salió el contragolpe y Brasil hizo el segundo gol. Eso fue lo que vi en la cancha", comentó.

"Y en el choque entre Arthur y Otamendi fue en un tiro de esquina. Es muy complicado ver a 18 jugadores en el área que se sujetan, que se empujan, que se agarran... Yo vi cuando Otamendi estaba caído, la infracción no la vi. El VAR revisó y dijo que era una jugada gris. Otamendi también buscó chocar al defensor, fue quien propuso el choque", agregó.


Zambrano también despejó las dudas sobre el funcionamiento del VAR, luego de que corrieran versiones sobre posibles interferencias en la comunicación. "Nunca dejamos de estar en contacto -afirmó-, no entiendo por qué se inventa eso. Todas las comunicaciones quedaron grabadas. El partido terminó bien". Finalmente, y respecto de las duras declaraciones de Messi, el árbitro indicó: "Messi es un jugador que se dedica a jugar. Nunca tuve problemas con él. La verdad, me sorprendieron las declaraciones de él luego del partido, pero bueno, cada quien tiene su opinión".

Télam


Fuente: La Nación