Domingo 25 de Agosto de 2019

Política

La industria sigue mal pero se espera una leve recuperación para los próximos meses

Domingo 14 de Julio de 2019
© Diario Popular

La industria es uno de los sectores más golpeados en los últimos cuatro años, con un bajón cercano al 9% y traducido en despidos, cierres de fábricas y capacidad instalada en niveles bajísimos

La industria es uno de los sectores más golpeados en los últimos cuatro años y acumula una caída de la actividad cercana al 9% en ese período, traducida en despidos, cierres de fábricas y capacidad instalada en niveles bajísimos son la fotografía de este tiempo. Los industriales argumentan que ahora "estamos claramente peor" que durante el kirchnerismo, pero observan un cambio de tendencia para los próximos meses.

Para el director ejecutivo de la Unión Industrial Argentina (UIA) Diego Coatz, la gestión de Mauricio Macri "no ha sido buena para la industria, que cayó 8,5% en los últimos cuatro años, más que el nivel general de la economía".

El economista explicó que "hasta el comienzo de la crisis cambiaria de abril de 2018, hubo una tendencia general de mejora, aunque lenta y muy heterogénea entre los sectores. Desde entonces, la caída ha sido más pronunciada y generalizada".

Coatz alertó que "desde hace muchas décadas" la Argentina no tiene una política industrial. "La política industrial no depende de un gobierno, de un presidente o de un ministro, sino de un acuerdo general que involucre a todos los actores en un proyecto de desarrollo productivo: una política de Estado", enfatizó.

Una iniciativa para revalorizar a los mayores

"Ayúdenme, me dispararon": el desesperado pedido de un taxista baleado


A su criterio, entre el gobierno anterior y el actual hay diferencias de énfasis en la política económica, y eso impacta en la industria. "Uno, un modelo más orientado al mercado interno y consumo; el otro, al mercado de exportación. Para orientarte más al mercado externo hacen falta condiciones diferentes (menor costo del capital a través de las tasas y el crédito), un marco tributario que fomente la agregación de valor y política tecnológica, por mencionar algunos. Estos temas están pendientes", evaluó.

En un libro publicado en 2015 por Coatz y otros autores (Benardo Kosacoff y Fernando Grasso) se planteó que, tras la salida de la Convertibilidad, hubo tres etapas para la industria: la de reindustrialización y generación de empleo, de mediados de 2002 a 2007; la de crisis internacional, caída y recuperación de la industria nacional, de 2007 a mediados de 2011 y la que comenzó desde ese momento hasta los meses finales de Cristina Kirchner en la Casa Rosada.

Para esos economistas, la industria creció y hubo una recomposición acelerada de los ingresos, se recuperaron los instrumentos de política económica y se fortaleció la demanda interna, la inversión y la productividad.

Ya a partir de 2007, aparecieron pujas en la distribución del ingreso; necesidades de financiamiento, de energía e infraestructura; crecimiento de la inflación y de la demanda de dólares para importar y para atesorar. Este panorama "puso de manifiesto las limitaciones de una matriz productiva que había experimentado pocos cambios estructurales", advirtieron.

Luego, al estallar una crisis internacional en septiembre de 2007, "el Gobierno implementó políticas activas que dieron lugar a una rápida recuperación y a una nueva expansión industrial entre 2010 y 2011", según los autores.


Fuente: Diario Popular
Más artículos