Lunes 18 de Marzo de 2019

Nuevas tecnologías

IA para aumentar la felicidad laboral

Laszlo Bock, a la izquierda, en Google en 2011, ha creado un software que utiliza A.I. para incitar a los empleados a tomar mejores decisiones. (Peter DaSilva para The New York Times)
© Clarín
Viernes 11 de Enero de 2019

MOUNTAIN VIEW, California — A las compañías tecnológicas les gusta promover el potencial de la inteligencia artificial (IA) para resolver algunos de los problemas más difíciles del mundo, como ayudar a los médicos a diagnosticar enfermedades. Una compañía creada por tres ex empleados de Google está presentando la IA como la respuesta a un problema más común: ser más feliz en el trabajo.

La startup, Humu, se basa en algunos de los programas de análisis de personas iniciados por el gigante de Internet, que ha estudiado los rasgos que definen a los grandes gerentes y cómo fomentar un mejor trabajo en equipo.

Humu quiere aportar conocimientos similares a otras compañías. Utilizando inteligencia artificial, indaga en encuestas de empleados para identificar uno o dos cambios de comportamiento que pudieran tener el mayor impacto en elevar la felicidad de una fuerza laboral. Luego utiliza correos electrónicos y mensajes de texto para “empujar” a los empleados individuales a pequeñas acciones que potencien el objetivo mayor.

En el corazón de los esfuerzos de Humu está el “motor de empuje” de la compañía. Se basa en la investigación del economista Richard Thaler, ganador del Premio Nobel, sobre cómo la gente suele tomar decisiones en base en lo que es más fácil, y no en lo que es mejor para ellos, y cómo un empujón oportuno puede inducirlos a tomar mejores decisiones.

Google ha utilizado este enfoque para convencer a los empleados de que ahorren más para la jubilación, desperdicien menos comida en la cafetería y opten por aperitivos más saludables.

Utilizando el aprendizaje de máquinas, Humu adaptará el tiempo, el contenido y las técnicas de los mensajes que envíe basándose en las respuestas de los empleados.

“A menudo queremos ser mejores personas”, dijo Laszlo Bock, director ejecutivo de Humu y ex líder de Google en recursos humanos. “Queremos ser la persona que confiamos poder ser. Pero necesitamos que nos lo recuerden. Un empujón puede tener un gran impacto si se implementa correctamente”.

En Google, Bock dirigió muchos de los esfuerzos analíticos de recursos humanos y se hizo muy conocido en el campo.

Inició Humu en 2017, poco después de dejar Google, con dos ex colegas: Jessie Wisdom, quien tiene un doctorado en investigación de decisiones conductuales, y Wayne Crosby, ex director de ingeniería en Google. Humu ha recaudado 40 millones de dólares y tiene 15 clientes, empresas que varían en tamaño de 150 a 65 mil empleados.

Sanjiv Razdan, director de operaciones de Sweetgreen, una cadena de ensaladas y cliente de Humu, dijo que si los empujones no tuvieran un historial en Google, probablemente consideraría el concepto como un montón de “tonterías sobre la felicidad”.

Pero después de recibir los empujones de Crosby, Razdan dijo que los recordatorios le facilitaron tomar acciones. En un caso, dijo, se le pidió que preguntara a los miembros de su equipo sus opiniones sobre las decisiones que él enfrentaba.

A principios de septiembre, Elena Jimenez, la instructora principal de la tienda Sweetgreen de Mountain View, California, recibió un empujón. Hasta ahora, Sweetgreen está empujando sólo a los gerentes.

“Considere qué habilidades necesita cada miembro del equipo para tener éxito, tanto en su puesto actual como a largo plazo en su carrera”, decía el correo electrónico. “Tome notas. Preparar esta lista de habilidades ayudará a detectar oportunidades para su equipo a medida que surjan, ¡así que más vale ponerse a trabajar ahora!”.



Fuente: Clarín
Más artículos