Jueves 21 de Noviembre de 2019

Champions League

La lesión de Harry Kane, un gran dolor de cabeza para Mauricio Pochettino

Viernes 12 de Abril de 2019
Harry Kane, el goleador del Tottenham que Mauricio Pchettino pierde para el resto de la temporada (AFP PHOTO / Daniel LEAL-OLIVAS)
© Clarín

El goleador del último Mundial se lesionó el ligamento lateral del tobillo izquierdo y se perderá el resto de la temporada. Además, el volante sufrió la fractura de su mano izquierda.

Más allá de la victoria por 1-0, el partido de ida de los cuartos de final de la Champions League ante Manchester City le dejó al Tottenham un par de motivos para preocuparse. Por un lado la lesión de su goleador, Harry Kane, quien se perderá el resto de la temporada. Y por otro la fractura de Dele Alli, que pone en duda su presencia en los próximos partidos.

Para los de Mauricio Pochettino el problema más grave, sin dudas, es el de Kane, uno de los que perseguía de cerca al Kun Agüero en la tabla de goleadores de la Premier League (17 goles, contra 19 del Kun). El goleador del Mundial de Rusia volvió a sufrir la "maldición" de sus tobillos.

"Tiene una lesión significativa en el ligamento lateral de su tobillo izquierdo", según el parte médico del equipo, y se estima que deberá afrontar tres meses de recuperación, por lo que se perderá el resto de la temporada. "Las investigaciones continúan y nuestro personal médico seguirá evaluándolo durante la próxima semana", anunció el Tottenham, en un comunicado que difundió por las redes sociales.

Esto ocurrió el pasado martes, en el encuentro correspondiente a la ida de los cuartos de final de la Champions League, cuando el delantero llegó tarde a disputar una pelota con Fabian Delph y recibió un durísimo suelazo del volante del Manchester City y tuvo que abandonar inmediatamente el campo de juego.

Además, Dele Alli se fracturó su mano izquierda y es la gran duda para enfrentar al Huddersfield por la Premier League, el próximo sábado. De todas maneras hay optimismo para contar con él en la revancha del miércoles ante Manchester City.

Luego del partido del martes Mauricio Pochettino lamentó la lesión de su goleador: "Es muy, muy triste. Va a ser difícil y lo vamos a extrañar, quizás para lo que resta de temporada", sostenía el DT del Tottenham en diálogo con la cadena de televisión inglesa, BT Sport.

Los problemas de Kane con sus tobillos no son una novedad. Esta es la quinta lesión que sufre en esas articulaciones: tres fueron en el derecho y ahora sufrió la segunda en el izquierdo.


En septiembre de 2016 se rompió los ligamentos laterales del tobillo derecho, lesión que lo que lo dejó 49 días afuera de las canchas. Volvió a la acción en noviembre de ese mismo año, pero cuatro meses después, a principios de 2017, volvió a lesionarse la misma zona. Esta vez fue un esguince que lo paró casi un mes.

Ya en 2018, las alarmas volvieron a sonar y con fuerza. En marzo, tres meses antes de que comience el Mundial, el 10 del Tottenham volvió a torcerse el pie derecho. El parte médico arrojó la rotura parcial de los ligamentos del tobillo. Y se paralizó el corazón de los ingleses. Es que se temía que no llegara con los tiempos de recuperación para disputar la Copa del Mundo.

Las cosas no pasaron a mayores. Tres semanas más tarde retornó a los terrenos de juego y pudo estar en el torneo más importante a nivel selecciones, donde fue el goleador con seis tantos.

Y la penúltima vez fue en enero, cuando Kane sufrió la rotura de sus ligamentos laterales, aunque esta vez del tobillo izquierdo. Fueron 40 los días que transcurrieron hasta que el inglés volvió a disputar un encuentro. Entre otros partidos se perdió la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones frente al Borussia Dortmund alemán.

En total, el futbolista de 25 años estuvo parado 133 días por lesiones en sus tobillos. Fueron 24 los partidos en los que no pudo estar por esa "maldición". Y la cuenta no para.

JD


Fuente: Clarín