Domingo 5 de Julio de 2020

Finanzas y mercados

Megaemisión: dónde refugiarse para mantener las inversiones a resguardo

Miércoles 1 de Julio de 2020
Megaemisión: dónde refugiarse para mantener las inversiones a resguardo
© El Cronista

Por la cuarentena y el freno a la economía, el Tesoro enfrenta un deficit fiscal creciente, el cual es financiado con una emisión histórica que generá elevados niveles de inflación futura. Cómo cubrirse

La emisión monetaria que se observa hoy tendrá consecuencias negativas en los precios a finales de este año y principios del 2021 y sobre todo una vez que se salga de la cuarentena que ya lleva más de 100 días.

El hecho de que el Gobierno haya extendido el confinamiento implica una continuidad en el proceso de deterioro de la economía: menos nivel de actividad y consecuentemente menor recaudación y mayores gastos, generando un mayor déficit fiscal, el cual será financiado con mayor emisión monetaria.

Distintos analistas coinciden en que la normalización de la economía traerá consigo un contexto inflacionario significativo. Los excesos monetarios que se están gestando en la actualidad tendrán su consecuencia en precios y en el tipo de cambio en los próximos meses.

Con el mercado de capitales internacional cerrado, caída del nivel de actividad y recaudación hacen que todo el déficit, el cual es cada vez más grande, sea financiado enteramente con emisión. Este escenario implica serios riesgos de que los excesos monetarios se vayan enteramente a precios o al dólar.

Adrian Yarde Buller, economista jefe de Grupo SBS, advirtió que la política monetaria opera con rezagos a la vez que anticipa mayor inflación una vez que se normalice la economía.

“Algunos de estos elementos están presentes actualmente, pero el margen para sostenerlos en el tiempo parece muy limitado sin reservas ni fuentes de financiamiento adicionales a la emisión monetaria", analizó.

Por esta razón, consideró que "la normalización de la economia vendría acompañada de una aceleración de la inflación a partir del segundo semestre".

"El paso siguiente es imaginar la magnitud de esta aceleración inflacionaria. Esperamos que la inflación se acelere entre el 3,0% y 3,5% mensual en julio a agosto y luego escale al 5% mensual a partir de septiembre, terminando el año en 46% anual y llegando a 70% dentro de 12 meses”, proyectó.

Dado este escenario, la recomendación es justamente cubrirse mediante activos que ajusten por CER y ofrezcan protección ante la suba de precios, pagando una determinada tasa real.

Sobre este escenario, Francisco Velasco, head de research de Banco Mariva coincidió en que actualmente siguen prefiriendo los bonos que ajustan por CER por sobre el resto, dados los riesgos de una aceleración de la inflación.


Mantenemos nuestra recomendación sobre el bono Discount Pesos (DICP) para mantener exposición a duration con buena liquidez. Dado nuestro cambio en las expectativas en el futuro, cambiamos nuestra recomendación en Boncer 21 a Boncer 24, para capturar la diferencia de rendimiento real de 375 pbs", dijo Velasco.

Según Nery Persichini, Head de estrategia de GMA Capital, y en base a los datos más recientes, la expansión del gasto público trepó en mayo 96% mientras que los ingresos percibidos no superaron el 2,4%, acumulando un déficit anual de $ 636.099 millones.

“Esta dinámica de las variables macro implicó para el sector público un costo entre marzo y mayo de $ 2.074 millones diarios durante la cuarentena. Sin la posibilidad de recaudar más ni de emitir deuda, el agujero fiscal no tuvo otra posibilidad que ser cubierto con emisión monetaria", detalló.

Contemplando los adelantos transitorios y transferencias de utilidades, la asistencia al Tesoro promedió $ 11.263 millones por día desde el 20 de marzo. "La inyección reciente de pesos para asistir al fisco está rompiendo todos los récords. En los últimos 12 meses equivale a un 6,3% del PBI ”, agregó el estratega de GMA Capital.

Mas allá de la fecha de inicio con la que se haga el análisis para medir el grado de emisión monetaria, se podrá observar que la misma es históricamente alta, una mala noticia para los meses que se vienen, sobre todo una vez que se levante la cuarentena y que la economía vuelva a funcionar ya que los excesos monetarios presionaran sobre los precios y el dólar si no son absorbidos.

Los analistas de Grupo SBS resaltan que se están dado datos que reflejan excesos en el mercado monetario.

“La emisión supera ampliamente lo que puede absorber la demanda de dinero, incluso en condiciones excepcionales y explica el sendero alcista de las proyecciones de inflación. El BCRA emitió $1,6tn para financiar al Tesoro desde agosto generando una fuerte disparada de los agregados monetarios. Con datos parciales de junio, una base monetaria amplia que incluye pasivos remunerados del Central crece al 75% interanual mientras el M2 privado avanza al 100% interanual, un récord desde la salida de la hiperinflación a comienzos de los 90’s que pone una enorme presión a futuro”, advirtieron.

Por su parte, los analistas de Porfolio Personal Inversiones (PPI) explican que la mayor emisión monetaria no fue absorbida por el BCRA, lo cual implica consecuencias negativas para la dinámica inflacionaria futura.

“En lo que va del año, hubo una emisión bruta de $ 1.27 billones de los cuales $ 200 mil millones fueron a base monetaria (BM), y que están en nuestros bolsillos como billetes y monedas como demanda precautoria; y el resto -unos $ 1.07 billones- terminó absorbiéndose con Pases y Leliq, alcanzándose al presente casi una relación 1 a 1 entre Base Monetaria y Deuda del BCRA. En simple, hay dos “bases” dando vueltas, y con una sola esperamos inflación creciente”, estimaron desde PPI.


Fuente: El Cronista