Domingo 5 de Julio de 2020

Info General

Cascos Blancos cuentan su experiencia: "Lo más crudo que nos golpeó fue el olor a cadáver"

Miércoles 1 de Julio de 2020
El equipo argentino enfrentó una situación muy difícil durante su estadía en Guayaquil.
© Crónica

Dos de los cuatro voluntarios de la delegación que viajó a Guayaquil para evacuar a los argentinos varados en Ecuador relataron su hazaña, en diálogo con Crónica.

Por Francisco Nutti
@FranNutti

Ecuador, una de las naciones más afectadas por la pandemia del coronavirus, sufrió el colapso de su sistema sanitario, lo que dejó cientos de cuerpos en las calles, temor entre sus habitantes y un escenario similar al de una película de terror. Dos de los cuatro voluntarios que integraron la delegación de los Cascos Blancos en Guayaquil para evacuar a los argentinos varados en ese país relataron a Crónica cómo fue su experiencia.

"Lo más crudo que nos golpeó cuando llegamos fue el olor a cadáver. La situación estaba realmente desbordada y la gente no entendía de qué se trataba el coronavirus", señaló la médica clínica y emergencista Selva Sandra Font (M.N. 82.433), quien forma parte de los Cascos Blancos desde 2005.

"La gente minimizó la situación, las autoridades no se pusieron estrictas y lo único que lograron fue saturar el sistema sanitario, por lo que los hospitales quedaron desbordados y los muertos, en las calles", agregó. La misión humanitaria en Guayaquil del organismo de la Cancillería argentina, comandada por Marina Cardelli, primera presidenta mujer en la historia de Cascos Blancos, duró 23 días, del 13 de abril al 5 de mayo, incluyó a cuatro voluntarios, tres de ellos médicos, y tuvo como finalidad traer de vuelta al país a un grupo numeroso de argentinos.


"Habían quedado más de 750 argentinos varados en Ecuador. Cuando se cancelaron los vuelos, empezaron a pedir ayuda para regresar al país. Los dos primeros aviones trajeron 70 pasajeros cada uno. Las primeras personas que regresaron fueron los adultos mayores y los que tenían grandes riesgos, como los diabéticos, gente con marcapasos, pacientes oncológicos y embarazadas", continuó.

Durante su estadía, Font y el resto de la delegación, integrada por los doctores Néstor Moreno y Hugo Ginsberg, y el licenciado Martín Torres, conocieron el drama por el que transitaba Guayaquil. "Fue muy shockeante ver la imagen de una señora desesperada que le pedía por favor a la población que tomara conciencia y se quedara adentro, porque ella había sufrido la muerte de su papá de 74, de su mamá de 70, de su hermano de 48 y de su sobrina de 23", comentó la especialista.

Por su parte, Moreno (M.N. 99754) también describió la calamitosa situación que enfrentó el sistema hospitalario, desbordado de pacientes: "La misión fue exitosa, nos enseñó que de este problema salimos todos juntos, que se necesita de un Estado que acompañe con políticas públicas universales y oportunas. Hoy nosotros estamos contando las camas disponibles, ellos allá no lo podían hacer, por eso el parámetro que tuvieron fue la consulta en los sistemas de emergencia y los registros, tanto de los contagios como de las defunciones, llegaban muy tardíamente".


Fuente: Crónica