Miércoles 8 de Julio de 2020

Policiales

Tras la denuncia de abuso sexual, la gente salió a protestar en Río Gallegos

Martes 2 de Junio de 2020
La comunidad acompañó a la docente tras la denuncia de abuso sexual (Gentileza La Opinión Austral).
© Crónica

Cientos de vecinos realizaron un "bocinazo" por las principales calles de la ciudad que terminó en el jardín de infantes donde trabaja la mujer que asegura que fue manoseada en la guardia del centro de salud.

Familiares y amigos de la maestra jardinera que asegura haber sido manoseada en la guardia del Hospital Regional de Río Gallegos manifestaron su apoyo a la docente en las calles locales. En tanto, la Justicia local confirmó que hasta el momento no hay sospechosos.

En la tarde del domingo, cientos de vecinos a bordo de decenas de vehículos realizaron un gran bocinazo por las principales calles de la ciudad y luego se reunieron en el jardín “La Taperita”. En este establecimiento trabaja la víctima (Lucía), quien aún se encuentra muy traumatizada por lo sucedido.

En tanto, Rosa, la directora del jardín, indicó en diálogo con La Opinión Austral que se sumaron a la convocatoria los papás y mamás de “La Taperita”, autoridades, los compañeros de trabajo y familiares de la joven.

“Sabemos que dentro de toda institución hay gente buena y gente mala, no vamos contra el hospital, vamos contra las personas que hicieron esto a una criatura de 24 años”, señaló la directora.

“Lo único que queremos es justicia y que paguen por lo que hicieron”, remarcó y aclaró que en la movilización en ningún momento se bajaron del auto, respetando las medidas de prevención por la cuarentena para evitar la aglomeración de personas.

En la manifestación, hubo llantos de todas las amigas de la maestra jardinera, quienes le hicieron sentir su apoyo con carteles y aplausos. Todas juntas, pero con tapabocas.

Respecto al caso, la justicia dijo que está a la espera de alguna declaración que comprometa a alguien, o de que las cámaras puedan aportar algún índice de autoría, o cuanto menos de presencia en el lugar apuntado como donde ocurrió el hecho. La causa está en manos del Juzgado de Instrucción N° 1 y las diligencias de rigor están a cargo de la Comisaría Primera.


El caso se encuentra en plena etapa investigativa y se secuestró el libro de guardia, la historia clínica de la paciente y las cámaras de seguridad.

El juzgado posee identificadas a las personas que estuvieron trabajando en la madrugada del pasado lunes y, si bien hay ciertos comentarios y “sospechas” entre el propio personal, no hay ninguna acusación formal ni tampoco pruebas que den sustento para acusar a los empleados señalados.

Las dos enfermeras que ya declararon no aportaron nada a la causa. Se espera que más trabajadores sean citados a brindar su testimonio.

Es de subrayar que la joven no recuerda casi nada de lo sucedido. Solamente que escuchó voces de dos hombres mientras estos la tocaban. No pudo brindar precisiones de sus rasgos fisionómicos ni de cómo estaban vestidos, lo que hubiera ayudado a reducir el “círculo de sospechosos” a determinado personal del nosocomio.

.


Fuente: Crónica