Jueves 21 de Noviembre de 2019

Mundo

El asesinato de un político conservador por un neonazi sacude a Alemania

Martes 18 de Junio de 2019
© Infobae

El ex jefe de Gobierno de Hesse fue hallado sin vida hace dos semanas en su casa y un extremista es el mayor sospechoso

La Fiscalía federal alemana investiga asesinato del político conservador Walter Lübcke, un defensor de la acogida de refugiados, como "acto ultraderechista". Un neonazi de 45 años presuntamente mató al miembro de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de un disparo en la cabeza.

La Fiscalía alemana informó hoy de la detención de Stephan E., el presunto agresor, dos semanas después de que Lübcke fuera encontrado herido de muerte en la terraza de su chalet familiar en Wolfhagen, dentro del municipio de Kassel (oeste del país).

Existe la "firme sospecha" de que el detenido mató al político y se parte de la base de que se trató de un "acto ultraderechista", indicó el portavoz de la Fiscalía, Markus Schmitt.

La muerte del político -de 65 años y miembro del partido político de la canciller alemana, Angela Merkel– ocurrió el 2 de junio.

En los medios se apuntó desde el principio a un crimen ultraderechista, ya que Lübcke había sufrido el acoso continuado del radicalismo de derecha y, tras su fallecimiento, aparecieron mensajes en los canales neonazis insultándolo por su trayectoria y celebrando su muerte.

El portavoz de la Fiscalía no dio más detalles sobre el sospechoso, por tratarse de una investigación en curso, pero desde los diarios Der Spiegel y Die Zeit se empezaron a difundir ya el domingo datos inequívocos sobre el sospechoso.

Este estaba en contacto con el grupo neonazi "Combat 18", vinculado a la organización "Blood & Honour" y fichado por la Policía de Hesse (el estado federado donde se encuentra Kassel) desde que en 1993 lanzó un explosivo contra un albergue de refugiados, sin causar víctimas.

Se lo consideraba "extremista violento", afín a la escena neonazi y en 2009 participó en una marcha de unos 400 ultraderechistas contra una concentración sindical, aunque, según la Fiscalía, no hay certeza de que tuviera cómplices o estuviera organizado.

Hace unos meses había posteado un mensaje en redes sociales, bajo el alias "Game Over", con la frase "Si este gobierno no renuncia de inmediato habrá muertos", informa el diario Süddeutsche Zeitung.

Desde el poder ejecutivo de Merkel se pidió prudencia y no extraer conclusiones precipitadas: "La canciller confía en un rápido esclarecimiento del crimen", indicó su portavoz, Steffen Seibert.

"Es importante que la Fiscalía haya asumido la investigación, que se analice todo el trasfondo y se aclare lo ocurrido lo antes posible", indicó la propia Merkel, en una comparecencia posterior.

Los opositores Verdes y La Izquierda instaron a convocar de inmediato una reunión de la Comisión de Interior del Parlamento Federal (el Bundestag) ante las sospechas de una trama ultraderechista.

Independientemente de cuál sea el desenlace de la investigación, el caso de Lübcke ha puesto de nuevo de relieve la indefensión de los políticos locales comprometidos con la acogida de refugiados frente al acoso de la ultraderecha.


Lübcke, ex diputado en la cámara de Hesse y jefe del Gobierno de distrito de Kassel, se situó en el objetivo de la ultraderecha por defender la decisión de Merkel de mantener abiertas las fronteras del país en 2015, momento álgido de la crisis migratoria.

La medida desató en ese entonces las críticas del ala más derechista del bloque conservador de la canciller, especialmente de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), el estado por el que entró la mayoría del casi millón de refugiados llegados a Alemania ese año.

Otros políticos locales sufrieron ya anteriormente la ira xenófoba, como Andreas Hollstein, el alcalde de Altena (oeste del país), quien fue atacado con un cuchillo por un vecino, descontento con la llegada de cientos de asilados a esa ciudad.

Su ataque seguía a otro sufrido en octubre de 2015 por la alcaldesa de Colonia, la independiente Henriette Reker, quien permaneció varios días en coma inducido tras ser atacada a cuchilladas por un ultraderechista la víspera de los comicios municipales.

Además, Markus Nierth, el alcalde de Tröglitz, una pequeña población del este del país, renunció tras varias marchas neonazis en frente de su casa contra la construcción de un albergue de refugiados, que terminó ardiendo en llamas antes de su apertura.

La persecución de Lübcke empezó en 2015, cuando en un acto público apeló a los principios cristianos en defensa de los refugiados y, entre fuertes abucheos, desafió a quien no estuviera de acuerdo a "irse de Alemania".

A esa intervención le siguieron varias amenazas desde las redes sociales, mientras que un blog vinculado a la ultraderecha difundió su domicilio privado, teléfonos y correo electrónico.

Con Información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Al menos 20 heridos en una manifestación de la ultraderecha en Alemania tras una "caza" de extranjeros

Manifestación ultraderecha Alemania


Fuente: Infobae