Miércoles 8 de Julio de 2020

Opinión

El virus más peligroso es que el país se convierta en Santa Cruz

Miércoles 3 de Junio de 2020

El Gobierno por directiva ideología e instrumental de Cristina Kirchner cerró el Congreso a través de la trampa de las sesiones virtuales que lo desnaturaliza y neutraliza y se dedicó a gobernar por decreto.

Desde 1853 hasta el final del gobierno de Raúl Alfonsín se dictaron 24 DNU y el país vivió muchas cosas. La fiebre amarilla, la poliomielitis que en 1953 hizo que las clases comenzaran en junio, terremotos, como los de San Juan, inundaciones y muchas crisis y contratiempos.

Aún con épocas de menos libertad, en democracia nunca se gobernó por Decreto.

Cristina le preguntó a la Corte para ganar tiempo sin sesionar y para buscar una orden del tribunal para usarla como excusa para justificar cerrar el Congreso. Nunca le hizo caso a la Corte. A las pruebas me remito en el caso del procurador Eduardo Sosa que destituyeron en Santa Cruz. Seis fallos de la Corte que ordenaban su restitución fueron desobedecidos y desoídos.

Por la presión de Juntos por el Cambio, hicieron esta pantomima de sesiones virtuales, para justificar que no es cierto que tienen el Congreso cerrado, algo que todos sabemos que es mentira, por eso mi voto fue negativo, porque lo van a hacer por tiempo ilimitado y no es una medida provisoria y transitoria.

No hay obstáculos ni impedimentos para que el Congreso sesione en plenitud de modo presencial. Antes, en el tiempo, el Congreso funcionaba como una escribanía, pero por lo menos tenían que escuchar lo que la oposición decía, ahora directamente lo hacen más fácil, rápido, avasallando e invisibilizando.

Necesitamos un parlamento abierto para poder llevar a cabo las funciones que el pueblo argentino nos encomendó. Controlar y fiscalizar al Gobierno y velar por mantener viva la división de poderes. Es vital que el Jefe de Gabinete y los ministros vengan a dar su informe al Congreso.


Que responda el Jefe de Gabinete sobre: Los Superpoderes, Reforma judicial, impositiva, agraria, laboral y los intentos de reforma de la constitución nacional que amenazan llevar a cabo.

El ministro de Economía también debe explicaciones al Parlamento: Si tiene un presupuesto y lo piensa mandar al congreso y cuál es el plan sobre la "Deuda" o si este consiste en repetir por todos lados que no podemos pagar. El ministro de Producción Matías Kulfas debe venir al Congreso para saber cómo se está llevando a cabo la ayuda y a quiénes. El Canciller Felipe Solá, para saber por qué se tardó tanto en repatriar a los varados, sobre el Mercosur y por que no se aplica con la misma rigurosidad la expulsión de delincuentes como se hizo con el turista Italiano. La ministra de Justicia para saber por la liberación de violadores y asesinos que llevaron a cabo y él por que negocian con presos que toman una cárcel. El ministro de Educación, sobre las clases. La ministra de Seguridad, sobre el ciberpatrullaje y el espionaje e inteligencia interna a empresas privadas y trabajadores. El ministro de Salud, sobre el plan, que está demostrado que es una improvisación permanente, sobre los médicos cubanos. ¿Quién garantiza que lo son?, ¿Se hizo una búsqueda interna para ocupar esas vacantes o es un favor que se le devuelve a Cuba por lo de Florencia? Al ministro de Transporte, sobre Aerolíneas-Austral. Al ministro de Desarrollo Social, por la compra de comida con sobreprecio. Al ministro de Obras Públicas por la nula obra pública. Decían que el cemento no se comía cuando Macri se la pasaba inaugurando obras, pero ahora la paralización de la obra publica es extrema, ¿tienen un plan?

El kirchnerismo en cinco meses avanzó sobre la Justicia, con la reforma jubilatoria para acelerar la salida de jueces independientes, y además el presidente dijo que va a enviar un proyecto de Reforma Judicial.

La senadora García Larraburu presentó un proyecto para crear una Junta Nacional de Granos y así controlar la comida de los argentinos, similar a lo que quisieron hacer con Papel Prensa para controlar a los medios opositores.

Si con estas cosas no nos damos cuenta de que vamos camino a que el país se convierta en la provincia de Santa Cruz -que es la Venezuela Argentina-, mañana será tarde. Esta es mi alerta y prevención: si no hacemos algo a tiempo, mañana no tendremos estado de derecho.

Diputado nacional Juntos por el Cambio


Fuente: La Nación