Jueves, 13 de Diciembre de 2018

Deportes

Canapino y el desembarco en Daytona para 2019: "Es como jugar el Mundial"

Crédito: Juncos Racing
© La Nación

Un piloto argentino y un equipo con el sello criollo tendrán las 24 Horas de Daytona en 2019. Agustín Canapino será uno de los cuatro tripulantes que tendrá el Cadillac DPi VR N°50 del Juncos Racing en la tradicional carrera que se desarrollará el 26 y 27 de enero, en la apertura del calendario de la serie IMSA. Entre los rivales del arrecifeño, cuya presencia fue anunciada en una conferencia de prensa que se desarrolló en las oficinas de General Motors, en Vicente López, estará el excampeón del mundo de Fórmula 1, Fernando Alonso, con un modelo similar. "Es el día más importante de mi carrera deportiva. Es una oportunidad increíble, como lo fue la Carrera del Millón en Stock Car, en Brasil. Somos dos argentinos aventureros que buscaremos dejar bien arriba la bandera de nuestro país. Es como jugar el Mundial: a los 15 años no tenía chance ni de manejar una bicicleta y a los 28 tengo la oportunidad de mi vida en el automovilismo", señaló Canapino, piloto oficial de Chevrolet, con contrato hasta 2020.

Mientras el arrecifeño dialogaba con los medios, en los Estados Unidos, el Juncos Racing hacía girar al Cadillac DPi VR. "Fui invitado a esta prueba, pero vengo con tres fines de semana de competencia, definiendo los campeonato de Super TC200, TRV6 [en ambos fue subcampeón] y ahora, desde el viernes, disputaré el Gran Premio Coronación de Turismo Carretera, en San Nicolás. El martes estaré sumándome en Daytona en la prueba de neumáticos -a partir de 2019 el proveedor será Michelin-, y será el primer contacto con el Cadillac en un ensayo que diurno y también nocturno. Tengo la experiencia del simulador, que fue muy buena, aunque no es lo mismo que sentir el auto. No paro de entrenarme, pienso en ese día: manejar un Cadillac en Daytona será una experiencia inolvidable", alentó, mientras Ricardo Juncos, propietario del Juncos Racing, lo escuchaba a través de una video conferencia. "Daytona es algo que me tiene en el aire. Es un desafío para todos, somos un equipo debutante", comentó Juncos, nacido en Tigre, criado en Corrientes, que retornó a Buenos Aires a los 18 años y que se marchó a EE.UU., tras la crisis económica de 2001, con apenas 400 dólares.

Un equipo debutante y la inexperiencia -tres de los cuatro pilotos nunca participaron de una carrera en Daytona- se ofrecen como un motor más que un déficit. "Tenemos gente con trayectoria, en quienes apoyarnos: ingenieros que participaron seis veces en Daytona y que ganaron en este circuito y en Le Mans. Hay pilotos que manejarán por primera vez autos con esa potencia [600HP], aunque ya hicieron pruebas. La puesta a punto, el balance y el consumo de los neumáticos, es fundamental. La tendencia de manejo es similar entre todos, eso es favorable. El tráfico, por experiencias ajenas, indica que hay que capitalizar los errores. Manejar de noche es complicado, aunque es un circuito con muy buena iluminación. Largar ya es una victoria", analizó Juncos.

El ritmo, la potencia del motor, la parte nocturna de la carrera y que se trate de una prueba de larga duración no son características a las que está acostumbrado Canapino, que no se siente preocupado por todas esas dificultades. "Me va a llevar algunas vueltas la adaptación, pero estoy confiado. ¿La preparación? Hasta que me suba al auto, puedo decir que tengo miles de carreras en el simulador y hasta salí segundo", dice con una sonrisa. "Miré muchos videos, cámaras on-board, estudié los detalles para tratar de ser lo más perfecto posible, aunque la realidad, en el auto, será otra historia. La carrera más extensa de la que participé son los Mil Kilómetros de TC, autos con una potencia inferior pero que no tienen dirección hidráulica. La Fuerza G, la calidad de visión, son desafíos que me gusta afrontar, como la extensión de la carrera y manejar de noche y por turnos", agrega el arrecifeño, que sorprendió hasta al propio Juncos cuando hizo la prueba en el simulador.

Este año, en la categoría GT Daytona, Ezequiel Pérez Companc participó de la mítica carrera que se desarrolla en el estado de Florida. En 1971, Néstor García Veiga terminó en el quinto lugar, junto con Luigi Chinetti Jr, al volante de una Ferrari 312. "El resultado es algo que será secundario, aunque es obvio que quiero ganar. Dos de los cuatro pilotos son de IndyCar [Kyle Kaiser y Rene Binder] y solo Will Owen tiene experiencia, porque corrió este año. Ser competitivos será un triunfo, aunque en Arrecifes somos pocos pero molestos", ensayó Canapino, nacido en esa ciudad, al igual que el Nene García Veiga.

Al automovilismo argentino siempre le faltaron proyectos y apoyo para los pilotos en el extranjero. Las negociaciones entre Jorge Maiquez, director deportivo del equipo Chevrolet, Carlos Sarlenga, presidente de GM Mercosur -participó del anuncio mediante una video conferencia, desde San Pablo- y Ricardo Juncos, encontraron en empresas como YPF, el banco Patagonia y el broker de seguros Martínez Sosa a patrocinadores para competir en Daytona en 2019. "¿A quién no le gustaría seguir? Pero hay que concentrarse en este momento", señaló Juncos. La ilusión está en marcha.



Fuente: La Nación
Más artículos