Miércoles 13 de Noviembre de 2019

Copa América

Con el equipo listo para el debut, De Paul se lució y Messi no pudo festejar

Jueves 13 de Junio de 2019
El equipo se distendió con un entrenamiento divertido en el club Vitoria y Scaloni ya tiene lista la formación para el debut. (Juano Tesone / enviado especial)
© Clarín

Scaloni ya tiene definida la formación para enfrentar a Colombia. En una práctica distendida, Leo mostró que no le gusta perder a nada.

Se acerca la hora. Y se nota. En la ansiedad de la prensa por entrar a ver los 15 minutos permitidos del entrenamiento. Y se nota porque creció el número de cronistas, sobre todo brasileños. Esta vez hubo acceso al tramo final de la práctica en el club Vitoria, gran oportunidad para ver algunas jugadas interesantes del triangular de futbol reducido, dos golazos de De Paul y de Dybala y una joya de Messi. También el enojo de Messi, porque su equipo perdió.

Si no hay inconvenientes de último momento, Argentina debutará con Armani; Saravia, Pezzella, Otamendi, Tagliafico; Lo Celso, Rodríguez, Paredes, Di María; Messi, Agüero. Tan aceitado parece todo que Lionel Scaloni no hizo fútbol formal como en las sesiones de los días anteriores. No paró a los 11. Parece que lo tiene todo claro y bajo control.

Una cosa distinta es cómo va a parar a esos hombres, casi una sutileza. Todo depende de las posición de Di María. Si es extremo, se cerrará Paredes para armar un doble cinco con Guido Rodríguez. Si Fideo se tira a volantear, entonces Paredes jugará más suelto, casi como el enganche natural que fue en sus inicios en las inferiores de Boca. También se ensanchará Lo Celso. Adelante, la dupla Leo-Kun es inamovible.

Aunque el técnico no paró el equipo, no faltó fútbol. Hubo un triangular del que no participaron Andrada, Di María, Agüero y Otamendi quienes fueron al gimnasio a hacer trabajos de refuerzo muscular. Pero no hay molestias ni lesiones a la vista.


Rodrigo de Paul fue protagonista del día. Primero porque fue quien asumió la rueda de prensa junto a Pezzella. Y en el entrenamiento porque metió un golazo de media distancia con un zurdazo estupendo. Paulo Dybala también se lució con un remate a un ángulo que bajó deslizándose por la red, como se la pelota se derramara mansamente.

Y Messi, claro. Siempre Messi. Leo hizo una jugada de esas que levantan a las tribunas si se tratara de un partido oficial. Corrida, freno, quiebre de cintura, enganche de zurda para quedar perfilado y remate al arco. Era golazo, también. Pero dio en un palo. Hubo un murmullo de asombro en todo el predio.

Pero Messi se fue con la cara larga. Es que su equipo perdió en ese triangular. Y no le gustó. No le gusta perder, ni siquiera en esas cosas. Divididos los jugadores disponibles en tres equipos de pecheras rojas, naranjas y blancas, Leo jugó con esa junto a De Paul, Casco, Pezzella, Pereyra y Pizarro. El arquero inicial fue Armani, luego Marchesín y después uno de los sparrings. Los tres arqueros rotaban en los tres equipos. Se jugaba como en el potrero: el que hace el gol sigue. Y el de Messi no siguió. Por eso, se fue haciendo puchero. Futbolista de raza hasta en las prácticas.


Fuente: Clarín