Miércoles 24 de Julio de 2019

Espectáculos

La cámara oculta que arruinó la vida de Beatriz Salomón y su familia

Hace quince años, un informe emitido por el desaparecido ciclo Punto.doc desató una debacle en la vida de la actriz, que vio de un día para el otro como su felicidad se hacía añicos

Sábado 15 de Junio de 2019

Hace 15 años, la ex vedette Beatriz Salomón y su por entonces marido, el cirujano plástico, el cirujano Alberto Ferriols, fueron invitados a una entrevista que, con el pasar de los minutos, se transformó en una verdadera humillación como nunca se vio en la televisión argentina.

La cita fue el 6 de octubre de 2004, y era para salir al aire a las 23, en el ciclo Intrusos en la Noche, que ese año salía también en el turno vespertino de América. Sin embargo, con Salomón y su esposo en el estudio de Intrusos, la señal de Palermo mandó al aire una emisión de Punto.Doc en el que Daniel Tognetti y Miriam Lewin mostraron un video en el que se observaba como la pareja de la actriz le proponía a una persona trans operarla a cambio de sexo.

Tras el informe, Jorge Rial y Luis Ventura –ambos al tanto de lo que iba a transmitir Punto.Doc- le preguntaron a la pareja cuál era su descargo sobre el hecho.

El ciclo Punto.Doc era producido en ese momento por Cuatro Cabezas, que dirigían Mario Pergolini y Diego Guebel, y el informe salió al air a pocos meses de que la pareja lograra la adopción de dos niñas pequeñas. Salomón confesó años más tarde que ella y Ferriols se disponían a buscar la adopción de un nene; pero tras el incidente se separaron, y la vedette temió por largo tiempo que le quitaran la tenencia de las hijas que había esperado tanto tiempo.

Ella se alejó del mundo del espectáculo ya que no consiguió trabajo más que en obras muy poco populares y en presentaciones de menor envergadura; y cuando se le consultaba por su situación laboral, acusaba a Rial de disuadir y chantajear a quienes le ofrecieran trabajo.

Salomón inició entonces una causa judicial contra América, Eyeworks y sus periodistas por difundir un video sexual. La encargada de llevar adelante el caso para la vedette fue Ana Rosenfeld, que al cabo de 12 años obtuvo un fallo favorable, el 2 de enero de 2017.

El juez Horacio Aliberti, del juzgado civil número 40, falló a favor de la Salomón e instó a América, Eyeworks (la nueva propietaria de Cuatro Cabezas desde 2008), Jorge Rial, Luis Ventura, Daniel Tognetti y Miriam Lewin a pagar por “daños y perjuicios” la suma de 14.593.500 pesos más costas, lo que ascendía a más de 30 millones de pesos.

Sin embargo, en mayo del año siguiente, la Cámara en lo Civil, sala B revirtió los términos del fallo de primera instancia que había favorecido a Salomón. Sólo Eyeworks fue intimada a pagar la suma de 600 mil pesos. En los fundamentos, se especificaba que tanto Salomón como Ferriols sabían estaban siendo grabados desde el inicio de la transmisión de Intrusos en la Noche, por lo que siempre tuvieron la opción de retirarse antes de que salieran al aire.

El descargo de Rial

De acuerdo a Rial, tras ver las promociones de Punto.Doc, la propia Salomón llamó a Luis Ventura para pedirle salir al aire en Intrusos y desmentir al ciclo de Cuatro Cabezas, dado que tanto ella como su marido creían que el informe no era sobre lo que finalmente trató.

“No fue una denuncia periodística seria. Fue un asco. Y el gran responsable de todo fue Tognetti. El cagón de Tontognetti. (…) Algunos colegas me atribuyen la responsabilidad de haberle arruinado la vida a Beatriz y a Ferriols a mí, pero no pasa nada. Estoy acostumbrado a que me juzguen como si fuera el peor de todos. El único pequeño detalle, en este caso, es que están faltando a la verdad. Porque yo no hice esa cámara oculta. Y para ser todavía más sincero, debo decir que yo tampoco la pasé bien. Que fue uno de los momentos más incómodos que viví desde que hago televisión. (…) Esa noche, casi todos en el canal, sabíamos que Punto.Doc pondría al aire un durísimo informe sobre Ferriols. Sin embargo nadie sabía concretamente acerca de qué. Llamé por teléfono a los dueños de Cuatro Cabezas, la productora que ponía al aire el programa. Se los pregunté una y mil veces. Juro por lo que sea que ninguno de los dos me quiso adelantar nada”, explicó Rial en su autobiografía “Yo el peor de todos”, de Margen Izquierdo.

De repente apareció, nítida, la imagen de Ferriols, franeleando con varios travestis. Él los besaba y participaba del juego. Al poco tiempo quedó suficientemente claro que el cirujano les estaba ofreciendo cirugías más baratas a cambio de sexo. Ferriols se puso blanco. Beatriz se quedó paralizada. Fue como si estuviera mirando la muerte de un familiar, en vivo y en directo. Todos nosotros quedamos en estado de shock. Es que no lo podíamos creer. Nadie hablaba. Y nadie hablaba porque nadie sabía qué decir, ni qué hacer. No había la más mínima capacidad de reacción. Salomón sintió en el cuerpo el peso de la humillación. Y debió soportar frente a por lo menos quince personas, diez de las cuales no conocía, cómo su marido revelaba sus gustos sexuales, en tiempo real. El clima en el estudio se volvió insoportable”, relató Rial, que dice haberles preguntado si se querían ir, a lo cual la estrella respondió que “de ninguna manera”.

"No tengo necesidad ni de aclarar que lo que acabamos de ver es terrible. Están, con nosotros, en vivo, Beatriz Salomón y Alberto Ferriols", arrancó Rial el programa, con la pareja a su lado.

Asimismo, Rial aclara que, durante el primer corte, uno de los abogados del canal lo llamó para darle instrucciones, porque se “imaginaba el escándalo que se venía”. “Jorge, lo único que te pido es que, antes de terminar, le preguntes si estuvieron cómodos. También si necesitan algo más. Es una buena manera de evitarnos un juicio”, recuerda el Intruso en su biografía.

“Hay que decirlo con todas las letras: Beatriz Salomón, con una entereza envidiable, bancó, en público, a su marido, durante todo el programa. Después nos enteramos que en el auto de vuelta lo puteó en todos los idiomas. Pero mientras estuvo en el piso de Intrusos, lo defendió como una leona. Esta es la pura verdad sobre el detrás de escena de una cámara oculta que los medios presentaron como una trampa de Intrusos, con la que no tuvimos nada que ver. Hay un montón de testigos que pueden dar fe de que la que pidió venir al piso fue la propia Salomón y que más de una vez yo les di la posibilidad de levantarse y salir de esa situación incomodísima. Insisto: fue uno de los momentos televisivos más duros de mi vida. Porque fue terrible ver tan cerca la reacción de esa pobre mujer y de ese pobre hombre. Y también comprendo, porque conozco las reglas de este medio, que era más fácil tirarme el fardo a mí, Jorge Rial, el peor de todos”, cerró Rial.

Sin embargo, Salomón siempre acusó a Rial de haberle cercenado toda posibilidad laboral hablando con los productores teatrales que le hacían caso por temor a “represalias”, al tiempo que argumentaba que “el periodismo hace mucho daño”.

Asimismo, cuando Rial sufrió el ataque en las redes que llevó a cabo Morena Rial el año pasado, señaló que “su propia hija le está diciendo todo lo que piensa y me parece fantástico que le saque la careta”.

“Rial es una basura, se ha reído de todo el mundo, ha destruido personas y hogares, es una basura de ser humano.



Fuente: Diario Popular
Más artículos