Viernes 15 de Noviembre de 2019

Violencia en el fútbol

Prometen seguridad para el plantel de Platense tras el apriete de la barra

Jueves 22 de Marzo de 2018
Presencia. Lugones, de la APreViDe, fue al predio de SETIA. Los futbolistas no se entrenaron este miércoles. (Foto: Germán García Adrasti)
© Clarín

La APreViDe dice que ya identificaron a los agresores que les robaron a los jugadores exhibiendo cuchillos tras la derrota con Estudiantes de Caseros.

Un partido, una derrota, la excusa del violento para manifestar su irracionalidad. Pasó en Vicente López, como en varias canchas del fútbol argentino a lo largo de la historia. Y lo sufrieron en carne propia los jugadores de Platense. Barras, cuchillos, amenazas, despojos y temor. Todo en el medio de una noche de furia, la del martes, consumada la caída ante Estudiantes de Caseros, que le arrebató la punta.

Veinticuatro horas después, la decisión de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Fútbol es que el hecho no quede impune y proteger a los futbolistas. Por eso este miércoles por la tarde, el titular de la APreViDe, Juan Manuel Lugones, se reunió con los dirigentes para informarles que avanzarán con la investigación, arrestarán a los autores del ataque y los sancionarán con la prohibición de concurrencia. En simultáneo, el plantel se juntó con Sergio Marchi, secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados, decidió suspender la práctica vespertina en SETIA y a partir de este jueves a las 9.30 se entrena en el predio que la AFA posee en Ezeiza hasta el sábado, un día antes del duelo contra Villa San Carlos en Berisso.

“Los jugadores van a tener nuestro respaldo. Hay un fiscal interviniendo y nosotros aspiramos que los responsables de la barra terminen presos. Algunos ya están identificados”, aseguró Lugones en la puerta de SETIA, un rato después de la charla con los dirigentes. El funcionario presentó la denuncia por los incidentes. Interviene la UFI de Vicente López Este, a cargo del fiscal Martín Gómez.

A esa altura de la tarde, los jugadores habían decidido cancelar el entrenamiento. Se habían encontrado con Marchi en una YPF de la autopista Riccheri. “Buscamos que se sientan seguros y lo primero que había que hacer es darle un lugar con mejores condiciones para que trabajen”, le dijo el sindicalista a Clarín. Por eso se comunicó con Pablo Toviggino, el secretario ejecutivo de la AFA que quedó a cargo de la casa madre de la pelota mientras Claudio Tapia está en Europa con la Selección, y le pidió el predio de Ezeiza. “Tuvo muy buena predisposición para colaborar con lo que le solicitamos”, añadió el Turco.

Los futbolistas contaron detalles de los disturbios que se produjeron después del partido. Daniel Vega, uno de los históricos del club, declaró: “Nos sentimos desprotegidos. Vinieron a putearnos y nos robaron ropa. Cuando llegó el encargado de la seguridad, se pudrió todo”. Fue Ariel Marzo, quien se ocupa de custodiar al plantel, el que se enfrentó a los cinco barras que se subieron al microbus en el que se moviliza el equipo. Entre ellos estaría el Viejo Tom, tal cual se hace llamar el jefe de la hinchada. Los violentos tenían cuchillos y al grito de “esto es Platense, hay que respetar la camiseta” se llevaron los buzos y las chombas de los futbolistas.


En ese momento, según pudo averiguar este diario, había dos policías. Una mujer que se escondió detrás de un dirigente y un hombre que observó todo sin intervenir. La situación se desmadró cuando otros diez barras tiraron abajo la puerta de acceso para la prensa y se acercaron al vehículo. El técnico calamar, Fernando Ruiz, insinuó que hubo una zona liberada. Lugones lo desestimó. “Si hubo algún error en el accionar policial, tendrán que responder. Pero nosotros no liberamos nada”, sostuvo.

Lo cierto es que apenas se destinaron 95 efectivos para el operativo de seguridad de un partido que albergó entre 13 y 15 mil hinchas en el estadio Ciudad de Vicente López. El cacheo fue muy lento, según contaron los hinchas, y el clima en las tribunas estuvo caldeado. Platense, que no había ganado los últimos tres partidos y tampoco había marcado goles, volvió a jugar mal y perdió (1 a 0 con un gol de Gastón Suso con un cabezazo inatajable). Estudiantes le sacó tres puntos de ventaja y se corporizó en el único líder del torneo de la B Metro a sólo siete fechas del final.

¿Cuánto tuvo que ver el resultado con la injustificable reacción de la barra? ¿O el móvil del ataque habrá sido, como piensan en el club, una manifestación de poder? Platense es una institución que tiene los sueldos y las premios de sus jugadores al día y uno de los pocos equipos que se concentra en la previa de los partidos. Así y todo, más allá de una campaña que empezó a ser irregular hace apenas cuatro fechas, no puede dar el salto de calidad. Los violentos irrumpieron en la escena. En las próximas horas, deberán rendir cuenta. APreViDe los quiere fuera de la cancha.


Fuente: Clarín