Lunes 17 de Junio de 2019

Deportes

Por qué las cinco mayores ligas de Europa repitieron campeones por primera vez

Messi y el trofeo de campeón de la Liga de España Fuente: AFP
© La Nación

Messi y el trofeo de campeón de la Liga de España

Miércoles 22 de Mayo de 2019

Por primera vez en la historia, las cinco grandes ligas europeas repitieron los campeones. En cuatro países hay hegemonías establecidas, dominadores con puño de hierro: España, Italia, Alemania y Francia. En el quinto, Inglaterra, es donde suele haber un poco más de alternancia y revalidar el título de liga implica una exigencia mayúscula. El Manchester City de Pep Guardiola , tras haber dado la vuelta olímpica en 2018 con 100 puntos, en esta temporada necesitó 98 y una definición en la última fecha. Liverpool lo persiguió y llegó a las 97 unidades, cifra con la que habría sido campeón en 25 de las últimas 27 Premier League .

Las consagraciones de Barcelona , Juventus y PSG fueron más cómodas y anticipadas. A Bayern Munich le costó un poco más que en años anteriores. El repaso en cada una de las cinco grandes ligas arroja lo siguiente.

Lionel Messi es un fenómeno de regularidad, un especialista de la fecha a fecha, de la contribución constante que hace la gran diferencia al final. Con 36 goles en 34 partidos, se quedó con más de un tercio de la efectividad de Barcelona (90 goles). Solo faltó a dos partidos por la lesión en un brazo y en otros dos fue preservado por descanso. Goleador de la Liga por sexta vez en su carrera, Messi, desde su debut, conquistó diez de 15 ligas. El equipo de Valverde terminó con 11 puntos de ventaja sobre Atlético de Madrid, que le siguió el tren al líder hasta donde pudo, y 19 sobre Real Madrid, inmerso en una pesadilla que se devoró a dos directores técnicos en su primera temporada post-Cristiano Ronaldo. Barcelona no necesitó una campaña aplastante: los 87 puntos que lo encumbraron son menos que los 93 de 2018, lo 91 de 2016 y los 94 de 2015. Y en 2013 quedó la cima de las 100 unidades. Las únicas turbulencias fueron en las primeras ocho fechas, cuando perdió por primera vez en la historia con Leganés, se dejó en el camino nueve puntos sobre 12 y Sevilla se subió por un rato al primer puesto. A partir de mediados de octubre, se puso en marcha la dinámica ganadora.

Hacía 10 años que un equipo no revalidaba el título de la Premier League, desde el Manchester United de Alex Ferguson. Entre los cinco campeonatos más importantes de Europa, ninguno es tan reñido y electrizante como el de Inglaterra. El Manchester City de Guardiola venía de alzar el trofeo con 100 puntos. En esta temporada, en un momento pareció que quedaba fuera de carrera por la consistencia de Liverpool, pero en 2019 el City encadenó 14 victorias consecutivas y terminó un punto por delante del conjunto de Jürguen Klopp.

Sergio Agüero fue el goleador del City, con 21, unos menos que los tres que compartieron el primer lugar: Mohamed Salah, Sadio Mané y Pierre Aubameyang. Después de once años, se despidió el zaguero y capitán Vincent Kompany, que se incorpora al Anderlecht en la doble función de jugador y entrenador.

El calcio es propiedad de Juventus. Otra vez fue campeón por un amplio margen, con 11 puntos de diferencia sobre Napoli a falta de una fecha, mientras Inter y Milan no terminan de reinventarse. El octavo scudetto seguido iguala la marca de Celtic en Escocia y en Europa quedó a cinco de los 13 torneos locales seguidos de BATE Borisov (Belarús).

Cristiano Ronaldo, incorporado esencialmente para aspirar a una Champions League en la que el sorprendente Ajax le cerró el paso a la Vecchia Signora, aportó 21 goles (cinco penales). Mucho más a la sombra quedó Paulo Dybala , con cinco tantos, en su producción más pobre en sus cuatro temporadas en Turín. Con el título se despidió Massimiliano Allegri tras cinco años en el banco y se retiró del fútbol un referente del club, el zaguero Andrea Barzagli (38 años).

Quizá lo que rompió el molde en la Serie A fue el nombre del capocannoniere: el veterano delantero Fabio Quagliarella (36 años), con 26 goles (9 de penal) para Sampdoria. Cuatro tantos en la última jornada deberán hacer para alcanzarlo el polaco Piajtek (Genoa/Milan) y colombiano Zapata (Atalanta).

No tiene oposición dentro de Francia el club que es dirigido por la familia real de Qatar. A falta de una fecha, PSG le saca 16 puntos a Lille en un torneo que se adjudicó hace varias semanas, por sexta vez en los últimos siete años (solo Monaco intercaló su nombre en 2017).

Según la prensa francesa, la conquista de la Ligue1 no corrige la sensación de decepción que le dejó la temporada a PSG, que volvió a fracasar en la Champions League (increíble eliminació contra un juvenil Manchester United) y no pudo extender su dominio local en la Copa de Francia ni en la Copa de la Liga. En su primer año, el técnico alemán Thomas Tuchel debió escuchar muchas críticas.

Si bien Neymar volvió a estar tres meses fuera de los campos por una lesión, PSG lleva marcados 104 goles, la mayor parte distribuidos entre Mbappé (32), Cavani (18), Neymar (15) y Di María (12). Igual cantidad que el Fideo convirtió Emiliano Sala para Nantes, hasta que en enero fue transferido a Cardiff y tuvo una trágica muerte al caerse en el mar el helicóptero que lo transportaba hasta la ciudad británica.

Esta vez, no fue campeón por aplastamiento. Es más, a mediados de octubre estaba sexto entre 18 equipos. Daba la impresión de que Borussia Dortmund iba a cortar el monopolio de las seis Bundesligas consecutivas de Bayern Munich, que el esprint final se quedó con la séptima, con dos puntos de diferencia sobre el escolta. Más emocionante que la repetida consagración fue que haya coincidido con la despedidas de dos baluartes de las bandas: Frank Ribery (36 años) y Arjen Robben (35), quienes cierran sus carreras en el club bávaro con siete Bundesligas. Por cuarta vez en las últimas seis temporadas, el goleador del certamen fue el polaco Robert Lewandowski, con 22.

Fuera de las cinco grandes ligas, donde sí hubo nuevos campeones fue en Portugal, donde Benfica sucedió a Porto; y en Holanda, con Ajax tomando la posta de PSV Eindhoven.



Fuente: La Nación
Más artículos