Viernes 20 de Septiembre de 2019

Deportes

Efecto Mac Allister: quiénes fueron los últimos "jugadores del momento" buscados por los grandes del fútbol argentino

Viernes 14 de Junio de 2019
Alexis Mac Allister, pretendido por Boca, Independiente, Racing, San Lorenzo, Estudiantes y Argentinos Fuente: AFP
© La Nación

Alexis Mac Allister, pretendido por Boca, Independiente, Racing, San Lorenzo, Estudiantes y Argentinos

Dos horas de videos y charla entre un entrenador y un posible refuerzo. La idea es tentarlo, seducirlo, pero sobre todo intercambiar información. Eso sucedió con Sebastián Beccacece, flamante entrenador de Independiente, y Alexis Mac Allister, un enganche que puede readaptarse a jugar en otras posiciones pero que no solo es codiciado por los Rojos, sino que también apareció en las últimas semanas en el radar de Boca (sería su destino finalmente), Racing, San Lorenzo, Estudiantes y Argentinos, donde estuvo los últimos seis meses mientras esperaba que se destrabe su visa de trabajo con el Brighton inglés, actual dueño de su pase. Es la situación de Alexis, pero lo cierto es que el fútbol argentino ha tenido varios casos de "figuritas del mercado", esos jugadores que eran pretendidos por varios equipos al mismo tiempo.

Entonces, a mayor demanda, el futbolista tiende a definir por detalles, que pueden ser desde asteriscos económicos, el color de la camiseta o los proyectos de los entrenadores para quien pasará a jugar. Por eso cada charla, incluso cada mensaje de whatsapp puede resultar clave en una negociación.

Mac Allister está muy cerca de firmar con Boca. Pero antes charló con Beccacece, que le explicó por qué lo quiere y en qué sector de la cancha planea ubicarlo. También lo hizo con Gabriel Milito, DT de Estudiantes. Y en las últimas horas recibió el llamado de Gustavo Alfaro. A cualquier futbolista con 20 años y su proyección le gustaría estar en la situación de Mac Allister. Y encima el jugador no solo tiene conocimiento de los clubes que lo tientan, sino también de cómo encajarían sus características dentro de los gustos de cada técnico. Mira, piensa, analizará su rol, pero también su rol dentro del contexto grupal porque sabrá qué competencia tendrá en cada plantel. A simple vista, Mac Allister tendrá mucha más competencia en Boca, además de arribar a un equipo en donde su entrenador planea jugar sin enganche (4-4-2). Será todo un desafío para el hijo de Carlos, quien se puso la camiseta xeneize entre 1992 y 1996.

Un caso similar fue el que vivió Nicolás Bertolo en junio de 2015. Surgido de las inferiores de Boca, su muy buen presente en Banfield despertó el interés de River, San Lorenzo y Racing. Terminó firmando por cuatro años tras ser tentado por un llamado de Marcelo Gallardo. "Me toca estar en River y tengo que demostrar que estoy a la altura. Hice las cosas bien, estoy tranquilo, confío en mí. Esto me agarra en un buen momento y las expectativas son muchas. Si me toca hacerle un gol a Boca, claro que lo voy a gritar", dijo Bertolo, que en ese momento tenía 29 años. Y había agregado: "Yo soy grande, no soy un chico, sé lo que viene y las put... que me van a decir. Pero si no quería que me putearan, me hubiese ido a la India. Tomo las decisiones para mí, no puedo estar pensando en lo que dice la gente".

Claro que en ese momento el más enojado de todos fue Marcelo Tinelli. El vicepresidente de San Lorenzo tuiteó varios mensajes: "Leía declaraciones de este jugador de Banfield que no quiso venir, y le agradecí a Dios por esto. San Lorenzo es muy grande", seguido de "Este muchacho de Banfield es una persona que siempre nos dijo que tenía la opción de San Lorenzo al mismo nivel que la de River" y por último: "Que pérdida de tiempo para nosotros estar negociando con un jugador que declara que ya tenía su decisión tomada hace tiempo. Mamita!"

Bertolo no quiso seguir la polémica con el dirigente: "Aprovecho para agradecer a San Lorenzo, a su presidente, y a Bauza, siempre que me llamaron lo hicieron con mucho respeto. Agradezco la oportunidad de San Lorenzo, que es un equipo grande, pero River es River y yo me había quedado con esa espina desde el semestre pasado: de vestir la camiseta de River, el más grande". Gallardo lo había querido seis meses antes.


El Muñeco se quedó con otra pulseada importante: Javier Pinola. Tras su muy buen regreso del fútbol alemán y su desempeño bajo la dirección técnica de Eduardo Coudet en Rosario Central, el defensor zurdo recibió un llamado de Guillermo Barros Schelotto para jugar en Boca, también lo quería Racing, donde tuvo un muy buen paso entre 2003 y 2005. Primero fue la dirigencia de la Academia quien se comunicó con los dirigentes canallas y luego Daniel Angelici. Pero Pinola se inclinó por la entidad de Núñez: "Tengo pegada la camiseta de River desde chiquito, por un momento la dejé de lado. Ahora disfruto lo que alguna vez disfruté con mi viejo acá", confesó tras ganar la Libertadores 2018. Soñaba con ganar la Copa que siguió como hincha en 1996 y se le dio nada menos que tras ganarle la final a Boca en Madrid. Los dirigentes de Central no querían negociar a Pinola, pero el pase se realizó finalmente en 1.500.000 de dólares, el precio de su cláusula de rescisión.

Ignacio Piatti, mediocampista ofensivo con gol, siempre interesó a los clubes grandes. El 16 de agosto de 2012 se convirtió en refuerzo de San Lorenzo, momento en el que también era pretendido por Independiente y Boca. El Ciclón le pagó a Lecce, de Italia, el 25% del pase en 1.000.000 de dólares. Fue determinante en esa gestión la participación de Tinelli, quien recientemente había sido designado vocal de la Comisión Directiva provisoria del club de Boedo. Lo pretendía Julio César Falcioni para el equipo xeneize y también Cristian Díaz para los Rojos, donde Nacho había jugado en la temporada 2009/2010. Piatti terminó siendo clave para la conquista de la primera Copa Libertadores en la historia de San Lorenzo bajo la conducción de Edgardo Bauza. Antes, había ganado el torneo Inicial 2013, con Juan Antonio Pizzi como DT, siendo el goleador del equipo con ocho anotaciones.

Eso sí: Boca y River, los más poderosos del fútbol argentino, no siempre salen ganadores. En ese sentido, el caso emblemático fue el de Walter Montoya, volante derecho de Rosario Central. En enero de 2017 tironearon fuerte desde la Bombonera y el Monumental por él (y el duelo siguió en otro mercado de pases), pero al final emigró primero al Sevilla dirigido por Jorge Sampaoli (a cambio de 5.000.000 de euros). No le fue bien y siguió en Cruz Azul (México) y Gremio (Brasil), con poca fortuna.

Algunos ejemplos de futbolistas requeridos por más de un club. Sensaciones, evaluaciones y toma de decisiones. Aunque muchas veces las historias no terminen bien... ¿Qué mejor para un jugador que poder elegir dónde continuar su carrera para dar un salto de calidad?


Fuente: La Nación