Domingo, 16 de Diciembre de 2018

Clarín en Sudáfrica

Contrarreloj: se demora la descarga de las 67.000 imágenes del ARA San Juan

El equipo Argentino encargado de transportar los datos que recopilo del submarino ARA San Juan Barco Seabed Constructor en puerto Ciudad Cabo Sudáfrica. Foto: Emmanuel Fernández.
© Clarín

Este sábado, dentro del buque Seabed Constructor, continuaban las tareas informáticas. El lunes parte el vuelo que traerá esas pruebas clave a la Argentina.

Siete hombres tomarán un vuelo desde Ciudad del Cabo a Doha, Qatar, el lunes por la tarde. Esperarán allí algunas horas, volarán luego a San Pablo y finalmente a Buenos Aires. Vendrán con su equipaje y, sobre todo, con algo más: toda la información sobre la tragedia del submarino ARA San Juan que fue recogida por la empresa Ocean Infinity el día del hallazgo, a 907 metros de profundidad.

Son secuencias de fotografías y filmaciones HD de extrema nitidez "en las que se puede ver absolutamente todo", dijo a Clarín uno de ellos. Los argentinos sólo conocemos tres. Fueron difundidas en la conferencia oficial que dieron las autoridades de la Fuerza el sábado 18 de noviembre. Es probable que la Armada cuente con una cuarta, donde se ve el casco resistente sumamente averiado. Pero la jueza de Caleta Olivia, Marta Yañez, prohibió su difusión. Como sea, la totalidad del material está a un paso de embarcar en vuelo hacia el país. Es probable que se aproxime una nueva hora de la verdad.

El sábado, según confirmaron voceros de la Armada, la descarga del material, que por ser de una resolución superior es sumamente pesado, continuaba lentamente. En la zona, hay problemas notorios de conectividad. Dentro de una oficina del buque Seabed Constructor, el capitán de navío Gonzalo Prieto, agregado de Defensa en Ciudad del Cabo, acompañaba como representante del Estado Argentino a los técnicos de Ocean Infinity que llevan adelante la copia de la información en discos rígidos externos. Son elementos muy fáciles de transportar y que tienen una gran capacidad de almacenamiento. Toda la información reunida representa unos 20 terabytes.

El transporte es un tema crucial. A principios de semana, Pablo Graziano, el cónsul argentino en Sudáfrica, comentaba que una posibilidad era el envío en valijas diplomáticas, un procedimiento calibrado que implica que un funcionario de Cancillería se traslada con la información en su poder. El término valija diplomática refiere en las relaciones internacionales a la correspondencia entre un gobierno y sus agentes en el exterior y su inviolabilidad. Nadie lo puede revisar. Sin embargo, la opción fue descartada.

Lo que está previsto, por el momento, es que los discos duros sean colocados en sobres, que esos sobre sean cerrados, lacrados y firmados por cada uno de los observadores argentinos que viajaron en el Seabed Constructor y que los traen al país. Son por parte de los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan Luis Tagliapietra, José Luis Castillo y Fernando Arjona. Por parte de la Armada, los capitanes de navío Héctor Alonso, Rubén Di Marco y Juan Pablo Parán. Y finalmente, como máximo responsable de esta etapa de la misión, Prieto. Cada uno a su modo, tiene la responsabilidad de que esa pila de información determinante llegue, sin que nadie pueda verla antes, a manos de una mujer situada en la Patagonia: la jueza de Caleta Olivia Marta Yañez.

Ciudad del Cabo. Enviado especial



Fuente: Clarín
Más artículos