Sábado 7 de Diciembre de 2019

Deportes

El sueño mundialista del handball: los Gladiadores se ilusionan pese a las bajas importantes

Jueves 10 de Enero de 2019
Ignacio Pizarro, a punto de convertir ante los checos en el último amistoso, que terminó 26-26 Fuente: Archivo - Crédito: Alex Wipf
© La Nación

Ignacio Pizarro, a punto de convertir ante los checos en el último amistoso, que terminó 26-26

En un año que ofrece mundiales de básquetbol, rugby y fútbol femenino, el de handball masculino será el primer seleccionado celeste y blanco en salir a escena, cuando empiece a disputar la Copa del Mundo Alemania/Dinamarca 2019 .

En un conjunto marcado por las lesiones pero que conserva su orgullo, los Gladiadores -campeones panamericanos en 2018- figuran en el grupo D, que se jugará íntegramente en Copenhague, la capital danesa. La Argentina debutará este viernes ante Hungría, y después se enfrentará con Suecia el domingo, Egipto el lunes, Angola el miércoles y Qatar el jueves 17. Los tres mejores de cada una de las cuatro zonas avanzarán a la segunda etapa. Con los dos primeros adversarios como grandes favoritos en el grupo, los cruces con el resto se vuelven fundamentales para las aspiraciones nacionales.

Tras el exitoso ciclo de Eduardo "Dady" Gallardo, el español Manolo Cadenas tomó las riendas del seleccionado argentino a mediados de 2017 y afronta su primera prueba mundialista con los Gladiadores. El entrenador nacido hace 63 años en Valdevimbre cumple dos funciones a la vez, porque también está a cargo de Meshkov Brest, equipo de Belarús.

Para esta cita, la Argentina lidia con las bajas de tres piezas relevantes: Diego Simonet , Federico Pizarro y Pablo Vainstein, titulares habituales. Debido a esas ausencias, uno de los principales objetivos de Cadenas es ensamblar velozmente a un conjunto que tiene muchas caras nuevas. En eso se enfocó el entrenador en la preparación en el Cenard y en los amistosos con Alemania y República Checa (ver aparte), antes de arribar a Dinamarca. "Con la actitud que tienen los jugadores podemos pensar en grandes hazañas", expresó el español.

En comparación con el Mundial Francia 2017, el movimiento de piezas es notorio. Leonel Maciel, Ignacio Pizarro, Guillermo Fischer, James Lewis Parker, Nicolás Bonanno, Manuel Crivelli, Andrés Moyano, Santiago Baronetto, Ramiro Martínez y Gastón Mouriño están a las puertas de su primer mundial de mayores. Incluso, para Fischer, Crivelli, Parker, Martínez y Moyano será la primera competencia oficial en el seleccionado. Asimismo, cabe destacar que de la nómina de 18 jugadores, 16 serán elegidos hoy para la competencia y dos quedarán como reservas.

La misión no será sencilla. Diego Simonet, la figura del equipo, no llegó a recuperarse de un desgarro en un isquiotibial y quedó fuera del torneo. Pizarro sufrió una ruptura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. Y Vainstein, una del tendón de Aquiles derecho. Pero pese a los contratiempos, la expectativa radica en instalarse en la segunda ronda. El conjunto puede apoyarse en pilares, como Pablo y Sebastián Simonet, y como Gonzalo Carou, que protagonizará su décimo mundial.

Otro exponente de un vasto recorrido es Federico Vieyra, que jugará su quinto. "Estamos ansiosos y con ganas. La zona será competitiva y vamos a tener nuestras posibilidades. Los chicos nuevos van a poder mostrarse y deberán asumir responsabilidades. Sé que vamos a encontrar variantes para armar un buen sistema de juego. Y cada uno tendrá que aportar lo suyo para que no se noten las bajas", sostuvo Vieyra ante el sitio de la Confederación Argentina de Handball. "Los jugadores que no tenemos tanto protagonismo debemos aprovechar este momento", dijo, a su vez, Lucas Moscariello.


En su sexta Copa del Mundo, Sebastián Simonet sabe que este certamen precede al gran objetivo de 2019, los Juegos Panamericanos de Lima, clasificatorios para los Olímpicos Tokio 2020. "Jugar un Mundial siempre es especial. Este grupo está haciendo cosas lindas y queremos mostrar nuestra mejor cara para llegar bien a Perú. Las tres bajas son muy importantes, porque no tenemos tanto peso ofensivo, pero deberemos agarrarnos de otras cosas: ser agresivos en defensa y más prolijos con la pelota, ya que perdimos desequilibrio. No somos ilusos, pero no tienen que darnos por muertos", advirtió el mayor de los hermanos (32 años).

Se tratará de la 12ª participación nacional en mundiales, desde Japón 1997. La Argentina tuvo su mejor tarea al acceder a los octavos de final en Qatar 2015 y quedar 12ª. Aquella vez cayó frente a Francia, que sería el campeón. En Suecia 2011 terminó en la misma posición, pero no superó la primera rueda.

En Alemania/Dinamarca 2019 los tres primeros de cada zona avanzarán a la segunda rueda, donde se conformarán dos grupos de seis. Los dos primeros alcanzarán las semifinales. Después de tres mundiales, la Federación Internacional de Handball (IHF) decidió volver al formato main round de competencia, utilizado por última vez en Suecia 2011. Ya no habrá cuatro boletos a la siguiente fase, algo que claramente no ayuda a un seleccionado argentino diezmado, que, sin embargo, no deja de esperanzarse.

Antes de poner primera en el Mundial, los Gladiadores sostuvieron dos amistosos en Europa. Ayer, el seleccionado argentino igualó en 26 con República Checa, en Cheb, a 170 kilómetros de Praga. Sebastián Simonet, de penal, consiguió el tanto del empate con el tiempo casi cumplido. En la segunda mitad, los checos, que estarán ausentes en Alemania/Dinamarca, llevaron la diferencia a 6 goles, la máxima del partido, pero el cierre fue alentador para los dirigidos por el español Manolo Cadenas, con una defensa más agresiva, solventada por las atajadas de Matías Schulz, y con Federico Vieyra como máximo anotador, con cuatro goles.

En el partido inicial de preparación, jugado en Kiel, Alemania, el local derrotó a los argentinos por 28-13. La diferencia fue muy grande contra un seleccionado que aspira a subir al podio en su mundial compartido.


Fuente: La Nación